SERPAJ

HISTORIA DEL SERVICIO PAZ Y JUSTICIA

Los orígenes del Servicio Paz y Justicia en América Latina se remontan a la Reunión Consultiva realizada en Montevideo en 1966 bajo el eje temático: “La no-violencia cristiana en la revolución latinoa¬mericana” que convocó a 60 representantes de distintos países latinoamericanos y contó con importantes adhesiones de líderes no violentos de diversas partes del mundo y aportes de destacados intelectuales e integrantes de las iglesias latinoamericanas.

Conforme avanzaban los procesos de liberación y militarización en el continente se fueron realizando diversos encuentros internacionales de formación y discusión sobre no-violencia activa y cristianismo para la liberación. En 1974 en el II Encuentro Continental de No-Violencia Activa, realizado en Medellín, Colombia, nace el Servicio Paz y Justicia (SERPAJ) en América Latina asumiendo su coordinación general el argentino Adolfo Pérez Esquivel.

Desde su nacimiento, el SERPAJ centró su actuación en “la opción por los más débiles”, acompañando a los pueblos en su peregrinar hacia una sociedad más justa. Desempeñó un rol fundamental en la crítica hacia las estructuras de violencia que atravesaban a toda Latinoamérica en general y a la sociedad argentina y sus instituciones en particular. También cumplió un rol fundamental en la concientización de la importancia de concebir a “la paz como fruto de la justicia”. Inspirados en el Concilio Vaticano II, y ejerciendo la No-violencia Activa (NOVA) como instrumento de lucha, sus integrantes propugnaron por un cambio revolucionario, una Cultura de Paz para garantizar la plena vigencia de los Derechos Humanos y de los Pueblos del mundo y en particular de América Latina.

Orgánicamente el SERPAJ comenzó a funcionar estableciendo su Secretariado Nacional en Buenos Aires, Argentina, y prontamente se fundaron Secretariados Nacionales en la mayoría de los países de América Latina, los cuales conforman el SERPAJ-AL.

Durante la ola de dictaduras militares, numerosos miembros del SERPAJ fueron perseguidos, exiliados y “detenidos-desaparecidos”, incluido el por entonces Coordinador General del SERPAJ América Latina (SERPAJ-AL) y actual Presidente del SERPAJ Argentina, Adolfo Pérez Esquivel, quien estuvo detenido a raíz de su activismo y apoyo explícito al Cristianismo del Tercer Mundo y su Documento de Puebla desde donde se condenaba expresamente la ideología de la Seguridad Nacional, imperante en toda América Latina, que era la base político-ideológica de la represión y la política económica que se había instaurado a través de las dictaduras.

No obstante, el SERPAJ Argentina siguió adelante con su trabajo y desempeñó un rol fundamental en la resistencia a la dictadura militar, articulando y organizando con grupos de víctimas y familiares, diversas acciones No-violentas. E inclusive propició y apoyó la creación de otros organismos defensores de los Derechos Humanos como la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) y el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos (MEDH), de destacada actuación en la resistencia al Terrorismo de Estado.

La labor realizada en ese entonces por el SERPAJ, tanto en Argentina como en toda América Latina, mereció que su principal referente, Adolfo Pérez Esquivel, recibiera el Premio Nóbel de la Paz en 1980, lo cual significó un fuerte respaldo internacional a las luchas contra el autoritarismo y por la liberación.

En poco tiempo el SERPAJ se extendió hacia el “interior” del país en distintas ciudades y localidades. A partir de 1983, con el comienzo de la denominada “transición democrática” y hasta la actualidad, se acentuaron las tareas para esclarecer los hechos perpetrados por la dictadura militar y sus cómplices. Con la convicción de que la ausencia de Dictadura Militar no significaba de por sí la presencia de Democracia, se profundizaron simultáneamente las tareas de Educación para la Paz y el activismo desde una Cultura de Paz, basadas en el pleno respeto por los Derechos Humanos  y de los pueblos como fundamentos de una verdadera democracia.

Hoy en día, el Servicio de Paz Y Justicia Argentina se desempeña a través de equipos de trabajo locales, focalizados en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Municipios del Gran Buenos Aires, Córdoba, Misiones y contactos en distintas provincias del país,  emprende sus diversas actividades de forma articulada con organizaciones sociales (sindicales, religiosas, comunitarias, estudiantiles, multisectoriales, indígenas) a fin de expandir y potenciar su aporte en todo el territorio nacional y continental.

Actualmente existen Secretariados Nacionales, en Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, México, Nicaragua, Brasil, Panamá, Paraguay y Uruguay. Y por su constante labor a favor de una Cultura de Paz, Derechos Humanos y de los Pueblos, el SERPAJ es  miembro consultivo del Consejo Económico y Social de Naciones Unidas y es entidad consultiva de UNESCO como organización de tercer grado. Además también recibió el Premio UNESCO “Educación para la Paz” (1987), Premio ONU “Mensajeros de la Paz” (1988), Reconocimiento Amigos de la ONU “Común Unidad” (1995) y recientemente fue declarado parte de la “Memoria del Mundo” por la UNESCO junto a otros organismos de DDHH (2007).

Como Organismo de Derechos Humanos, sigue trabajando, a casi 40 años de su nacimiento junto a otras organizaciones de Derechos Humanos y amplios sectores de la sociedad argentina, contribuyendo de forma decisiva en las investigaciones y denuncias para lograr Memoria, Verdad y Justicia sobre los hechos del pasado y del presente.

 

WWW.SERPAJ.ORG

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.

Sígueme en Twitter

Sígueme en Facebook