Entradas con la etiqueta ‘democracia’

Pérez Esquivel en el Vaticano: “San Romero de América nos llama a luchar por la Democracia y la justicia social”

Este domingo 14 de octubre el Papa Francisco proclamó Santo de la Iglesia Católica a Monseñor Oscar Arnulfo Romero, mártir latinoamericano asesinado por la Dictadura de El Salvador en 1980. Monseñor Romero y los otros Santos “han traducido con la vida la Palabra de hoy, sin tibieza, sin cálculos, con el ardor de arriesgar y de dejar. Que el Señor nos ayude a imitar su ejemplo”, resaltó el sumo pontiífice durante la ceremonia de canonización.

El Papa Francisco ha tenido un gesto enorme y necesario al jerarquizar la acción cristiana de Romero en defensa de la vida y la dignidad de los pueblos de América Latina. Se trata de un profeta que se comprometió con su pueblo y dió su vida para dar vida, no está muerto sino que nos marca caminos de lucha por la democracia y la justicia social. Asique desde hoy vamos a rezarle a San Romero para que apoye a todos los que luchan para defender la democracia, los derechos humanos y combaten el autoritarismo y las injusticias sociales dijo el Premio Nobel de la Paz argentino, Adolfo Pérez Esquivel, en la Plaza San Pedro al finalizar el acto de canonización, que incluyó a otras 6 figuras emblemáticas de la Iglesia Católica como el Papa Pablo VI, profundizador del Concilio Vaticano II.

Luego de encontrarse con el nuevo Nuncio nombrado en Argentina por el Papa Francisco, el Arzobispo Léon Kalenga Badikebele, Pérez Esquivel contó sobre su vínculo con Romero: “Lo conocí en el Seminario Mayor de San José de la Montaña, en El Salvador y lo ví transformarse en testigo y voz de un pueblo oprimido. El asesinato de este mártir santo en manos del Estado es un crimen de lesa humanidad que no prescribe, por eso El Salvador debe hacer avanzar el proceso penal para condenar a los autores materiales e intelectuales, y sus cómplices”, dijo el referente internacional de los derechos humanos.

A nombre de la Iglesia y pueblo de El Salvador”, escribió Monseñor Romero a Pérez Esquivel un mes antes de ser asesinado, le “expreso la más profunda gratitud… por compartir nuestra justa lucha para alcanzar el pleno goce de los sagrados derechos correspondientes a la dignidad humana”.

La celebración incluyó la santificación de otra figura latinoamericana, la hermana boliviana Nazaria March, fundadora de la Congregación de las Hermanas Misioneras Cruzadas de la Iglesia, y organizadora del primer sindicato obrero femenino en Bolivia con las mujeres de los mercados y comercios de Oruro. “Santa Nazaria es el primer Santo de Bolivia y es muy importante que sea una mujer, para fortalecer a las trabajadoras de nuestra tierra”, dijo el Nobel argentino que el mismo día publicó un artículo sobre el Papa Francisco en el diario italiano La Repubblica.

A través de su trabajo político y artístico, como pintor y escultor, Adolfo Pérez Esquivel mantuvo presente la memoria de Monseñor Romero en muchas de sus obras como en el mural “El Cristo del Poncho junto a los pueblos latinoamericanos”, que se encuentra en la Catedral de Riobamba, Ecuador. Para poder apreciar los detalles puede ingresar aquí.

Democracia sin proscripciones

Junto con Rigoberta Menchú y grandes referentes de América Latina y el mundo firmamos la solicitada #DemocraciaSinProscripciones para detener la persecución a Critina Fernández de Kirchner y a todos los líderes populares de la Patria Grande. Defender el Estado de Derecho es defender la Democracia.
La solicitada está abierta para sumar tu adhesión: http://democraciaparatodxs.org

Carta pública de Adolfo Pérez Esquivel a la CONAIE

Hermanos y hermanas de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE)

Un fraterno abrazo solidario, deseándoles mucha fuerza y esperanza.

Les dirijo esta carta guiado por la hermandad y solidaridad con los pueblos originarios de nuestra Abya Yala.

Hoy nuestros pueblos se encuentran sometidos a políticas de exclusión, pobreza y perdida de derechos que mucho nos costó y aún cuesta conquistar. La CONAIE es un ejemplo de resistencia y lucha en defensa de los valores, identidad y pertenencia de los pueblos originarios. Siempre tengo presente al hermano y compañero de caminada, el Obispo de Riobamba, Monseñor Leonidas Proaños quien desde la fuerza del Evangelio y su compromiso concreto acompañó y lucho por la vida y respeto de los pueblos indígenas, en Ecuador y en todo el continente.

Los últimos días nos llegó la noticia de que el gobierno de Lenín Moreno les ofreció convertir la sede de la Unión de Naciones de Suramérica (UNASUR) en una Universidad Indígena de la CONAIE.

La UNASUR es un organismo compuesto por 12 estados de Nuestra América y que con esfuerzo logró estatus de observador ante la ONU. Su objetivo es la integración regional, la defensa de nuestra soberanía, nuestras democracias y el bienestar de los pueblos de la “Patria Grande”. Es un espacio abierto para que todos y todas tengamos derechos a la vida, los territorios y culturas de los pueblos, por eso la UNASUR adhirió a la declaración de los derechos de los pueblos de la Organización de las Naciones Unidas, e incluso hoy está presidida por un indígena, el Presidente Evo Morales.

Lenin Moreno, junto a otros mandatarios de países con políticas neoliberales, están buscando destruir estos espacios de integración y participación continental como son la UNASUR, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y el Mercado Común del Sur (MERCOSUR).

Los pueblos indígenas del Ecuador siempre estuvieron presentes en la lucha por sus derechos y libertad, y sería lamentable que acepten este ofrecimiento que busca desproteger las democracias de nuestros pueblos. La CONAIE no puede desconocer que el rol clave que tuvo la UNASUR para evitar y denunciar golpes de Estado en Bolivia, Ecuador, Paraguay y Honduras, entre otros.

La unidad de los pueblos es fundamental y determinante en el continente. Algunos quieren ser colonia y estar sometidos a los intereses extranjeros, y otros aprenden de la historia y pelean por ser pueblos libres y soberanos. Los desafíos son grandes en estos momentos que vivimos donde los golpes de Estado mediáticos, judiciales y parlamentarios en todo el continente, acompañados por la remilitarización, el aumento de la pobreza y la marginalidad, condicionan nuestro presente e hipotecan nuestro futuro.

Con la esperanza de que recapaciten esta decisión les envío un saludo de Paz y Bien.

Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz

Publicado en Telesur: https://www.telesurtv.net/opinion/Carta-publica-de-Adolfo-Perez-Esquivel-a-la-CONAIE-20180829-0016.html

Hipocresía política y persecución judicial [Esp./Port.]

Se ha desatado en todo el continente la criminalización y persecución de los gobiernos y frentes políticos progresistas y populares. Se llama “lawfare” e implica usar el sistema judicial contra el enemigo en una especie de guerra judicial. No hay casualidades, esto es parte de la política de dominación para América Latina impulsada por los EE.UU. y sus agencias. Desde hace algunos años las embajadas norteamericanas de la región vienen trabajando muy cerca con actores de nuestros poderes judiciales a través de financiamiento, invitaciones a EE.UU. o a celebraciones en la residencia del embajador. Los resultados están a la vista: los que siempre viajan, reciben financiamiento y visitan la casa del embajador son los mismos que con simultaneidad inusitada están privando de derechos básicos a Lula Da Silva, a Cristina Kirchner y a Rafael Correa.

En la mayoría de los casos, estos mecanismos se apartan del Estado de derecho en nombre del Estado de derecho, al igual que cuando se declara la guerra en nombre la paz. Porque el objetivo principal no es la justicia, sino generar sospechas, desacreditar, judicializar y condenar antes del proceso de juzgamiento. Y al igual que en cualquier guerra, no se puede ganar sin la propaganda masiva de los grandes medios de comunicación, que ejecutan las campañas de desprestigio contra los ex mandatarios/as, que supieron desarrollar políticas de justicia social y soberanía nacional como hace mucho no sucedía en la Patria Grande.

Estos empleados judiciales locales de las embajadas de Estados Unidos, son actores/ directores mediáticos que dirigen escenas de allanamientos policiales y prepararan confesiones de arrepentidos (que luego se desdicen), que se ajustan a la medida de los intereses y tiempos políticos de los gobiernos neoliberales. El show que dirigen se llama “Bailando para meter preso al presidente/a”. Pero los directores pasan y los canales de televisión siempre quedan. Entonces, ponerle nombre a la guerra judicial en Brasil se llama Red Globo, en Argentina Grupo Clarín, y en Ecuador Diario El Universo.

Este proceso no empezó con la guerra judicial sino con los “golpes blandos” parlamentarios en Honduras (2009), Paraguay (2012) y Brasil (2016), donde bloques legislativos también se apartaron del Estado de derecho, cancelaron la presunción de inocencia de los mandatarios, y los desplazaron para imponer una agenda de gobierno radicalmente opuesta a lo que habían votado los pueblos.

Los objetivos finales de esta guerra son consolidar democracias restringidas donde el pueblo sólo pueda optar por alternativas neoliberales de ajuste, privatización, endeudamiento y sometimiento de la propia política exterior a la de los Estados Unidos, como ocurre con Temer, Macri y Lenin Moreno. En síntesis, es la transferencia de recursos del pueblo a los ricos, y la pérdida de soberanía nacional para la recolonización continental de nuestros recursos naturales.

Esta pésima película cargada de hipocresía y odio, la acabo de revivir cuando viajé para visitar a Lula en la prisión. Lo acusan injustamente de un delito que no cometió y no le quieren permitir ser candidato presidencial porque le tienen miedo. Miedo porque saben que puede ganar las elecciones y volver a luchar por mayor justicia redistributiva y mayor soberanía nacional. Por eso no tiene derecho a recibir entrevistas de medios de comunicación, mientras que muchos presos por motivos de sangre aparecen en la televisión todo el tiempo. Lula es un preso político y hasta la ONU lo tuvo que expresar hace unos días con mucha claridad al Estado de Brasil.

La falta de responsabilidad ético-jurídica y social nos espanta y nos recuerda los peores momentos vividos en el país y la región. La degradación a que son sometidas las instituciones del Estado y el pueblo, viola los derechos humanos y pone en riesgo las democracias que tanto costó construir.

La corrupción hay que combatirla con el Estado de Derecho, con altura y sin dañar a las personas. Nadie es culpable hasta que el acusador demuestre lo contrario, toda persona tiene derecho a un juicio justo y a no caer en manos de un juez que ha demostrado falta de equidad y equilibrio para impartir justicia. Quienes respetamos la democracia esperamos que el Poder Judicial argentino respete estos principios para investigar las cuentas offshore del Presidente y varios Ministros, la causa del Correo Argentino, el dinero no declarado que no se puede justificar, los aportes de campaña ilegales y tantas otras.

Nos duele profundamente como pueblo llegar a esta degradación de valores y de equidad, necesitamos fortalecer el derecho de vivir en democracia para todos y todas, y resistir en la esperanza de que otro país y otra Patria Grande son posibles.

Publicado originalmente en el diario Página/12: https://www.pagina12.com.ar/137519-hipocresia-politica-y-persecucion-judicial

————————————–

Hipocrisia política e perseguição judicial

Desatou-se em todo o continente um processo de criminalização e perseguição dos governos e frentes políticas progressistas e populares. O nome técnico utilizado para essa estratégia é lawfare, o uso do sistema judicial contra o inimigo, numa espécie de guerra judicial. Não há casualidades, isso é parte da política de dominação para a América Latina impulsada pelos Estados Unidos e suas agências. Há alguns anos, as embaixadas norte-americanas da região Leer el resto de esta entrada »

Sígueme en Twitter

Sígueme en Facebook