Pérez Esquivel en el Vaticano: “San Romero de América nos llama a luchar por la Democracia y la justicia social”

Este domingo 14 de octubre el Papa Francisco proclamó Santo de la Iglesia Católica a Monseñor Oscar Arnulfo Romero, mártir latinoamericano asesinado por la Dictadura de El Salvador en 1980. Monseñor Romero y los otros Santos “han traducido con la vida la Palabra de hoy, sin tibieza, sin cálculos, con el ardor de arriesgar y de dejar. Que el Señor nos ayude a imitar su ejemplo”, resaltó el sumo pontiífice durante la ceremonia de canonización.

El Papa Francisco ha tenido un gesto enorme y necesario al jerarquizar la acción cristiana de Romero en defensa de la vida y la dignidad de los pueblos de América Latina. Se trata de un profeta que se comprometió con su pueblo y dió su vida para dar vida, no está muerto sino que nos marca caminos de lucha por la democracia y la justicia social. Asique desde hoy vamos a rezarle a San Romero para que apoye a todos los que luchan para defender la democracia, los derechos humanos y combaten el autoritarismo y las injusticias sociales dijo el Premio Nobel de la Paz argentino, Adolfo Pérez Esquivel, en la Plaza San Pedro al finalizar el acto de canonización, que incluyó a otras 6 figuras emblemáticas de la Iglesia Católica como el Papa Pablo VI, profundizador del Concilio Vaticano II.

Luego de encontrarse con el nuevo Nuncio nombrado en Argentina por el Papa Francisco, el Arzobispo Léon Kalenga Badikebele, Pérez Esquivel contó sobre su vínculo con Romero: “Lo conocí en el Seminario Mayor de San José de la Montaña, en El Salvador y lo ví transformarse en testigo y voz de un pueblo oprimido. El asesinato de este mártir santo en manos del Estado es un crimen de lesa humanidad que no prescribe, por eso El Salvador debe hacer avanzar el proceso penal para condenar a los autores materiales e intelectuales, y sus cómplices”, dijo el referente internacional de los derechos humanos.

A nombre de la Iglesia y pueblo de El Salvador”, escribió Monseñor Romero a Pérez Esquivel un mes antes de ser asesinado, le “expreso la más profunda gratitud… por compartir nuestra justa lucha para alcanzar el pleno goce de los sagrados derechos correspondientes a la dignidad humana”.

La celebración incluyó la santificación de otra figura latinoamericana, la hermana boliviana Nazaria March, fundadora de la Congregación de las Hermanas Misioneras Cruzadas de la Iglesia, y organizadora del primer sindicato obrero femenino en Bolivia con las mujeres de los mercados y comercios de Oruro. “Santa Nazaria es el primer Santo de Bolivia y es muy importante que sea una mujer, para fortalecer a las trabajadoras de nuestra tierra”, dijo el Nobel argentino que el mismo día publicó un artículo sobre el Papa Francisco en el diario italiano La Repubblica.

A través de su trabajo político y artístico, como pintor y escultor, Adolfo Pérez Esquivel mantuvo presente la memoria de Monseñor Romero en muchas de sus obras como en el mural “El Cristo del Poncho junto a los pueblos latinoamericanos”, que se encuentra en la Catedral de Riobamba, Ecuador. Para poder apreciar los detalles puede ingresar aquí.

Frente a las potencias del G20, una propuesta liberadora desde los pueblos

Frente a las potencias del G20, una propuesta liberadora desde los pueblos

Nada me parece más apropiado frente a esta reunión del G20 que se hace en Buenos Aires, que recordar la Canción de ese gran cantautor catalán Juan Manuel Serrat

“Rodeados de protocolo, comitiva y seguridad, viajan de incógnito en autos blindados a sembrar calumnias, a mentir con naturalidad,
Se gastan más de lo que tienen en coleccionar espías, listas negras y arsenales
Se arman hasta los dientes en el nombre de la paz, juegan con cosas que no tienen repuesto y la culpa es del otro si algo les sale mal
Entre esos tipos y yo hay algo personal”.

Y efectivamente entre estos representantes y nosotros/nosotras hay algo de personal, La diferencia entre quienes pretenden mantener y profundizar un orden de injusticias institucionalizadas a favor de los poderosos, las potencias hegemónicas y quienes estamos por el desarme de la injusticia y el Buen Vivir de nuestros pueblos.

Asistimos en América Latina a una restauración neoliberal, con políticas de ajuste, privatizaciones, entrega de bienes comunes que son acompañados por una financierización de rapiña y sometimiento de los pueblos pobres vía endeudamiento, acompañados de una creciente violencia institucional frente a quienes se oponen a esos procesos de depredación y extranjerización de nuestros territorios.

El escenario internacional, no es mucho más alentador, los tenues avances alcanzados para mitigar las consecuencias del cambio climático, hoy boicoteados por la potencia hegemónica a nivel mundial, sólo preanuncian mayores depredaciones y una desvastadora decadencia civilizatoria.

Las reiteradas crisis financieras internacionales ya habían generado comités de crisis económica del mundo, alrededor del grupo de Ministros de Finanzas del G7, pero fue la crisis mundial del 2008, la que por su intensidad evidenció la urgencia de atender alguna forma de “gobernanza” del sistema financiero internacional. Esto es un eufemismo, de negociaciones más o menos informales entre potencias dominantes excluyendo al sistema multilateral, argumentando sus debilidades para resolver crisis por las vías institucionales tradicionales. Siempre criticadas por su lentitud, dificultades de acordar reglas y permanentes disensos.

Primero el G7, luego el G20 fueron intentos de negociar acuerdos para enfrentar tales emergencias, derivadas de las disputas intercapitalistas. Los cuestionamientos de países asiáticos y de otros emergentes al desempeño de los organismos internacionales, generó una ampliación de este espacio donde se incluyeron países emergentes (India, Brasil) e invitando a otros países.

El tema es que la mayoría de los países del mundo no integran el G20, este no tiene legitimidad. Sino que resulta un lobby de los países imperialistas para flexibilizar, domesticar y neutralizar el sistema multilateral.

La ampliación de participantes más que representar una instancia donde se pudieran reconocer las propuestas de los países emergentes fue una instancia para condicionar y obligar a las economías emergentes a adoptar las posiciones de los países dominantes a cambio de migajas.

Las alternativas de recomposición de algún ciclo virtuoso de desarrollo parecen inviables, ni siquiera bajo las formas dominantes elitistas. Los Ricos los poderosos, los opresores, nos han declarado una guerra, tienen un objetivo: someter y explotar a los pueblos y sus bienes comunes.

La potencia hegemónica en declinación, EE.UU., quiere recuperar su “patio trasero” latinoamericano, pretende no dejar espacios a proyectos autónomos de los pueblos.

Globalización financiera y expoliación de los pueblos

Hace pocos años en América Latina, derrotábamos al ALCA, parecía avanzar un proyecto de integración de la Patria Grande, predominaban gobiernos progresistas que impulsaron importantes mejoras en de distribución de ingresos y en las condiciones de vida de nuestros pueblos.

Hoy asistimos a restauraciones conservadoras, algunas por la vía golpista otras por la vía electoral, situación que merece una reflexión más profunda. Los ciclos de gobiernos progresistas de corte neodesarrollistas, no afectaron las bases de poder de los modelos extractivistas y del agronegocio. No basta con la apropiación de parte de la renta que generan estos sectores, precisamos cambiar el modelo depredador por otro del Buen Vivir.

Bien sabemos que frente a la actual ofensiva de políticas neoliberales, debemos encarar diversas formas de resistencia.

Las luchas de los movimientos populares, muestran un camino en creciente desarrollo. Ciertamente que estos procesos tienen avances y retrocesos, pero todas estas luchas aportan a lo que podríamos llamar un proyecto histórico post capitalista, a partir de la actual confrontación con el modelo dominante de depredación, emergen estas contraculturas que ya no sólo se expresan en formas defensivas sino que reflejan una amplia diversidad de construcciones comunitarias que exploran y avanzan hacia sociedades del Buen Vivir.

Construcción de nuevas institucionalidades y gestión por la paz

La posibilidad de pensar propuestas alternativas de un nuevo orden internacional para ir desafiando las diversas formas de dominación a las que nos somete la actual globalización capitalista, supone articular diversos desafíos donde se trate de compensar nuestra relativa debilidad con capacidad de iniciativa:

- para neutralizar las tendencias de la concentración de la riqueza en pocas manos, el accionar de denuncia del endeudamiento externo y de los poderes asociados a dicho proceso.
- para neutralizar las ofensivas militares y los intentos de incrementar el control social represivo de nuestros pueblos en nombre de alguna guerra total, profundizar nuestra comunicación alternativa, denuncia del incremento de los gastos militares y de todas las medidas represivas tendientes a controlar la sociedad civil.

Debemos definir el poder y representación que podríamos disputar dentro de los organismos internacionales encargados de negociar, supervisar y asegurar el cumplimiento de reglas y acuerdos, sobre diversos reclamos de nuestros pueblos, desarme, protección del medio ambiente, regulación del sistema financiero internacional, entre otros.

Sabemos las limitaciones que tienen las Naciones Unidas. Pero es de destacar, que existen espacios e instancias para poder intervenir mucho mejores que las propuestas por el G20.

Baste recordar, que en el 63º Período de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas su entonces presidente, el ex canciller Nicaragüense y sacerdote maryknoll Miguel D’Escoto, tomó una iniciativa audaz, convocó a una “Comisión de Expertos” presidida por Joseph Stiglitz, para encarar un análisis de la crisis financiera y presentar alternativas a la misma.

La Comisión recomendó un programa de reformas sistémicas, donde se enfatizaban las funciones multilaterales y estatales tendientes a adoptar un conjunto de medidas de regulación de las instituciones financieras internacionales, de los mercados financieros, de vigilancia de políticas económicas no sólo por problemas de inflación sino también de los niveles de desempleo y sistemas de protección social.

Se planteaban políticas para los Banco Centrales tendiente a garantizar la estabilidad macroeconómica dentro de marcos de crecimiento y de prevención y reducción de los riesgos sistémicos asociados a las corrientes de capital y tipos de cambio.

Se planteó entonces un consejo de coordinación económica mundial con un rango equivalente a la Asamblea General y al Consejo de Seguridad de la ONU, tendiente a reemplazar al G20. Esta instancia era por mucho más democrática que el G20. Obviamente, los países imperiales trataron de boicotear y cajonear estas propuestas.

El Observatorio de la Riqueza Padre Arrupe, ha planteado y nosotros apoyamos esta iniciativa, plantea retomar las propuestas de esta Comisión D´Escoto-Stiglitz , que ha sido hasta ahora la propuesta más consistente y democrática favorable a los pueblos, de encarar una reforma del sistema financiero internacionales y de diversas regulaciones económicas que fueron la mejor opción frente a las políticas neoliberales impulsadas por los países que integran el G20.

Esta es la propuesta que invitamos a sumarse organicemos una coalición de los pueblos para presentar una convención de regulación del sistema financiero internacional, en base a las propuestas presentadas por la comisión D Éscoto-Stiglitz y de todas aquellas iniciativas que podamos profundizar.

Es hora de tomar iniciativas, más allá de los gobiernos.

En este año donde conmemoramos aquella proclama de la imaginación al poder, que planteo la rebelión del Mayo francés, el llamado de los obispos latinoamericano en Medellín donde instaban a los cristianos a comprometerse con los pobres y oprimidos en la lucha por la liberación y de la proclama de la CGT de los Argentinos, debemos proclamar una vez más que “Solo el Pueblo, salva al Pueblo”. Está en nosotros asumir estos desafíos.

No hay Seguridad Alimentaria sin Soberanía Alimentaria No hay Soberanía Alimentaria sin Agricultura Familiar

Buenos Aires, 21 de Noviembre 2018

A propósito del Encuentro de la FAO en Buenos Aires, “Semana de la Agricultura y la Alimentación: desafíos futuros para América Latina y el Caribe”.

No hay Seguridad Alimentaria sin Soberanía Alimentaria
No hay Soberanía Alimentaria sin Agricultura Familiar

En diversos territorios se expresan las luchas contra un modelo de exclusión y empobrecimiento de las grandes mayorías populares que a diferencia de otras etapas históricas del capitalismo, que también tuvieron su cuota de depredación, hoy se nos presenta bajo formas de saqueo y destrucción de la naturaleza inéditos.

En esas luchas, que compartimos con los movimientos campesinos y pueblos originarios evaluamos las acciones para enfrentar desalojos impulsados por grandes empresas que apañadas sea por el estado nacional o provincial, aparecen con títulos de tierras mal habidos justificando así desalojos frecuentemente vía intimidaciones y violencia institucional estatal o ejercida por ejércitos privados financiados por hacendados o empresas.

Asistimos en América Latina a una restauración neoliberal, con políticas de ajuste, privatizaciones, entrega de bienes comunes que son acompañados por una financierización de rapiña y sometimiento de los pueblos pobres vía endeudamiento, acompañados de una creciente violencia institucional frente a quienes se oponen a esos procesos de depredación y extranjerización de nuestros territorios.

Pese a las buenas intenciones acordadas en las Naciones Unidas, para alcanzar las metas del milenio para un desarrollo sostenible en el 2030, ya sabemos que serán incumplidas mientras se mantenga el actual modelo de agronegocios y el control de todas las fases de comercialización de las grandes transnacionales que operan en el mercado de alimentos.

Asistimos a una crisis que sólo preanuncia mayores peligros y capacidades destructivas.

El sometimiento de los estados nacionales a los grupos financieros, la concentración de ingresos, la pérdida de representación de los sistemas políticos, incapaces de procesar alternativas públicas que permitan encarar estrategias de bienestar para el conjunto de nuestros pueblos.

Las transformaciones operadas en los sistemas agroalimentarios revelan la expansión fenomenal del agronegocio, que en nuestro país se manifiesta en monocultivo sojero; la concentración de las explotaciones agropecuarias y la destrucción de gran parte de las economías agrícolas familiares principales productores de alimentos para nuestro pueblo.

Se registra la pérdida de los cinturones verdes fruti hortícolas periurbanos otrora generadores de mano de obra y proveedores de alimentos frescos a escala local y regional, ante el avance de la frontera sojera y de la especulación inmobiliaria.

Las consecuencias de estos procesos son la desocupación, migraciones a las villas miserias y asentamientos de grandes urbes en todo el país. Se redujo la producción de alimentos básicos destinados al consumo popular y con ello se ha perdido diversidad y soberanía alimentaria, se han encarecido los precios y la calidad de los alimentos de consumo popular masivo con el consiguiente impacto en los bolsillos de nuestro pueblo.

En diversas provincias vinculadas a economías regionales, se ha avanzado en un salvaje proceso de expansión de las fronteras agropecuarias para atender a los mercados externos, se destruyen e incendian montes y bosques nativos, se avanza expulsando a miles de campesinos, pequeños productores y trabajadores del campo, así como de los pueblos originarios desalojados de sus tierras ancestrales,

Se elimina la biodiversidad y se modifican los ciclos agrícolas, abriendo paso al modelo del agronegocio dominado en Argentina por el monocultivo de la soja transgénica, y que implica el uso creciente de mayores cantidades de agrotóxicos y con un deficiente control en su aplicación y que impacta directamente la salud de nuestros pueblos..

Crecientemente se registran como consecuencia de este modelo de agronegocio, la aparición de malezas e insectos resistentes a los agroquímicos, que para conjurarlos terminan aplicando peores insecticidas que en forma geométrica volverán a reproducir el fenómeno.

El modelo presenta crecientes costos, saturación de suelos, mayor dependencia de agrotóxicos, mayor endeudamiento de los productores que participan de esos paquetes tecnológicos. En suma, en el largo plazo el modelo resulta inviable y demanda una replanteo urgente para implementar otras opciones productivas.

Frente a un modelo que apunta a la rentabilidad en la producción de commodites y no considera la autonomía alimentaria de los pueblos, debemos presentar otras alternativas que reconozcan a los actores que tradicionalmente han provisto de alimentos a la humanidad. Donde ocupan un lugar preponderante las culturas campesinas y la agricultura familiar.

Las resistencias y gestación de alternativas

Como han venido planteando los Movimientos Campesinos a nivel mundial, existen alternativas para resolver el problema del hambre.

Hace pocos años en América Latina, parecía avanzar un proyecto de integración de la Patria Grande, predominaban gobiernos progresistas que impulsaron importantes mejoras ende distribución de ingresos y en las condiciones de vida de nuestros pueblos.
La disputa por la implementación de políticas públicas para impulsar otras alternativas, dependen de la capacidad de los pueblos de consolidar otras institucionalidades.
En nuestro país se había logrado una institucionalización parcial de una política pública de promoción de la Agricultura Familiar, que logró traducirse en una Secretaría de Agricultura Familiar del Ministerio de Agricultura. La información provistas por los trabajadores de estas áreas, registran alrededor de 150000 núcleos de la Agricultura Familiar registrados en un universo mayor de 250000 Agricultores Familiares. Son esas producciónes las que proveen gran parte de los alimentos que consume nuestra población. Se estima que el 70% proviene del sector de la Agricultura Familiar de las Economías Regionales.
Hoy, en nuestro país, las políticas de ajuste acordadas con el Fondo Monetario Internacional ha reducido de categoría a ministerios y generando olas de despidos públicos y privados.
El ex Ministerio de Agricultura se encuentra a cargo de representantes de los grandes productores terratenientes, que han avanzado en un proceso de destrucción de políticas públicas como la agricultura familiar, desmantelando la mayor parte del trabajo de extensión que se venía realizando y despidiendo trabajadores del sector..
Persiste sin reglamentación y se incumple con la aplicación de la Ley 27118 de Reparacion histórica de la Agricultura Familiar.

Se han eliminado derechos como el Monotributo Social Agropecuario., (MSA) único instrumento que tenía el sector de la Agricultura Familiar, para contar con aportes jubilatorio, obra social, y formalización de su economía.
En estos días el gobierno nacional vía el parlamento, aspira modificar la ley nacional de semillas para favorecer a las empresas transnacionales, como Monsanto-Bayer. Pretenden terminar con el “uso propio” de las semillas, esto es el tradicional derecho de los agricultores de guardar parte de su cosecha para poderla reutilizar en el siguiente ciclo sin tener que pagar por esto ningún tipo de regalías. Se favorece en el proyecto una mayor incidencia de las ´cámaras y asociaciones empresarias de las empresas semilleras en la fiscalización y sanción para quienes no paguen regalías.
A los exponentes del agronegocio no les interesan las políticas públicas que avancen en la integración rural y la equidad.
El Hambre es un crimen y los modelos predatorios y las empresas que los impulsan son responsables de Ecocidio.

Frente al actual ofensiva de políticas neoliberales diversas formas de resistencias se multiplican y se consolidan a lo largo y ancho del país. La organización es parte de la resistencia y la llave para asegurar una alimentación soberana para nuestros pueblos.

Las luchas de los movimientos campesinos por el acceso a la tierra, el desarrollo de políticas públicas de promoción de la agricultura familiar, las experiencias crecientes en alternativas agroecológicas, los intercambios de saberes populares como son el desarrollo de ferias de semillas, el accionar en defensa de la biodiversidad nos muestran un camino en creciente desarrollo.

Frente a semejantes desafíos, la propuesta de impulsar políticas de Soberanía Alimentaria, procura empoderar a nuestros pueblos para asegurar que la tierra se disponga en función del bien común, donde campesinos, campesinas, productores de la agricultura familiar, pueblos originarios y trabajadores puedan producir y consumir sus propios alimentos.

Las Naciones Unidas nos hablan de la necesidad de alcanzar la seguridad alimentaria, tras el noble objetivo de asegurar el pan en la mesa de los hogares que padecen hambre y desnutrición, nos hablan de la necesidad de incrementar la productividad y con esta se nos cuelan por la ventana, los modelos de la agricultura industrial y sus paquetes tecnológicos que resultan altamente depredadores el medio ambiente y para nada aseguran resolver el hambre de los pueblos.

“La crisis económica y financiera que enfrenta Argentina tendrá un impacto directo en el derecho a la alimentación de la población”, advirtió la Relatora Especial sobre el Derecho a la Alimentación de la ONU, Hilal Elver, https://www.pagina12.com.ar/143753-la-onu-advierte-sobre-el-hambre-en-la-argentina

Por eso hablamos sobre la urgencia de encarar transiciones desde el modelo de los agronegocios, hacia otras formas de producción agroecológicos, donde la Agricultura Familiar sea el sujeto que sustente Soberanía Alimentaria. Esta será la base para enfrentar el flagelo del hambre y para alcanzar sociedades justas.

Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz
Pte del Servicio Paz y Justicia

Nota en El País – “En defensa de Haddad: Brasil, un país feliz y soberano para todos”

Por José Graziano da Silva* y Adolfo Pérez Esquivel**

Hace solo unos meses denunciábamos, en este mismo diario, que el hambre que aún persiste en el mundo es un crimen. Un mundo que dispone de comida suficiente para alimentar a todos pero que desperdicia un tercio de lo que produce. Un mundo en el que sabemos de sobra cuáles son las causas profundas del hambre y conocemos las soluciones para combatirla.

Esas soluciones fueron parte del debate del Día Mundial de la Alimentación celebrado hace unos días en la FAO, en el que ambos estuvimos presentes. A pesar del aumento del hambre en el ámbito global —ya son más de 821 millones los hambrientos de todo el planeta— estamos convencidos de que erradicar el hambre para el año 2030 aún es posible. Y los dos recordamos la experiencia brasileña como modelo para ese éxito.

Con el programa Hambre Cero y las políticas sociales que siguieron, como Bolsa Familia, Brasil consiguió reducir el hambre del 10,6% de su población total (cerca de 19 millones de personas) a inicios de los 2000, a menos del 2,5% en el trienio 2008-2010, según las estadísticas de la FAO. Y todo en menos de 10 años.

Bajo el liderazgo del expresidente Lula, los pobres pasaron a ocupar un lugar prioritario en los presupuestos y se aseguró su derecho a comer tres veces al día. “Debemos superar el hambre, la pobreza y la exclusión social. Nuestra guerra no es para matar a nadie: es para salvar vidas”, afirmó en el discurso de toma de posesión. Repetimos lo que afirmamos en junio: la paz es una dinámica compleja y permanente de relaciones entre personas y pueblos en la que los alimentos ocupan un lugar fundamental. El de Lula era un Brasil con problemas que, sin embargo, mejoraba con instrumentos democráticos consolidados.

A pocos días de la segunda ronda de las elecciones, debemos hacernos la siguiente pregunta: ¿qué futuro se escribirá para el país a partir del 1 de enero? Y para poder responderla, los electores deberán usar su capacidad para discernir cual de las opciones es la mejor en las urnas.

Esta votación enfrenta a dos candidatos con visiones del mundo diametralmente opuestas. Mientras uno asume el conservadurismo como doctrina —según apuntó uno de sus colaboradores más cercanos en un reciente artículo, llegó el fin del ideal progresista brasileño en el cual “las leyes deben ser creadas para hacer justicia y alcanzar la igualdad social siempre que sea posible y en todos los aspectos”—, el otro utiliza la promoción de la educación y el estímulo del empleo formal como sus mayores armas.

Pero en un momento en el que la deconstrucción del oponente suplanta la valorización de uno mismo, hablemos del candidato que mejor puede representar la continuación de un Brasil que funcionó para todos.

Fernando Haddad, profesor y economista, fue elegido uno de los mejores alcaldes del mundo cuando administró la mayor ciudad de Brasil, São Paulo y ministro de educación reconocido por multiplicar las universidades y las plazas para pobres para reducir la abismal brecha social. Él encarna los principios y reúne todos los requisitos para reconstruir la paz en Brasil.

En São Paulo, Haddad replicó desde el ámbito local la exitosa experiencia nacional del Hambre Cero con la aprobación de la ley municipal que vincula la compra de productos de agricultura familiar con el abastecimiento de alimentación escolar de la ciudad. Además, introdujo una gran innovación: los productos deberían ser de base agroecológica, dando prioridad así a la producción sostenible, sin químicos, y conforme a un mundo que hoy clama por el uso adecuado de unos recursos escasos.

Una acción simple e innovadora fue capaz no solo de promover el desarrollo económico en una zona tradicionalmente vulnerable de la ciudad (Parelheiros), sino también de fortalecer las escuelas paulistas con una alimentación de calidad y sostenible. En 2016, el proyecto fue premiado por Bloomberg Philanthropies tras considerar iniciativas de casi 3.000 ciudades de todo el mundo, y el Ayuntamiento recibió cinco millones de dólares para reforzar el proyecto.

Como gestor de la educación en Brasil durante siete años, Haddad masificó el acceso de los brasileños más pobres a la universidad con programas de crédito y apertura de nuevas plazas. Además, reforzó las escuelas de formación profesional técnica e implantó el salario base para profesores, una demanda de hacía décadas.

Los dos pilares principales de su programa, educación y empleo de calidad, son requisitos ampliamente reconocidos como esenciales para la paz y para el desarrollo del país. Haddad sabe que esos pilares no serán posibles sin una política de seguridad pública eficiente, basada en la prevención y en el refuerzo de las estrategias de inteligencia contra el crimen organizado. Con su integridad física protegida, los brasileños estarán en mejores condiciones de asegurar esos y otros derechos fundamentales.

El acceso a la educación y a un trabajo decente son vacunas para construir una generación libre de hambre y de pobreza y para volver a un Brasil democrático, con menos desigualdades, más justicia, más cohesión, más soberanía y más paz. Que los brasileños elijan con estas premisas en mente.

*José Graziano da Silva es exministro Especial de Seguridad Alimentaria y Lucha contra el Hambre de Brasil.

**Adolfo Pérez Esquivel es Premio Nobel de la Paz y miembro de la Alianza de la FAO por la Seguridad Alimentaria y la Paz.

Publicado en el diario El País de España el día 19 de octubre de 2018: link a la nota.

Pérez Esquivel en la FAO: “El ejemplo de Brasil y Cuba muestran que el Hambre Cero es posible”

El Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, participó junto a diversas personalidades del mundo de la jornada de la FAO por el Día Mundial de la Alimentación. “Tras un período de retroceso, el hambre mundial vuelve a aumentar. En la actualidad, más de 820 millones de personas sufren subalimentación crónica” según el último informe de El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2018 de la FAO. En este sentido, los participantes de la ceremonia pidieron mayor voluntad política y más apoyo financiero para acabar con el hambre y la malnutrición en todas sus formas, instando a la comunidad internacional a redoblar sus esfuerzos hasta lograr que todas las personas tengan alimentos suficientes y de calidad.

En la mesa de debate para la participación social en problemáticas alimentación, Pérez Esquivel contrastó que “se habla de la seguridad alimentaria, no lo veo mal, pero también tenemos que hablar de la soberanía alimentaria, porque sino caemos en la dependencia. La soberanía alimentaria es cuando los pueblos son dueños de su propia vida y destino y ahí es cuando entra el pequeño y mediano productor rural. En Brasil se juntan ahora mil campesinos de todo el país en la ‘Fiesta de la Semilla’ donde se intercambian semillas criollas, no transgénicas… no son dependientes de las grandes trasnacionales. Hace poco estuve en una cumbre latinoamericana del agua y hablamos de la contaminación del agua por las grandes empresas mineras. Es una batalla muy desigual y tenemos que repensar que tipo de alimentación necesitan nuestros pueblos. La alimentación es cultural, no todos los pueblos tenemos la misma alimentación, hay una relación directa con la madre tierra. Y aquí me quiero referir al pequeño y mediano productor que está siendo castigado con el quite de las tierras, los agrotóxicos, los monocultivos… todo eso destruye la biodiversidad y provoca conflictos como las tierras áridas la desforestación y problemas climáticos.

En referencia la meta mundial de alcanzar el hambre cero en el año 2030 el referente internacional por los derechos humanos dijo que “Hay posibilidades de lograr el Hambre Cero”. En este sentido citó las palabras del discurso del Director General de la FAO, José Graziano Da Silva “Graziano mencionó a Lula. No conozco otro ejemplo y lo tengo que decir, de un presidnete que haya  logrado sacar a más de 36 millones de bresileros y brasileras de la miseria. Podría señalar otros ejemplos como Cuba. Cuba logró el hambre cero y fue reconocida por la FAO, y lo hizo con políticas sociales, de integración, de trabajo y bajo un bloqueo económico de EEUU que lleva más de 50 años. No es imposible el #HambreCero, es posible! Lamentablemente vemos que en el mundo está aumentando el hambre, la pobreza, como dice el Papa Francisco: “los descartables’. Y para enfrentar esto se necesita de la resistencia social, cultural, política y espiritual”.

Para finalizar, el argentino citó a un ex Director General de la FAO, quién publicó el libro La geografía del hambre: “En ese libro Castro decía que ‘los pobres no duermen porque tienen hambre, y los ricos no duermen porque tienen miedo a quienes tienen hambre’. El desafío es cómo hacer para que todos podamos dormir tranquilos, y la respuesta está en la distribución de la riqueza. La Democracia no es poner el voto en una urna, sino que significa derechos e igualdad para todos y todas, no para algunos, sino no es Democracia. Y la Democracia, como la paz, no se regalan, se construyen porque hay una situación de injusticia estructural”.

Fotos: Copyright ©FAO

Para más información del evento y la campaña internacional hambre cero ingrese a: http://www.fao.org/world-food-day/es/.

Artículo en La Repubblica: “Francisco: el pastor humanista” (It/Esp/Eng)

Publicado en el diario La Repubblica el día 14 de octubre de 2018, link a la nota.

Francisco: el pastor humanista

El Papa Francisco está volviendo la Iglesia hacia los lugares que el mundo no quiere ver, incluso los que están dentro del Vaticano. Combate la cultura del descarte, critica las injusticias que genera el capitalismo y señala a los principales responsables, habla de descolonización en los países periféricos, combate la corrupción del Vaticano y la pedofilia sacerdotal, intervino por la Paz en Siria, reconoció el Estado Palestino, denunció el narcotráfico y la violencia visitando México, interpelaó a la Unión Europea para que se responsabilice por la crisis migratoria, abogó por el diálogo entre Estados Unidos y Cuba, por la Paz en Colombia, arriesgó su vida yendo a zonas de guerra en África, y siguen los ejemplos de un Papado como pocos se han visto en la historia. Todo esto tiene un costo político, un costo alto porque interponerse en los intereses de los más poderosos no es tarea fácil.

Nos duele que algunos, que se dicen creyentes, no comprendan la profunda necesidad de renovación que necesita la Iglesia frente a los desafíos actuales en el mundo. Los primeros pasos fueron dados por el Papa San Juan XXIII cuando dijo: “Quiero abrir ampliamente las ventanas de la Iglesia, con la finalidad de que podamos ver lo que pasa al exterior, y que el mundo pueda ver lo que pasa al interior de la Iglesia”. Y así fue como abrió el Concilio Ecuménico Vaticano II dando un nuevo impulso de renovada fe y esperanza a la Iglesia Católica. Al que luego siguieron los encuentros del Episcopado Latinoamericano de Medellín, Puebla, Santo Domingo y Aparecida, con el principio de opción preferencial junto a los pobres.

Mientras nuestro hermano, el Papa Francisco, hace frente a los desafíos que vive la humanidad, debe soportar continuos ataques, injurias y mentiras que surgen de grupos opositores de obispos y cardenales, que violentan y cuestionan su acción pastoral.La promoción mediática que han logrado las declaraciones infundadas del Ex nuncio Vigano, muestra una campaña destituyente que genera honda preocupación a los cristianos en el mundo. Todos queremos que se esclarezcan y sancionen los casos casos aberrantes de pedofilia, por eso la pregunta que muchos nos hacemos es: ¿Por qué cargan la responsabilidad en el nuevo Papa, que está haciendo todo a su alcance para reconocer y combatir los abusos sexuales dentro y fuera de la iglesia, como nunca ocurrió antes?

No puedo callar frente a tanta injusticia y odio manifestado contra el Santo Padre desconociendo todo su accionar de Pastor cuidador de la casa común y al Pueblo de Dios. Pastor que no oculta las sombras de la historia, que pide perdón en nombre de la Iglesia, y busca reparación asumiendo el dolor profundo del daño hecho a los pueblos originarios durante la conquista europea, en la complicidad con las dictaduras latinoamericanas y los casos de abusos sexuales. Así es que, en un hecho inédito, creó la Comisión Pontificia para la Protección de Menores, removió numerosos sacerdotes de alta jerarquía, convocó un sínodo de jóvenes y para febrero de 2019 a los Presidentes de las Conferencias Episcopales del mundo con el objetivo de erradicar los abusos sexuales. Su política la expresó con enorme claridad: “Las heridas nunca prescriben” y “nunca desaparecen”, asique debemos decir “nunca más a la cultura del abuso”.

El Reverendo Luther King y colega Nobel decía: “La tragedia principal no es la opresión y crueldad de los malos, sino el silencio de los buenos”. Francisco, el Papa latinoamericano, nos propone un proyecto: un diálogo interreligioso para el cuidado de la casa común y el respeto por la dignidad humana. Por eso la Laudato Sí es la primera encíclica papal dirigida a toda la humanidad, no sólo a los cristianos. No nos quedemos en silencio. Hagamos lo que nos pide: Recemos por él. Y si alguno no puede rezar pero está de acuerdo con este proyecto humanista, puede hacer lo que pidió en Bolivia frente a los movimientos populares: “con todo respeto, les pido que me piense bien y me mande buena onda”.

Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz

—————————

Francis: the humanist shepherd

Leer el resto de esta entrada »

Rumbo a la Canonización de Mons. Romero

Con enorme alegría celebramos la canonización del martir salvadoreño, Monseñor Oscar A. Romero, asesinado por oponerse a la dictadura de su país. Este domingo 14 de octubre estaremos en Roma con el querido Papa Francisco para este evento histórico.

El pensamiento de Monseñor Óscar Arnulfo Romero y su vigencia en América Latina:
https://www.telesurtv.net/…/Vigencia-y-pensamiento-del-beat…

“El Cristo del Poncho junto a los Pueblos Latinoamericanos”
Mural pintado por el Premio Nobel de la Paz y artísta plástico, Adolfo Pérez Esquivel, y emplazado en la Catedral de Riobamba, Ecuador, el 19 de febrero de 1986.

“Con Proaño compartíamos como hermanos las angustias, esperanzas y la fuerza de la oración y hacía tiempo que le había prometido hacer un mural para la Catedral de Riobamba que representa al Cristo de Poncho, a las comunidades indígenas, profetas y mártires de nuestro tiempo, como Monseñor Romero, el Cardenal Arns, Don Helder Cámara, Pedro Casaldáglia, entre otros y la casa de la Santa Cruz en Riobamba. El Cristo está en la Cruz, pero no está crucificado, es el Cristo de la Esperanza en los pueblos”.
Adolfo Pérez Esquivel

Para ver los detalles del mural puede ingresar aquí: http://www.adolfoperezesquivel.org/?page_id=80

Democracia sin proscripciones

Junto con Rigoberta Menchú y grandes referentes de América Latina y el mundo firmamos la solicitada #DemocraciaSinProscripciones para detener la persecución a Cristina Fernández de Kirchner y a todos los líderes populares de la Patria Grande. Defender el Estado de Derecho es defender la Democracia.
La solicitada está abierta para sumar tu adhesión: http://democraciaparatodxs.org

Carta pública de Adolfo Pérez Esquivel a la CONAIE

Hermanos y hermanas de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE)

Un fraterno abrazo solidario, deseándoles mucha fuerza y esperanza.

Les dirijo esta carta guiado por la hermandad y solidaridad con los pueblos originarios de nuestra Abya Yala.

Hoy nuestros pueblos se encuentran sometidos a políticas de exclusión, pobreza y perdida de derechos que mucho nos costó y aún cuesta conquistar. La CONAIE es un ejemplo de resistencia y lucha en defensa de los valores, identidad y pertenencia de los pueblos originarios. Siempre tengo presente al hermano y compañero de caminada, el Obispo de Riobamba, Monseñor Leonidas Proaños quien desde la fuerza del Evangelio y su compromiso concreto acompañó y lucho por la vida y respeto de los pueblos indígenas, en Ecuador y en todo el continente.

Los últimos días nos llegó la noticia de que el gobierno de Lenín Moreno les ofreció convertir la sede de la Unión de Naciones de Suramérica (UNASUR) en una Universidad Indígena de la CONAIE.

La UNASUR es un organismo compuesto por 12 estados de Nuestra América y que con esfuerzo logró estatus de observador ante la ONU. Su objetivo es la integración regional, la defensa de nuestra soberanía, nuestras democracias y el bienestar de los pueblos de la “Patria Grande”. Es un espacio abierto para que todos y todas tengamos derechos a la vida, los territorios y culturas de los pueblos, por eso la UNASUR adhirió a la declaración de los derechos de los pueblos de la Organización de las Naciones Unidas, e incluso hoy está presidida por un indígena, el Presidente Evo Morales.

Lenin Moreno, junto a otros mandatarios de países con políticas neoliberales, están buscando destruir estos espacios de integración y participación continental como son la UNASUR, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y el Mercado Común del Sur (MERCOSUR).

Los pueblos indígenas del Ecuador siempre estuvieron presentes en la lucha por sus derechos y libertad, y sería lamentable que acepten este ofrecimiento que busca desproteger las democracias de nuestros pueblos. La CONAIE no puede desconocer que el rol clave que tuvo la UNASUR para evitar y denunciar golpes de Estado en Bolivia, Ecuador, Paraguay y Honduras, entre otros.

La unidad de los pueblos es fundamental y determinante en el continente. Algunos quieren ser colonia y estar sometidos a los intereses extranjeros, y otros aprenden de la historia y pelean por ser pueblos libres y soberanos. Los desafíos son grandes en estos momentos que vivimos donde los golpes de Estado mediáticos, judiciales y parlamentarios en todo el continente, acompañados por la remilitarización, el aumento de la pobreza y la marginalidad, condicionan nuestro presente e hipotecan nuestro futuro.

Con la esperanza de que recapaciten esta decisión les envío un saludo de Paz y Bien.

Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz

Publicado en Telesur: https://www.telesurtv.net/opinion/Carta-publica-de-Adolfo-Perez-Esquivel-a-la-CONAIE-20180829-0016.html

Hipocresía política y persecución judicial [Esp./Port.]

Se ha desatado en todo el continente la criminalización y persecución de los gobiernos y frentes políticos progresistas y populares. Se llama “lawfare” e implica usar el sistema judicial contra el enemigo en una especie de guerra judicial. No hay casualidades, esto es parte de la política de dominación para América Latina impulsada por los EE.UU. y sus agencias. Desde hace algunos años las embajadas norteamericanas de la región vienen trabajando muy cerca con actores de nuestros poderes judiciales a través de financiamiento, invitaciones a EE.UU. o a celebraciones en la residencia del embajador. Los resultados están a la vista: los que siempre viajan, reciben financiamiento y visitan la casa del embajador son los mismos que con simultaneidad inusitada están privando de derechos básicos a Lula Da Silva, a Cristina Kirchner y a Rafael Correa.

En la mayoría de los casos, estos mecanismos se apartan del Estado de derecho en nombre del Estado de derecho, al igual que cuando se declara la guerra en nombre la paz. Porque el objetivo principal no es la justicia, sino generar sospechas, desacreditar, judicializar y condenar antes del proceso de juzgamiento. Y al igual que en cualquier guerra, no se puede ganar sin la propaganda masiva de los grandes medios de comunicación, que ejecutan las campañas de desprestigio contra los ex mandatarios/as, que supieron desarrollar políticas de justicia social y soberanía nacional como hace mucho no sucedía en la Patria Grande.

Estos empleados judiciales locales de las embajadas de Estados Unidos, son actores/ directores mediáticos que dirigen escenas de allanamientos policiales y prepararan confesiones de arrepentidos (que luego se desdicen), que se ajustan a la medida de los intereses y tiempos políticos de los gobiernos neoliberales. El show que dirigen se llama “Bailando para meter preso al presidente/a”. Pero los directores pasan y los canales de televisión siempre quedan. Entonces, ponerle nombre a la guerra judicial en Brasil se llama Red Globo, en Argentina Grupo Clarín, y en Ecuador Diario El Universo.

Este proceso no empezó con la guerra judicial sino con los “golpes blandos” parlamentarios en Honduras (2009), Paraguay (2012) y Brasil (2016), donde bloques legislativos también se apartaron del Estado de derecho, cancelaron la presunción de inocencia de los mandatarios, y los desplazaron para imponer una agenda de gobierno radicalmente opuesta a lo que habían votado los pueblos.

Los objetivos finales de esta guerra son consolidar democracias restringidas donde el pueblo sólo pueda optar por alternativas neoliberales de ajuste, privatización, endeudamiento y sometimiento de la propia política exterior a la de los Estados Unidos, como ocurre con Temer, Macri y Lenin Moreno. En síntesis, es la transferencia de recursos del pueblo a los ricos, y la pérdida de soberanía nacional para la recolonización continental de nuestros recursos naturales.

Esta pésima película cargada de hipocresía y odio, la acabo de revivir cuando viajé para visitar a Lula en la prisión. Lo acusan injustamente de un delito que no cometió y no le quieren permitir ser candidato presidencial porque le tienen miedo. Miedo porque saben que puede ganar las elecciones y volver a luchar por mayor justicia redistributiva y mayor soberanía nacional. Por eso no tiene derecho a recibir entrevistas de medios de comunicación, mientras que muchos presos por motivos de sangre aparecen en la televisión todo el tiempo. Lula es un preso político y hasta la ONU lo tuvo que expresar hace unos días con mucha claridad al Estado de Brasil.

La falta de responsabilidad ético-jurídica y social nos espanta y nos recuerda los peores momentos vividos en el país y la región. La degradación a que son sometidas las instituciones del Estado y el pueblo, viola los derechos humanos y pone en riesgo las democracias que tanto costó construir.

La corrupción hay que combatirla con el Estado de Derecho, con altura y sin dañar a las personas. Nadie es culpable hasta que el acusador demuestre lo contrario, toda persona tiene derecho a un juicio justo y a no caer en manos de un juez que ha demostrado falta de equidad y equilibrio para impartir justicia. Quienes respetamos la democracia esperamos que el Poder Judicial argentino respete estos principios para investigar las cuentas offshore del Presidente y varios Ministros, la causa del Correo Argentino, el dinero no declarado que no se puede justificar, los aportes de campaña ilegales y tantas otras.

Nos duele profundamente como pueblo llegar a esta degradación de valores y de equidad, necesitamos fortalecer el derecho de vivir en democracia para todos y todas, y resistir en la esperanza de que otro país y otra Patria Grande son posibles.

Publicado originalmente en el diario Página/12: https://www.pagina12.com.ar/137519-hipocresia-politica-y-persecucion-judicial

————————————–

Hipocrisia política e perseguição judicial

Desatou-se em todo o continente um processo de criminalização e perseguição dos governos e frentes políticas progressistas e populares. O nome técnico utilizado para essa estratégia é lawfare, o uso do sistema judicial contra o inimigo, numa espécie de guerra judicial. Não há casualidades, isso é parte da política de dominação para a América Latina impulsada pelos Estados Unidos e suas agências. Há alguns anos, as embaixadas norte-americanas da região Leer el resto de esta entrada »

Sígueme en Twitter

Sígueme en Facebook