Premio Nobel de la Paz celebra y analiza cumbre CELAC 2015

Ante la inminente tercera Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, CELAC, a realizarse los días 28 y 29 de enero de 2015, Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz y presidente de la organización latinoamericana Servicio Paz y Justicia, resaltó los aspectos positivos de la misma y los desafíos inmediatos que debe abordar.

“Sin dudas la CELAC es una de las iniciativas más importantes de los últimos 200 años en Nuestra América. Es una expresión inequívoca de integración de nuestros 33 países latinoamericanos y caribeños al servicio de la paz y la vida en el mundo” destacó el referente social argentino y aclaró “pero para que la CELAC sea una realidad debe establecerse un plan de acción que la materialice en acciones concretas”.

En este sentido destacó algunos aspectos que no pueden faltar: ” Debemos atender las necesidades concretas de nuestros países como el caso de Colombia y los diálogos de paz. Cuidar y continuar lo logrado hasta ahora, se trata del conflicto más antiguo de nuestro continente y es hora de poner fin a tanto sufrimiento. También el caso del reclamo histórico de Bolivia por una salida al mar, entre otros temas de primaria importancia”.

Pero también hizo mención de algunos temas que involucran a toda la región y sobre los cuales consideró que “la CELAC debe tener una agenda clara y efectiva”, como son el rechazo a las bases y operativos militares de EEUU, el deber de poner fin a la ocupación militar latinoamericana en Haití, de apoyar a Cuba para el fin del bloqueo de EEUU, y de defender la cuestión Malvinas.

Sobre este último punto, y a meses de cumplirse  50 años de la Resolución Nº 2065 de la ONU que incluyó a las Malvinas en el proceso internacional de descolonización, el Premio Nobel de la Paz mencionó que “el único riesgo nuclear que tienen hoy América Latina y el Caribe, primera zona del mundo autoproclamada libre de armas atómicas, es la ilegal e ilegítima base de la OTAN en nuestras Islas Malvinas”. A lo que agregó “hace 50 años que la cuestión Malvinas dejó de ser un problema de dos países, hoy más que nunca involucra la lucha humanitaria por la soberanía, la seguridad y la paz internacional”.

Sígueme en Twitter

Sígueme en Facebook