Mural en la Iglesia Santa Cruz

Adolfo Pérez Esquivel elaboró en homenaje a la Iglesia de la Santa Cruz, fuertemente comprometida con la resistencia contra la última dictadura Argentina, el mural que denominó: “Y lo reconocieron al partir el Pan… Pinceladas sobre un pueblo que confiando en la fuerza del amor sigue buscando la Justicia y la Verdad”.

La presentación de la obra se realizó en el marco del debate sobre los juicios por delitos de lesa humanidad en la voz de Ana María Careaga, directora del Instituto del Espacio para la Memoria (IEM), Jorge Auat, el titular de la Unidad Fiscal de

Coordinación y Seguimiento de las Causas por Violaciones a los Derechos Humanos Cometidas durante el Terrorismo de Estado, y el padre Bernardo Hughes.

Juntos analizaron los avances realizados y la actualidad de esas causas remarcando que lo fundamental no son los expedientes sino también la reconstrucción histórica del sueño truncado.

“Mientras los represores continúan invocando la guerra como último recurso para banalizar la muerte en nombre del progreso, este mural nos brinda un testimonio de vida, de nuestra historia de lucha, solidaridad y esperanzas. No sólo hay que finalizar los juicios sino dar continuidad a esos sueños golpeados pero no derrotados.”

En la obra de aproximadamente 6 metros de largo, el Premio Nobel hizo una recuperación de grandes luchadores por la paz y una resignificación de simbólicas figuras religiosas, nacionales y latinoamericanas desde una óptica popular y participativa.

El mural se puede visitar en la Casa de Nazaret situada en Carlos Calvo 3121, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Sígueme en Twitter

Sígueme en Facebook

Adhiere a la campaña

República Argentina

Adhiere a la campaña

Academia Internacional de Ciencias Ambientales

Apoya la creación del Tribunal Penal Internacional del Medio Ambiente