Entradas con la etiqueta ‘ONU’

Nota en El País – “En defensa de Haddad: Brasil, un país feliz y soberano para todos”

Por José Graziano da Silva* y Adolfo Pérez Esquivel**

Hace solo unos meses denunciábamos, en este mismo diario, que el hambre que aún persiste en el mundo es un crimen. Un mundo que dispone de comida suficiente para alimentar a todos pero que desperdicia un tercio de lo que produce. Un mundo en el que sabemos de sobra cuáles son las causas profundas del hambre y conocemos las soluciones para combatirla.

Esas soluciones fueron parte del debate del Día Mundial de la Alimentación celebrado hace unos días en la FAO, en el que ambos estuvimos presentes. A pesar del aumento del hambre en el ámbito global —ya son más de 821 millones los hambrientos de todo el planeta— estamos convencidos de que erradicar el hambre para el año 2030 aún es posible. Y los dos recordamos la experiencia brasileña como modelo para ese éxito.

Con el programa Hambre Cero y las políticas sociales que siguieron, como Bolsa Familia, Brasil consiguió reducir el hambre del 10,6% de su población total (cerca de 19 millones de personas) a inicios de los 2000, a menos del 2,5% en el trienio 2008-2010, según las estadísticas de la FAO. Y todo en menos de 10 años.

Bajo el liderazgo del expresidente Lula, los pobres pasaron a ocupar un lugar prioritario en los presupuestos y se aseguró su derecho a comer tres veces al día. “Debemos superar el hambre, la pobreza y la exclusión social. Nuestra guerra no es para matar a nadie: es para salvar vidas”, afirmó en el discurso de toma de posesión. Repetimos lo que afirmamos en junio: la paz es una dinámica compleja y permanente de relaciones entre personas y pueblos en la que los alimentos ocupan un lugar fundamental. El de Lula era un Brasil con problemas que, sin embargo, mejoraba con instrumentos democráticos consolidados.

A pocos días de la segunda ronda de las elecciones, debemos hacernos la siguiente pregunta: ¿qué futuro se escribirá para el país a partir del 1 de enero? Y para poder responderla, los electores deberán usar su capacidad para discernir cual de las opciones es la mejor en las urnas.

Esta votación enfrenta a dos candidatos con visiones del mundo diametralmente opuestas. Mientras uno asume el conservadurismo como doctrina —según apuntó uno de sus colaboradores más cercanos en un reciente artículo, llegó el fin del ideal progresista brasileño en el cual “las leyes deben ser creadas para hacer justicia y alcanzar la igualdad social siempre que sea posible y en todos los aspectos”—, el otro utiliza la promoción de la educación y el estímulo del empleo formal como sus mayores armas.

Pero en un momento en el que la deconstrucción del oponente suplanta la valorización de uno mismo, hablemos del candidato que mejor puede representar la continuación de un Brasil que funcionó para todos.

Fernando Haddad, profesor y economista, fue elegido uno de los mejores alcaldes del mundo cuando administró la mayor ciudad de Brasil, São Paulo y ministro de educación reconocido por multiplicar las universidades y las plazas para pobres para reducir la abismal brecha social. Él encarna los principios y reúne todos los requisitos para reconstruir la paz en Brasil.

En São Paulo, Haddad replicó desde el ámbito local la exitosa experiencia nacional del Hambre Cero con la aprobación de la ley municipal que vincula la compra de productos de agricultura familiar con el abastecimiento de alimentación escolar de la ciudad. Además, introdujo una gran innovación: los productos deberían ser de base agroecológica, dando prioridad así a la producción sostenible, sin químicos, y conforme a un mundo que hoy clama por el uso adecuado de unos recursos escasos.

Una acción simple e innovadora fue capaz no solo de promover el desarrollo económico en una zona tradicionalmente vulnerable de la ciudad (Parelheiros), sino también de fortalecer las escuelas paulistas con una alimentación de calidad y sostenible. En 2016, el proyecto fue premiado por Bloomberg Philanthropies tras considerar iniciativas de casi 3.000 ciudades de todo el mundo, y el Ayuntamiento recibió cinco millones de dólares para reforzar el proyecto.

Como gestor de la educación en Brasil durante siete años, Haddad masificó el acceso de los brasileños más pobres a la universidad con programas de crédito y apertura de nuevas plazas. Además, reforzó las escuelas de formación profesional técnica e implantó el salario base para profesores, una demanda de hacía décadas.

Los dos pilares principales de su programa, educación y empleo de calidad, son requisitos ampliamente reconocidos como esenciales para la paz y para el desarrollo del país. Haddad sabe que esos pilares no serán posibles sin una política de seguridad pública eficiente, basada en la prevención y en el refuerzo de las estrategias de inteligencia contra el crimen organizado. Con su integridad física protegida, los brasileños estarán en mejores condiciones de asegurar esos y otros derechos fundamentales.

El acceso a la educación y a un trabajo decente son vacunas para construir una generación libre de hambre y de pobreza y para volver a un Brasil democrático, con menos desigualdades, más justicia, más cohesión, más soberanía y más paz. Que los brasileños elijan con estas premisas en mente.

*José Graziano da Silva es exministro Especial de Seguridad Alimentaria y Lucha contra el Hambre de Brasil.

**Adolfo Pérez Esquivel es Premio Nobel de la Paz y miembro de la Alianza de la FAO por la Seguridad Alimentaria y la Paz.

Publicado en el diario El País de España el día 19 de octubre de 2018: link a la nota.

Pérez Esquivel en la FAO: “El ejemplo de Brasil y Cuba muestran que el Hambre Cero es posible”

El Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, participó junto a diversas personalidades del mundo de la jornada de la FAO por el Día Mundial de la Alimentación. “Tras un período de retroceso, el hambre mundial vuelve a aumentar. En la actualidad, más de 820 millones de personas sufren subalimentación crónica” según el último informe de El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2018 de la FAO. En este sentido, los participantes de la ceremonia pidieron mayor voluntad política y más apoyo financiero para acabar con el hambre y la malnutrición en todas sus formas, instando a la comunidad internacional a redoblar sus esfuerzos hasta lograr que todas las personas tengan alimentos suficientes y de calidad.

En la mesa de debate para la participación social en problemáticas alimentación, Pérez Esquivel contrastó que “se habla de la seguridad alimentaria, no lo veo mal, pero también tenemos que hablar de la soberanía alimentaria, porque sino caemos en la dependencia. La soberanía alimentaria es cuando los pueblos son dueños de su propia vida y destino y ahí es cuando entra el pequeño y mediano productor rural. En Brasil se juntan ahora mil campesinos de todo el país en la ‘Fiesta de la Semilla’ donde se intercambian semillas criollas, no transgénicas… no son dependientes de las grandes trasnacionales. Hace poco estuve en una cumbre latinoamericana del agua y hablamos de la contaminación del agua por las grandes empresas mineras. Es una batalla muy desigual y tenemos que repensar que tipo de alimentación necesitan nuestros pueblos. La alimentación es cultural, no todos los pueblos tenemos la misma alimentación, hay una relación directa con la madre tierra. Y aquí me quiero referir al pequeño y mediano productor que está siendo castigado con el quite de las tierras, los agrotóxicos, los monocultivos… todo eso destruye la biodiversidad y provoca conflictos como las tierras áridas la desforestación y problemas climáticos.

En referencia la meta mundial de alcanzar el hambre cero en el año 2030 el referente internacional por los derechos humanos dijo que “Hay posibilidades de lograr el Hambre Cero”. En este sentido citó las palabras del discurso del Director General de la FAO, José Graziano Da Silva “Graziano mencionó a Lula. No conozco otro ejemplo y lo tengo que decir, de un presidnete que haya  logrado sacar a más de 36 millones de bresileros y brasileras de la miseria. Podría señalar otros ejemplos como Cuba. Cuba logró el hambre cero y fue reconocida por la FAO, y lo hizo con políticas sociales, de integración, de trabajo y bajo un bloqueo económico de EEUU que lleva más de 50 años. No es imposible el #HambreCero, es posible! Lamentablemente vemos que en el mundo está aumentando el hambre, la pobreza, como dice el Papa Francisco: “los descartables’. Y para enfrentar esto se necesita de la resistencia social, cultural, política y espiritual”.

Para finalizar, el argentino citó a un ex Director General de la FAO, quién publicó el libro La geografía del hambre: “En ese libro Castro decía que ‘los pobres no duermen porque tienen hambre, y los ricos no duermen porque tienen miedo a quienes tienen hambre’. El desafío es cómo hacer para que todos podamos dormir tranquilos, y la respuesta está en la distribución de la riqueza. La Democracia no es poner el voto en una urna, sino que significa derechos e igualdad para todos y todas, no para algunos, sino no es Democracia. Y la Democracia, como la paz, no se regalan, se construyen porque hay una situación de injusticia estructural”.

Fotos: Copyright ©FAO

Para más información del evento y la campaña internacional hambre cero ingrese a: http://www.fao.org/world-food-day/es/.

Carta pública de Adolfo Pérez Esquivel a la CONAIE

Hermanos y hermanas de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE)

Un fraterno abrazo solidario, deseándoles mucha fuerza y esperanza.

Les dirijo esta carta guiado por la hermandad y solidaridad con los pueblos originarios de nuestra Abya Yala.

Hoy nuestros pueblos se encuentran sometidos a políticas de exclusión, pobreza y perdida de derechos que mucho nos costó y aún cuesta conquistar. La CONAIE es un ejemplo de resistencia y lucha en defensa de los valores, identidad y pertenencia de los pueblos originarios. Siempre tengo presente al hermano y compañero de caminada, el Obispo de Riobamba, Monseñor Leonidas Proaños quien desde la fuerza del Evangelio y su compromiso concreto acompañó y lucho por la vida y respeto de los pueblos indígenas, en Ecuador y en todo el continente.

Los últimos días nos llegó la noticia de que el gobierno de Lenín Moreno les ofreció convertir la sede de la Unión de Naciones de Suramérica (UNASUR) en una Universidad Indígena de la CONAIE.

La UNASUR es un organismo compuesto por 12 estados de Nuestra América y que con esfuerzo logró estatus de observador ante la ONU. Su objetivo es la integración regional, la defensa de nuestra soberanía, nuestras democracias y el bienestar de los pueblos de la “Patria Grande”. Es un espacio abierto para que todos y todas tengamos derechos a la vida, los territorios y culturas de los pueblos, por eso la UNASUR adhirió a la declaración de los derechos de los pueblos de la Organización de las Naciones Unidas, e incluso hoy está presidida por un indígena, el Presidente Evo Morales.

Lenin Moreno, junto a otros mandatarios de países con políticas neoliberales, están buscando destruir estos espacios de integración y participación continental como son la UNASUR, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y el Mercado Común del Sur (MERCOSUR).

Los pueblos indígenas del Ecuador siempre estuvieron presentes en la lucha por sus derechos y libertad, y sería lamentable que acepten este ofrecimiento que busca desproteger las democracias de nuestros pueblos. La CONAIE no puede desconocer que el rol clave que tuvo la UNASUR para evitar y denunciar golpes de Estado en Bolivia, Ecuador, Paraguay y Honduras, entre otros.

La unidad de los pueblos es fundamental y determinante en el continente. Algunos quieren ser colonia y estar sometidos a los intereses extranjeros, y otros aprenden de la historia y pelean por ser pueblos libres y soberanos. Los desafíos son grandes en estos momentos que vivimos donde los golpes de Estado mediáticos, judiciales y parlamentarios en todo el continente, acompañados por la remilitarización, el aumento de la pobreza y la marginalidad, condicionan nuestro presente e hipotecan nuestro futuro.

Con la esperanza de que recapaciten esta decisión les envío un saludo de Paz y Bien.

Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz

Publicado en Telesur: https://www.telesurtv.net/opinion/Carta-publica-de-Adolfo-Perez-Esquivel-a-la-CONAIE-20180829-0016.html

Hipocresía política y persecución judicial [Esp./Port.]

Se ha desatado en todo el continente la criminalización y persecución de los gobiernos y frentes políticos progresistas y populares. Se llama “lawfare” e implica usar el sistema judicial contra el enemigo en una especie de guerra judicial. No hay casualidades, esto es parte de la política de dominación para América Latina impulsada por los EE.UU. y sus agencias. Desde hace algunos años las embajadas norteamericanas de la región vienen trabajando muy cerca con actores de nuestros poderes judiciales a través de financiamiento, invitaciones a EE.UU. o a celebraciones en la residencia del embajador. Los resultados están a la vista: los que siempre viajan, reciben financiamiento y visitan la casa del embajador son los mismos que con simultaneidad inusitada están privando de derechos básicos a Lula Da Silva, a Cristina Kirchner y a Rafael Correa.

En la mayoría de los casos, estos mecanismos se apartan del Estado de derecho en nombre del Estado de derecho, al igual que cuando se declara la guerra en nombre la paz. Porque el objetivo principal no es la justicia, sino generar sospechas, desacreditar, judicializar y condenar antes del proceso de juzgamiento. Y al igual que en cualquier guerra, no se puede ganar sin la propaganda masiva de los grandes medios de comunicación, que ejecutan las campañas de desprestigio contra los ex mandatarios/as, que supieron desarrollar políticas de justicia social y soberanía nacional como hace mucho no sucedía en la Patria Grande.

Estos empleados judiciales locales de las embajadas de Estados Unidos, son actores/ directores mediáticos que dirigen escenas de allanamientos policiales y prepararan confesiones de arrepentidos (que luego se desdicen), que se ajustan a la medida de los intereses y tiempos políticos de los gobiernos neoliberales. El show que dirigen se llama “Bailando para meter preso al presidente/a”. Pero los directores pasan y los canales de televisión siempre quedan. Entonces, ponerle nombre a la guerra judicial en Brasil se llama Red Globo, en Argentina Grupo Clarín, y en Ecuador Diario El Universo.

Este proceso no empezó con la guerra judicial sino con los “golpes blandos” parlamentarios en Honduras (2009), Paraguay (2012) y Brasil (2016), donde bloques legislativos también se apartaron del Estado de derecho, cancelaron la presunción de inocencia de los mandatarios, y los desplazaron para imponer una agenda de gobierno radicalmente opuesta a lo que habían votado los pueblos.

Los objetivos finales de esta guerra son consolidar democracias restringidas donde el pueblo sólo pueda optar por alternativas neoliberales de ajuste, privatización, endeudamiento y sometimiento de la propia política exterior a la de los Estados Unidos, como ocurre con Temer, Macri y Lenin Moreno. En síntesis, es la transferencia de recursos del pueblo a los ricos, y la pérdida de soberanía nacional para la recolonización continental de nuestros recursos naturales.

Esta pésima película cargada de hipocresía y odio, la acabo de revivir cuando viajé para visitar a Lula en la prisión. Lo acusan injustamente de un delito que no cometió y no le quieren permitir ser candidato presidencial porque le tienen miedo. Miedo porque saben que puede ganar las elecciones y volver a luchar por mayor justicia redistributiva y mayor soberanía nacional. Por eso no tiene derecho a recibir entrevistas de medios de comunicación, mientras que muchos presos por motivos de sangre aparecen en la televisión todo el tiempo. Lula es un preso político y hasta la ONU lo tuvo que expresar hace unos días con mucha claridad al Estado de Brasil.

La falta de responsabilidad ético-jurídica y social nos espanta y nos recuerda los peores momentos vividos en el país y la región. La degradación a que son sometidas las instituciones del Estado y el pueblo, viola los derechos humanos y pone en riesgo las democracias que tanto costó construir.

La corrupción hay que combatirla con el Estado de Derecho, con altura y sin dañar a las personas. Nadie es culpable hasta que el acusador demuestre lo contrario, toda persona tiene derecho a un juicio justo y a no caer en manos de un juez que ha demostrado falta de equidad y equilibrio para impartir justicia. Quienes respetamos la democracia esperamos que el Poder Judicial argentino respete estos principios para investigar las cuentas offshore del Presidente y varios Ministros, la causa del Correo Argentino, el dinero no declarado que no se puede justificar, los aportes de campaña ilegales y tantas otras.

Nos duele profundamente como pueblo llegar a esta degradación de valores y de equidad, necesitamos fortalecer el derecho de vivir en democracia para todos y todas, y resistir en la esperanza de que otro país y otra Patria Grande son posibles.

Publicado originalmente en el diario Página/12: https://www.pagina12.com.ar/137519-hipocresia-politica-y-persecucion-judicial

————————————–

Hipocrisia política e perseguição judicial

Desatou-se em todo o continente um processo de criminalização e perseguição dos governos e frentes políticas progressistas e populares. O nome técnico utilizado para essa estratégia é lawfare, o uso do sistema judicial contra o inimigo, numa espécie de guerra judicial. Não há casualidades, isso é parte da política de dominação para a América Latina impulsada pelos Estados Unidos e suas agências. Há alguns anos, as embaixadas norte-americanas da região Leer el resto de esta entrada »

Pérez Esquivel le dijo a la Presidenta de la Corte Suprema de Brasil que Lula es un preso político

En el marco de la campaña por la libertad del ex Presidente Lula Da Silva, de su postulación al Premio Nobel, y de su inminente inscripción como candidato a Presidente este 15 de agosto; el Premio Nobel de la Paz argentino, Adolfo Pérez Esquivel viajó a Brasilia para encabezar la Marcha Nacional Lula Livre, para visitar a los huelguistas de hambre que reclaman justicia para Lula y democracia para Brasil; y para reunirse con la Presidenta del Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil. Este jueves viajará a Curitiba para visitar al ex Presidente Lula.

Con un grupo de juristas y personalidades brasileras, Pérez Esquivel se reunío este martes 14 con la Ministra Carmen Lúcia, para expresarle la preocupación de la comunidad internacional por la inconstitucionalidad de la prisión sin condena firme de Lula Da Silva.
En la ronda de prensa posterior, Pérez Esquivel brindó los detalles: “Aquí en Brasil hay un estado de excepción desde el golpe parlamentario a Dilma Rousseff, que ocurrió para que luego el pueblo no pudiera elegir a Lula, primero en las encuestas. Le pedí a la Presidenta que tome conciencia de que Lula es un preso político, algo que hasta la ONU reconoce. Y que también hay un contexto regional de golpes blandos. La prueba más cabal es que el Poder Judicial no permite que los periodistas entrevisten a Lula en la cárcel, mientras que muchos criminales de sangre son entrevistados por la TV frecuentemente en Brasil”.

Por su parte, la abogada de Lula, Carol Proner, mencionó lo hablado en la reunión con el Papa Francisco, quien expresó preocupación por cómo las mentiras y la impunidad de los grandes medios están socavando nuestras democracias.
En este marco, la comitiva le entregó una copia de las cientos de miles de adhesiones de la campaña #EleicoesSemLulaEFraude, firmada por autoridades y personalidades del mundo entero. La Presidenta del STF, por su parte, se mostró receptiva al reclamo y se comprometió a recibir a los 7 huelguistas que ya llevan 15 días sin comer.

Unas horas antes se había realizado un acto ecuménico frente al palacio judicial con los siete huelguistas de hambre que están dirigiendo un reclamo directo de justicia al STF con la intención de que el máximo tribunal revea la prisión sin condena firme que está viviendo Lula. Del mismo participaron diputados nacionales, dirigentes sociales y comunidades indígenas, entre otros. “La huelga de hambre es una herramienta no violenta que tiene los pueblos para exigir justicia. Yo sé por lo que están pasando porque hice muchas huelgas de hambre, por eso he venido a traerles nuestra solidaridad y apoyo. El mundo tiene que saber que ustedes quieren que vuelva la democracia luego del Golpe a Dilma y la prisión a Lula. Hoy Brasil no puede elegir libremente y sufre cada día más pobreza. Mucha fuerza y mucha esperanza”, les manifestó el referente latinoamericano de derechos humanos en la conversación con los huelguistas.

El día anterior, el referente de derechos humanos había participado de la Marcha Nacional Lula Livre, donde confluyeron columnas de organizaciones sociales de todo el país encabezadas por el Movimiento de los Sin Tierra. “Vinimos a traer nuestro apoyo internacional porque Lula es un preso político y eso debe saberse. El objetivo no es luchar contra la corrupción sino bloquear la posibilidad de que vuelva un gobierno democrático a Brasil. Esto no es un hecho aislado. En toda la región el Poder Judicial junto a los grandes medios de comunicación está asestando golpes blandos contra las democracias, criminalizando políticas y dirigentes progresistas. Lo que sucede con Lula, Cristina y Correa es parte del mismo entramado”, dijo Pérez Esquivel a los manifestantes y los medios de comunicación durante la manifestación.

El miércoles 15 se esperan decenas de miles de personas en Brasilia en lo que será la primer manifestación de la historia de Brasil para acompañar la presentación de una candidatura presidencial. Y el día jueves 16, el Premio Nobel de la Paz argentino visitará al ex Presidente Lula junto a Celso Amorim, ex Canciller de Brasil.

La violencia e hipocresía del gobierno nacional

Una vez más el gobierno recurre a la violencia para silenciar los reclamos sociales en general y de los pueblos originarios en particular. La reciente represión contra la comunidad mapuche en Villa Mascardi, Bariloche, y el asesinato del joven mapuche de 22 años, Rafael Nahuel, en manos de la Prefectura Nacional; se suma a la política represiva de la aún no removida Ministra de Seguridad Patricia Bullrich. El gobierno trata de justificar el asesinato y la represión inventando una supuesta organización terrorista, y presiona al Poder Judicial que está investigando la represión de Prefectura. No propone mediación y diálogo para resolver el conflicto por las tierras en la Patagonia y continúa la expulsión de las comunidades y de las tierras vendidas a grandes terratenientes extranjeros, entre ellos Benetton, Lewis, Turner.
Arturo Jauretche decía: “malo es el gringo que nos compra, peor es el criollo que nos vende”. No hay una investigación sobre qué gobernadores y dirigentes políticos vendieron tierras indígenas a terratenientes, un mal endémico en el país desde la nefasta “Campaña del Desierto”, que masacró a los pueblos originarios para entregar territorios a empresas extranjeras.
La Ministra de Seguridad y el Ministro de Justicia Garavano, buscan justificar lo injustificable y hacer aparecer a los mapuches como violentos y como parte del grupo R.A.M.,  acusándolos realizar acciones violentas para recuperar sus territorios,
La violencia estructural y social es provocada por el gobierno que viola el Art. 75, inc 14 de la Constitución Nacional, El Convenio 169 de la OIT sobre los pueblos indígenas y la Declaración Universal de la ONU sobre Pueblos Indígenas. La hipocresía y falta de respeto al pueblo es tergiversar la verdad, como lo hicieron en la represión en Cushamen – Esquel y la muerte de Santiago Maldonado-
El Estado tiene el monopolio de la fuerza, y este gobierno la usa para reprimir al pueblo violando sus derechos. En vez de estar al servicio del pueblo, nuestros representantes electos se ponen en nuestra contra.
Denunciamos esta política represiva del gobierno y reclamamos la investigación de los responsables de la muerte de Rafael Nahuel y de los heridos en Villa Mascardi, crimen que no puede quedar en la impunidad.

Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz
Presidente del Servicio Paz y Justicia
Presidente de la Comisión Provincial por la Memoria

Los rostros de los soldados de Malvinas

La Argentina fue arrastrada a la guerra de las islas Malvinas por la última dictadura militar y es necesario reflexionar serenamente sobre su intencionalidad.
La dictadura se enfrentó con crecientes protestas sociales y serias dificultades cuando la represión ya no era suficiente para contenerlas. En su estrategia para consolidar el poder interno buscó una posible guerra con Chile, país bajo la dictadura del general Pinochet. Intento que fue frenado por el papa Juan Pablo II y la intervención del cardenal Samoré, evitando una guerra entre pueblos hermanos.
La dictadura estaba en dificultades por la fuerte campaña internacional que denunciaba las graves violaciones de los derechos humanos, las torturas y la desaparición de personas. La resistencia interna del pueblo estaba creciendo y se lanzó la marcha del 30 de marzo de 1982, que fue reprimida violentamente, provocando cientos de heridos y presos en las cárceles y comisarías de la dictadura militar
El 2 de abril de 1982, las Fuerzas Armadas argentinas toman las islas Malvinas provocando la guerra con Gran Bretaña, que contaba con el apoyo de la OTAN y Chile. Utilizaron un reclamo legítimo del pueblo argentino sobre la soberanía de las islas pero no pensaban en la liberación del colonialismo británico. Manipularon ese sentimiento y clamor, que nace de las raíces de la patria, para fortalecer el frente político interno. Las consecuencias de la derrota de las fuerzas armadas argentinas son conocidas y no es mi intención en esta nota referirme a esa situación.
Las fuerzas militares que decían defender la patria terminaron estaqueando, enterrando hasta el cuello a los soldados, y obligando a sumergirse en aguas heladas a los que salían a buscar alimentos o carneaban una oveja para comer. Violaron los derechos básicos de los soldados, crímenes que deben ser investigados por la Justicia, que desde hace diez años,, tiene bloqueada la causa en Río Grande, Tierra del Fuego, sin que nadie haya sido citado a indagatoria.
Desde la Comisión Provincial por la Memoria fuimos a denunciar la actual militarización británica del Atlántico sur, y a rendir homenaje y orar por los soldados argentinos muertos en la guerra, que están sepultados en el cementerio de Darwin. También presentamos respeto y oramos en el cementerio de San Carlos, donde se encuentran los soldados británicos muertos en la guerra. Al igual que en 1982, cuando hice una campaña internacional contra la guerra y para salvar vidas junto a la premio Nobel de la Paz irlandesa Mairead Maguire, fuimos a decir “no a la guerra, no en nuestro nombre”.
Fuimos a apoyar el convenio entre el gobierno argentino y el británico con la Cruz Roja Internacional para identificar a los 123 soldados argentinos cuyas tumbas no han sido identificadas y llevan grabado en mármol negro: “Soldado argentino, sólo conocido por Dios”. Es un derecho de los familiares saber dónde están sus hijos para honrarlos y hacer el duelo. Por eso dos tercios de las familias dieron su consentimiento dando su ADN para que se pueda identificar a su ser querido.
Los héroes de las Malvinas no son desconocidos, que sólo Dios conoce. Lamentablemente hay grupos, incluso de familiares, que se niegan a que se identifique a los soldados muertos en la guerra de Malvinas. Pretenden justificar lo injustificable, decir que la guerra no fue desatada por la dictadura que oprimía al pueblo, que provocó miles de muertos, desaparecidos, niños secuestrados y desaparecidos. Por lo que el pueblo, aún hoy, sigue buscando verdad, justicia y reparación por el daño hecho.
Honremos a nuestros jóvenes que dieron sus vidas en defensa del derecho del pueblo argentino a la soberanía sobre las islas arrebatadas por los británicos, y que lo hicieron aun a costa del sufrimiento que la dictadura militar les infligía, por no estar preparada para un conflicto como el que ella misma inició, sino para reprimir a su propio pueblo.

*Presidente de la Comisión Provincial por la Memoria.

Publicado en la edición impresa del Diario Perfil. Disponible en línea en: http://www.perfil.com/columnistas/los-rostros-de-los-soldados-de-malvinas.phtml

Carta de Pérez Esquivel a Mauricio Macri: libertad a Milagro Sala

Pérez Esquivel con miembros de la CPM luego de visitar en la cárcel a Milagro Sala.

Difundimos una carta enviada por el presidente de la Comisión Provincial por la Memoria y premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, al Presidente de la Nación, Mauricio Macri, por la situación de Milagro Sala y los pedidos internacionales por su liberación.

 Buenos Aires, 15 de diciembre de 2016

Nota: E37/2016

Sr. Presidente de la Nación

Ing. Mauricio Macri

Recibe el fraterno saludo de Paz y Bien

                                    La presente carta es para recordarte que el gobierno nacional debe cumplir con los Pactos y Protocolos internacionales y  leyes nacionales, lamentablemente vulnerados por el gobierno provincial de Jujuy, con la detención arbitraria de Milagro Sala, dirigente social, presa política, condenada antes de ser juzgada.

                                   Diversas organizaciones a nivel nacional e internacional, como la ONU y la OEA,  reclaman la liberación de Milagro Sala y el gobierno tiene la responsabilidad internacional de hacerlo, caso contrario está violando los derechos humanos.

                                    Visitamos a Milagro Sala en la prisión en Jujuy, junto con los compañeros de la Comisión Provincial por la Memoria, Víctor Mendibil y Víctor de Gennaro. Y posteriormente nos reunimos con el Gobernador, Gerardo Morales, quien mantiene su posición intransigente, negándose a la liberación de esta prisionera política.

                                    La defensa de los derechos humanos debe ser integral porque son valores indivisibles de la construcción democrática. No evadas tus responsabilidades.

                                     Te reitero mis saludos esperando una Navidad y Año Nuevo sin presos políticos.

Adolfo Pérez Esquivel

Presidente de la Comisión Provincial por la Memoria

Mientras continúe el bloqueo a Cuba, nos bloquean a todos

A pesar de los reiterados llamados del Presidente Barack Obama al Congreso para poner fin al bloqueo, y de las medidas promulgadas hasta el momento por la Casa Blanca, que son positivas pero insuficientes, la persecución financiera a las transacciones cubanas en el exterior y el alcance extraterritorial del bloqueo aún están vigentes. Cuba continúa sin poder exportar e importar libremente productos y servicios hacia o desde los Estados Unidos, no puede tener relaciones bancarias directas con ese país, ni recibir inversiones estadounidenses en otros sectores de la economía, con excepción de las telecomunicaciones. Persiste el temor dentro del sector bancario estadounidense y de terceros países, a desarrollar relaciones con Cuba, aun cuando los Estados Unidos han autorizado el uso del dólar estadounidense en las transacciones financieras internacionales de la Isla, medida que aún no se ha materializado.

Mientras tanto, el daño económico ocasionado por Estados Unidos al pueblo cubano mediante la aplicación del bloqueo económico, comercial y financiero, asciende a 753 mil 688 millones de dólares. En definitiva, a pesar de lo avanzado, hoy el bloqueo continua atacando el derecho del pueblo cubano a la salud y la alimentación, a la educación, al deporte y la cultura… a su desarrollo humano.

Desde hace décadas este bloqueo ha dejado de ser un problema entre dos países, para convertirse en un problema de todos los pueblos del mundo con Estados Unidos porque ataca nuestro derecho a la autodeterminación. Por eso el 27 de octubre de 2015, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó, por vigésimo cuarta vez consecutiva, la resolución titulada “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, por 191 votos a favor, sólo 2 en contra (Estados Unidos e Israel) y ninguna abstención.

Por su parte, la IV Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), celebrada en Quito, Ecuador, entre el 26 y el 27 de enero de 2016, también ratificó el llamamiento al gobierno de los Estados Unidos a que ponga fin al bloqueo. En enero de 2016, el Secretario General de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), Ernesto Samper, exigió la devolución a Cuba del territorio ilegalmente ocupado en Guantánamo y el fin del bloqueo económico, comercial y financiero. Y en septiembre de 2015, previo a la visita de su Santidad el Papa Francisco a Cuba, el Secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, también pidió el levantamiento del embargo económico a Cuba que, en su opinión, perjudica sobre todo a los pobres.
Leer el resto de esta entrada »

¿Y ahora quién podrá defendernos?

Parece mentira, pero los argentinos hace seis años que no tenemos Defensor del Pueblo. Las organizaciones sociales desde siempre venimos defendiendo las causas populares con mucho esfuerzo, y así lo seguiremos haciendo, pero resulta inaceptable que los representantes electos por el pueblo no le den al pueblo argentino una herramienta institucional tan importante como la del Defensor.

Valdría la pena preguntar si alguno cree que en el país no hay vulneraciones a los derechos humanos, que no hay problemas con la vivienda, con la educación, la salud, con los servicios públicos, con la libertad de expresión, con el empleo, con los pueblos indígenas, el medio ambiente, con la identidad y la privacidad, o con la violencia institucional.
No sólo hemos llegado al punto de que la Corte Suprema de Justicia tenga que exigirle al Congreso cubrir esa vacante, sino que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, también instaron al Estado argentino a que designe al Defensor del Pueblo o, en otras palabras, a que respete su propia Constitución.

No se trata de un capricho, esta institución tiene mucha importancia porque posee legitimación procesal para presentarse en sede judicial en defensa de los pueblos afectados por los derrames de la megaminería, por la contaminación de los agrotóxicos, para defender los derechos de los niños, los abusos de las empresas de servicios y para defender el derecho a la tierra, techo y trabajo; entre otros tantos temas apremiantes.

Así como lo exigimos cuando la mayoría parlamentaria era del peronismo, también lo exigimos ahora: los argentinos tenemos derecho a un Defensor del Pueblo que colabore activa, autónoma e independientemente en la promoción y protección de nuestros derechos fundamentales. Y más aún en la actual situación que vive el país, donde la gestión de Cambiemos está haciendo crecer a niveles exponenciales el endeudamiento, el desempleo, la pobreza y la indigencia.
Sin embargo, cubrir la vacante no es suficiente, porque el cargo no puede ser para cualquiera. Por este motivo, 55 organizaciones adherimos a la campaña para exigir al Congreso Nacional que la elección involucre un mecanismo participativo, que garantice que el/la nuevo/a Defensor/a reúna las condiciones de idoneidad técnica y moral, independencia de criterio y compromiso en la defensa de los derechos humanos (ver www.acij.org.ar).

Lamentablemente la actual Ley 24.284 sólo exige que los candidatos sean argentinos y tengan más de 30 años. No exige audiencias públicas, ni concursos, ni establece mecanismos de impugnación, es más, permite que el cargo se elija a espaldas del principal interesado: el pueblo.

Por eso nos alarma escuchar los nombres de algunos/as de los candidatos/as en danza. Muy pocos conocen el país, tienen diálogo con distintos espacios políticos, idoneidad técnica, una trayectoria intachable y un perfil independiente del actual gobierno.

Así como también nos alarma el desfasaje de la actual normativa con las atribuciones que este organismo necesita para cubrir las necesidades de la Argentina, ya que el Defensor no tiene permitido ejercer control sobre el Poder Legislativo, el Judicial, ni sobre los organismos de defensa y seguridad.

Por eso creemos que la Defensoría no puede tener una normativa desactualizada con respecto a la Argentina actual, ni tampoco se la puede tratar como un puesto más para “repartir”, como si fuese una presidencia de comisión. Esperamos que los representantes en el Congreso tengan la sensatez de garantizar que el nuevo Defensor/a no nazca de un mero intercambio de acuerdos palaciegos a puertas cerradas, sino que sea legitimado/a por el pueblo para recuperar y fortalecer sus funciones sociales.

Adolfo Pérez Esquivel

Premio Nobel de la Paz

Pueblicado en el diario Perfil el domingo 18 de septiembre de 2016: http://www.perfil.com/columnistas/y-ahora-quien-podra-defendernos.phtml

Sígueme en Twitter

Sígueme en Facebook