Entradas con la etiqueta ‘Mercosur’

Bicentenario de la Independencia Nacional: Soberanía o dependencia

Mañana se conmemoran en Argentina los 200 años de la declaración de su Independencia del imperio español. En el tiempo transcurrido hubo muchas luces y sombras en el caminar de nuestros pueblos, en sus luchas y esperanzas por mantener y reforzar la independencia y la soberanía.

Es imperioso recordar el reclamo del general José de San Martín al Congreso reunido en Tucumán para que se declare la independencia de España, cuando en Europa volvían a soplar los vientos de una restauración conservadora de la mano de la Santa Alianza y los intentos de recuperar las colonias pérdidas para los borbones. La decisión emancipadora de los patriotas de Tucumán, contrasta hoy en día con nuevas restauraciones conservadoras de servilismo colonial. Así vemos al presidente Gunga Din invitar al rey Juan Carlos a los actos de nuestro Bicentenario y al ministro de Economía pedir perdón a los empresarios españoles por las estatizaciones de YPF y Aerolíneas Argentinas, cuando éstos fueron responsables de la falta de inversiones y vaciamiento de esas empresas y hasta algunos de sus ex gerentes están presos.

La situación actual enciende luces preocupantes. Los gobiernos neoliberales en el continente, como el de Argentina, quieren dejar de lado el Mercosur para establecer acuerdos de libre comercio con la Unión Europea, ingresar en la Alianza para el Pacífico y aceptar el Tratado del Trans-Pacífico –TPP– que promueve EE.UU., en suma, pretenden de- senterrar el ALCA.

Los condicionamientos que implican estos tratados conspiran contra toda política soberana de nuestros pueblos, dado que proponen una integración asociada a las transnacionales, que son ampliamente favorecidas con la liberalización de las transacciones comerciales y financieras. Además de otorgarles numerosos beneficios para asegurar mínimos riesgos en la inversión y máximas ganancias para sus casas matrices.

Las condiciones leoninas de sometimiento y subordinación que imponen estos tratados son a cambio de nada o de muy poco. Para estas políticas neoliberales, el trabajo es una mercancía y por lo tanto un costo a minimizar. Las políticas internas no contemplan desarrollos propios en materia de investigación y desarrollo, bienes de capital, ni favorecen las medianas y pequeñas empresas, ni la agricultura familiar, ni la redistribución de ingresos y los mercados internos.

Hagamos memoria sobre lo ocurrido hace tan sólo 10 años. Aquella gran movilización en Mar del Plata donde los movimientos sociales de distintos pueblos latinoamericanos nos congregamos para decirle NO AL ALCA, el Tratado de Libre Comercio que pretendía imponer EE.UU.. El rechazo fue contundente y se reafirmó el derecho de autodeterminación de los pueblos, cuando se encontraban reunidos los presidentes de América latina y el entonces presidente de los EE.UU. George Bush.

Además del TPP, para excluir a China del área de libre comercio, EE.UU. promueve hacia el Este el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP), para excluir a Rusia. La sumisión a la geopolítica de EE.UU. nos llevará irremediablemente a destruir la capacidad productiva y desarrollo de nuestros países en favor de los grandes centros del poder, agudizando los conflictos y las desigualdades, debilitando las instituciones y entregando nuestra soberanía aún más. Nos llevarán a la re-colonización de nuestros países, para volver a llevarse nuestros bienes y recursos naturales.

El TPP, el TTIP y el TiSA son tres tragedias para la humanidad, la prueba de esto es que están siendo negociados en secreto a espaldas de los pueblos. Lo poco que sabemos fue filtrado por Wikileaks confirmando la gravedad de estos acuerdos: las empresas estarán protegidas de las leyes nacionales y quedarán libres de sanciones.

Hagamos memoria. La historia ha confirmado en demasiadas ocasiones, que las empresas multinacionales no vienen a desarrollar la vida de los pueblos, vienen a explotar, a saquear los bienes y recursos. Así como también ha confirmado que la deuda externa que ofrecen los organismos multilaterales y las potencias buscan convertirla en la “deuda eterna” que les permita condicionar y disuadir toda búsqueda de soberanía, mientras los pueblos deben pagarla con desempleo y hambre.

El gobierno de Cambiemos privilegia la alianza con los EE.UU. y se aleja de los acuerdos regionales, como el Mercosur, la Unasur y la Celac. Así lo demuestra el repudiable apoyo al golpe blando en Brasil y el viaje que hizo a Chile como observador en el encuentro de la Alianza del Pacífico. A 200 años de la Independencia Nacional, el gobierno de Macri nos lleva nuevamente a la recolonización, y estos primeros seis meses de gobierno son sólo una muestra. Todas las flores fueron para los poderosos y para el pueblo sólo hubo pobreza, despidos, ajuste y represión.

La defensa de la autodeterminación de los pueblos y la integración regional, va más allá de los gobiernos de turno. Los pueblos no podemos ser espectadores de las políticas impuestas, somos protagonistas con derecho a confrontar los actos que nos vulneran para que se respeten nuestros derechos. La Independencia hoy significa más que nunca democracia participativa e igualdad, si queremos construir un país libre y soberano, debemos fortalecer las alianzas regionales como sucedió hace 200 años en la Patria Grande, exigir el fin de las negociaciones secretas del TPP y TTIP. Mientras tanto, los movimientos populares enfrentaremos estas amenazas como se hizo contra el ALCA hasta derrotarlos. No olvidemos que la soberanía no se regala, se construye.

Por Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz.

Publicado en el diario Página/12 el día 8 de julio de 2016: http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-303732-2016-07-08.html

Reunión en Planalto: Pérez Esquivel manifestó su solidaridad a la Presidenta Dilma Rousseff

Este jueves por la mañana la Presidenta de la República Federativa del Brasil, Dilma Rousseff, recibió en el Palacio del Planalto al Premio Nobel de la Paz argentino, Adolfo Pérez Esquivel, quien le transmitió su apoyo frente a lo que considera un “intento Golpe de Estado blando contra la Constitución y la democracia brasilera”.

“Estamos muy preocupados por lo que está sucediendo en Brasil y hemos venido a traerte a tí y al pueblo brasilero nuestra solidaridad en defensa de la democracia”, expresó el referente latinoamericano de derechos humanos durante la reunión que duró unos 30 minutos. La Presidenta Roussef se mostró agradecida por el apoyo “de una persona con tanta credibilidad dentro de Brasil y América Latina”.

“La UNASUR y el MERCOSUR ya expresaron su preocupación, si prospera el impeachment sin haber ningún delito deberían aplicar la carta democrática, lo que demuestra que uno de los objetivos de los destituyentes es atacar la integración regional y el BRICS”, analizó Pérez Esquivel, y agregó que “esto no es casualidad, la derecha apoyada por EEUU ya golpeó al MERCOSUR destituyendo a Lugo en Paraguay y dilatando el ingreso de Venezuela, y destituyeron a Zelaya en Honduras atacando al proyecto de integración del ALBA. En todos los casos aumentó la violencia y las políticas neoliberales contra los pueblos”.

En la reunión Pérez Esquivel también mencionó a la Argentina “allí la derecha ganó democráticamente pero el modelo es el mismo. En el Gobierno hay que muchos hablan de corrupción pero no les interesa atacarla, porque el objetivo de fondo es revertir políticas sociales de Estado. En Argentina, Macri hizo campaña hablando de pobreza cero pero en sus primeros 100 días generó 1,4 millones de nuevos pobres según la Universidad Católica Argentina. También habló de honestidad pero él y algunos de sus ministros están involucrados en los ‘Panama Papers’. Los únicos impuestos que redujo fue a las grandes corporaciones”.

Pérez Esquivel concluyó luego de la reunión que “las disputas políticas no se solucionarán con un impeachment, lo que el pueblo de Brasil necesita es más democracia, más transparencia y participación, no que un grupo de opositores acusados de corrupción violenten la constitución. Debemos hacer memoria porque estamos viviendo una nueva generación de golpe de Estado”.

Por la tarde el Premio Nobel de la Paz habló a los senadores de Brasil en la sesión del Senado Federal, causando mucha incomodidad en la oposición: “Vengo aquí a Brasil trayendo la solidaridad y el apoyo de mucha gente de América Latina y la mía personal para que se respete la continuidad de la Constitución y el derecho del Pueblo a vivir en Democracia. Creo que en este momento de grandes dificultades es posible un Golpe de Estado”.

Luego se reunió con el Secretario General de la Confederación Nacional de Obispos del Brasil, Leonardo Steiner, quien le expresó su preocupación por “el crecimiento del odio y la intolerancia en Brasil, así como el descreimiento de la política y las dirigencias”, en este sentido le pareció un hecho “muy grave que un Diputado Nacional haya hecho apología de la dictadura y la tortura para justificar su voto a favor del impeachment, y que no haya tenido ninguna sanción por parte de la oposición”.

Y finalizó el día reuniéndose con el Presidente del Supremo Tribunal Federal de Justicia de Brasil, Dr. Ricardo Lewandowski, quien le transmitió las diferentes posturas que existen hasta ahora dentro del tribunal con respecto al impeachment a la Presidenta Dilma Rousseff.

Luego viajará a Curitiba y Porto Alegre para visitar asentamientos del Movimiento de los Sin Tierra y a participar de los actos por día internacional del trabajador.

Hay que votar y no hacerse el oso

Hoy enfrentamos una encrucijada a pocos días del ballotage que define el rumbo que va tomar el país, nadie puede ser indiferente, hacerse el oso y ponerse a invernar.

Personalmente soy crítico de la democracia delegativa, que votemos presidente cada cuatro años no es sinónimo de democracia ni tampoco que haya alternancia de partidos por el mero hecho de alternar. La democracia es esto y mucho más, es profundizar la igualdad respetando los derechos establecidos en nuestra Constitución, y fundamentalmente fortalecer las instancias participativas para que los funcionarios electos no olviden que son servidores del pueblo y no al revés.

Los candidatos presentaron sus programas y propuestas sobre el país, pero guardaron silencio sobre problemas centrales. Tuvieron “olvidos intencionados” sobre problemas candentes que requieren definiciones.

¿cómo van a desconcentrar y desestranjerizar nuestra economía? ¿cuando van gravar las multimillonarias rentas financieras? ¿cuándo van a recuperar nuestra industria y nuestros ferrocarriles? ¿cómo van a recuperar los bosques y la tierra ante la expansión de los monocultivos? ¿que modelo energético sustentable proponen para respetar a la Madre Tierra y no contaminar a los pueblos? ¿qué garantías tenemos de que las empresas multinacionales que dañan a nuestro pueblo, como Barrick Gold, no tengan impunidad?

Más allá de muchos parecidos, en este ballotage se confrontan dos modelos de gestión diferentes: uno con un Estado que busca estar cada vez más presente en la economía y haciendo prioridad en las políticas sociales, y otro que quiere dejar todo librado al mercado y el destino de millones de argentinos atado al mandato de los consultores externos.

Un gobierno que no controla los bienes y recursos del pueblo y los entrega a la voracidad de empresas extranjeras, es un país que pierde su soberanía, y los gobernantes se vuelven simples gerentes de las empresas trasnacionales.

Este 2015 se cumplen 10 años del rechazo al ALCA en Mar del Plata. Un paso muy importante para no quedar subordinado a los EE.UU. y ser re-colonizados. En esta elección también están en discusión las definiciones sobre las alianzas continentales e internacionales.

La UNASUR debe ser fortalecida para proteger y rechazar los intentos de golpes de Estado en el continente (Bolivia, Ecuador, Paraguay, Honduras, etc.) y sentar bases para la defensa de las democracias.

Sin embargo, sólo uno de los candidatos habla de integración regional latinoamericana. Sólo uno dice que hay que fortalecer el MERCOSUR, La UNASUR y la CELAC y los futuros proyectos como el BANCO SUR.

Frente a esta situación que vive el país soy un “pesimista-esperanzado” y creo que no estoy solo, que hay muchos compatriotas en la misma situación, que están dispuestos a buscar y votar lo mejor posible, en esta elección o en la que viene. Por eso voy a votar a Daniel Scioli con los compromisos que ha tomado.

El Kirchnerismo tuvo cosas buenas y malas. Lo bueno lo hemos apoyado y lo malo lo hemos criticado, quedando muchas asignaturas pendientes. Pero el PRO apoyó todo lo malo y se opuso a todo lo bueno en todos estos años. Un gobierno nacional no puede golpear y expulsar a los indigentes como hizo la UCEP en la ciudad, reprimir dentro de hospitales como lo que ocurrió en el Borda, aumentar la mortalidad infantil siendo un distrito rico, convertirse en agente de empresas trasnacionales inmobiliarias, decir que los derechos humanos son “un curro”, cuadruplicar la deuda externa como hizo en la CABA, ni aislarnos de nuestros hermanos latinoamericanos, perjudicando el imprescindible proceso de unidad regional de cara al mundo.

Los gobiernos pasan y los pueblos quedan, por eso en esta nueva etapa, suceda lo que suceda, seguiremos luchando para que el pueblo argentino sea cada día más protagonista y constructor de su propia vida y de su propia historia.

Adolfo Pérez Esquivel

Premio Nobel de la Paz

El único peligro para el pueblo de Estados Unidos está en Estados Unidos – The only danger for the people of the United States is in the United States – L’únic perill per al poble dels EUA està en els EUA

La declaración de Venezuela como una amenaza para la Seguridad Nacional de Estados Unidos es un formalismo que siempre ha usado ese país para realizar embargos económicos y una posterior intervención militar en diversos países alrededor del mundo.

Han intentado invadir Cuba y fueron derrotados, han intentado vencerla con bloqueo económico y han sido derrotados. El mismo presidente Obama lo reconoció abriendo una nueva etapa de diálogos con la Isla. ¿Por qué ahora intentar hacer lo mismo con otro país latinoamericano? Nadie niega que hay serios conflictos y un incremento de la violencia en Venezuela pero ¿Acaso alguien puede creer que represente un peligro para el pueblo estadounidense o algún otro país del mundo? ¿Porqué EEUU se contradice deliberadamente en sus injerencias externas? ¿No hay acaso una clara crisis humanitaria en México que obvia mencionar?

Si se trata de violaciones a DDHH, los países latinoamericanos debemos declarar a EEUU, sus injerencias y sus bases militares una amenaza para todos los pueblos de la región. Pero Nuestra América es una región solidaria y de paz, no pretendemos invadir a nadie, sólo queremos respeto a nuestra soberanía y nuestra autodeterminación.

La situación de Venezuela debe resolverse en el marco de sus instituciones democráticas y con colaboración de nuestros organismos regionales. Así lo ha hecho, por ejemplo, la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), con su reciente visita a Caracas, la cual fuera apoyada por el Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon. En su visita, la UNASUR ha reconocido intentos de desestabilización en Venezuela para interrumpir la cadena de legitimidad democrática lo que explica, entre otras cosas, las situaciones de desabastecimiento económico.

El único peligro para el pueblo de Estados Unidos está en Estados Unidos. Son los lobbys corporativos militares y financieros, que consideran que una región sin guerras y con recursos que no pueden controlar, es un peligro para sus intereses económicos y de poder profundamente antidemocráticos. Sectores que se sustentan en el ataque a otros pueblos, en la desinformación y utilización del pueblo norteamericano pudiente y de piel blanca, y del empobrecimiento, encarcelamiento y persecusión de los norteamericanos e inmigrantes de piel oscura.

Venezuela tiene la mayor reserva de petróleo del mundo, es el cuarto suplidor de crudo de EEUU, fortalece su economía real, sus políticas sociales y ha logrado una revolución democrática y bolivariana a fuerza de elecciones que han sido declaradas por el ex presidente norteamericano, James Carter, como una de las más transparentes del mundo. A lo que se debe agregar haber sido el primer país en la historia de los Estados Nación en crear un referéndum revocatorio y en aplicarlo. Esta declaración de Obama es la única forma de aislar políticamente a una Venezuela digna y solidaria, que a pesar de los ataques, desde el año 2007 envía petróleo para la calefacción gratuita de millones de personas de los sectores populares de 16 estados norteamericanos a través de su filial norteamericana CITGO.

Si el gobierno norteamericano quiere hablar de Paz para su pueblo, el Congreso debe derogar la Ley de sanciones a Venezuela 2014 y Obama debe anular la declaración de Venezuela como amenaza a la seguridad nacional.

Por su parte, la CELAC, la UNASUR y el MERCOSUR deben defender a Venezuela de estas agresiones norteamericanas. Maduro fue bien claro en su discurso ante todos los bloques parlamentarios “nadie podrá detener que este año 2015 haya elecciones parlamentarias, y si perdemos, perdemos, si ganamos, ganamos, pero son los venezolanos los que tomarán la decisión. Aquí no pisará la bota norteamericana”.

Adhieren: Atilio Borón, Stella Calloni, Ana María Careaga, Arturo Blatesky del Mov. Ecumenico por los Derechos Humanos, Graciela Rosenblum y José Schulman de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, Dr. Norberto Liwsky, Adriana Rossi Dir. Observatorio Conflictos Armados.

The only danger for the people of the United States is in the United States

The declaration of Venezuela as a threat to the National Security of the United States is a formalism that this country has always used to apply economic embargoes and a subsequent military intervention in various countries around the world.

Leer el resto de esta entrada »

HUGO CHÁVEZ FRÍAS. Partió, pero no se fue.

(Buenos Aires, 5/03/15) A dos años de la partida de quien fuera presidente de Venezuela, amado por su pueblo, permanecen los ideales de la Revolución Bolivariana, los desafíos y los avances de integración para construir la Patria Grande.
Los acuerdos regionales como  ALBA, MERCOSUR,  UNASUR  Y CELAC   constituyen una toma de conciencia y unidad de los pueblos.
Hugo Chávez abrió  caminos con voz propia enfrentando a los grandes intereses económicos y políticos del poder hegemónico de los Estados Unidos en Latinoamérica. Su lucha fue dirigida a sacudir el neocolonialismo imperante lo que generó la reacción de la gran potencia, con intentos de golpe de Estado que fracasaron por la fuerte resistencia del pueblo venezolano y países hermanos que apoyaron el camino de la Revolución Bolivariana.
Recuerdo cuando pensó en generar espacios de información propios, frente a la prensa cautiva y cómplice del sistema dominante y creó TELESUR, para que el pensamiento, las ideas y voces diversas se escuchen en el continente y el mundo.
Hay que hacer memoria de Venezuela, un país rico pero que estaba empobrecido por los grandes intereses económicos, postrada y dependiente, con alto índice de pobreza, analfabetismo y falta de recursos para la salud y la educación y sin  capacidad de desarrollo propio.
La llegada de Hugo Chávez al gobierno fue un despertar a la vida y la esperanza. No faltaron dificultades, intentos golpistas, campañas internacionales para desacreditar a la Revolución Bolivariana, acusando a Chávez y
buscando derribar su gobierno y las conquistas sociales alcanzadas, pero tuvo la voluntad política y el coraje de  construir junto al pueblo para superar el analfabetismo, construir viviendas dignas y desarrollar programas para atender la salud y la educación, entre tantos otros. Siempre contando con la cooperación y solidaridad del gobierno y pueblo cubano, se han logrado avances con esfuerzo y dedicación.
Estados Unidos no pudo doblegar al pueblo venezolano y al gobierno de Hugo Chávez, sus valores, ideales y lucha por su soberanía y autodeterminación.
La solidaridad continental fue uno de sus objetivos, la lucha contra el ALCA y las propuestas alternativas para que los países del continente constituyan el ALBA y buscó caminos de integración como la propuesta del Banco del Sur en acuerdos regionales.
Nos ha dejado la tarea de continuar.
Hoy,  a dos años de la partida de Hugo Chávez las fuerzas reaccionarias intentan someter al pueblo y destruir sus ideales  provocando todo tipo de dificultades y violencia interna, con intentos golpistas. Detrás de de todas las agresiones que soporta el pueblo venezolano están  Estados Unidos que no acepta  que un país rompa su hegemonía continental.
El Presidente Nicolás  Maduro desde que asumió el gobierno, fue sometido a presiones e intentos de desestabilización con los llamados “golpes blandos”, provocando el desabastecimiento, tratando de generar el  descontento y violentar a la oposición, junto a una fuerte campaña nacional e internacional.
No debemos olvidar que la misma metodología utilizaron para desestabilizar y derrocar a otros gobiernos en el continente y todas estas acciones tienen el mismo denominador común. Los intereses hegemónicos de la gran potencia, como fue el golpe de Estado en Honduras,contra Manuel Zelaya; el golpe de Estado en Paraguay con el presidente Fernando Lugo, así como los intentos de golpe de Estado contra el gobierno de Evo Morales en Bolivia y del presidente Rafael Correa en Ecuador.
Con Hugo Chávez pasamos horas hablando sobre cómo llevar la lucha por la soberanía e independencia  y coincidimos en que esto sólo podría alcanzarse con la unidad de los pueblos en el continente.
Es un gran compromiso asumir los desafíos que nos dejó.Y debemos hacerlo por nuestros pueblos.
Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz

Venezuela: democrática y bolivariana

marcha-oficialismo-2

(Bs. As. 22 de febrero de 2014) Venezuela se encuentra amenazada por intentos golpistas de la derecha latinoamericana y el gobierno de los EEUU, no es algo nuevo y sobre esto ya no quedan dudas. Todos los países latinoamericanos a través de la CELAC, la UNASUR, el Mercosur y el ALBA han emitido pronunciamientos conjuntos reconociendo el intento de desestabilización de la democracia venezolana, expresando su solidaridad y la necesidad de diálogo.

La solidaridad con el pueblo venezolano y su gobierno es un gran desafío para toda Nuestra América. Resulta preocupante y dolorosa la intensidad de la violencia desatada, provocando muertes, heridos y daños materiales.

El ex Presidente Hugo Chávez ganó sus últimas elecciones por más de 10%. Como lamentablemente no pudo asumir a tiempo se llevaron a cabo nuevas elecciones con observadores internacionales y no quedaron dudas de la legitimidad del nuevo presidente. Ganó Maduro y una vez más ganó el proyecto bolivariano iniciado por Chávez, porque las mayorías venezolanas entienden que su país ha mejorado y es más igualitario.

En efecto, gracias a este proceso, Venezuela por primera vez en su historia pudo ser dueña de sus propios recursos petroleros y ponerlos al servicio del pueblo, del continente, e incluso de EEUU cuando fue devastado por el huracán Katrina. Durante la última década, el gobierno aumentó el gasto social en más de un 60,6% y hoy es el país de la región con el nivel más bajo de desigualdad, después de haberla reducido en un 54%, y a la pobreza en un 44%. En Educación se ubica en el segundo en América Latina y el quinto en el mundo con las mayores proporciones de estudiantes universitarios. Ha construido más de 13.721 clínicas en barrios en los que antes el Estado no iba y su sistema de salud pública alcanza unos 95.000 médicos. Ha construido más 500.000 viviendas, financiado el deporte, entre otros logros.

Sin embargo algunos sectores de la oposición (no toda) con intenciones golpistas, no se resignan a la derrota electoral y tratan de alcanzar, a través de la violencia, lo que no pudieron alcanzar en  elecciones libres. El Presidente Nicolás Maduro en 10 meses al frente del gobierno ha enfrentado permanentes acciones de desestabilización que buscan destituirlo.

La violencia y los ataques a Venezuela son un ataque a todos los gobiernos democráticos del continente. Leer el resto de esta entrada »

Sígueme en Twitter

Sígueme en Facebook