Entradas con la etiqueta ‘refugiados’

Los desaparecidos en el mar Mediterráneo

Las pateras navegan sin rumbo en el Mediterráneo sin horizontes ciertos, a bordo cientos de personas tienen un objetivo común: huir de la guerra, del hambre, la miseria, de las bombas y atentados que los acosan día y noche sin piedad. El miedo, la angustia los lleva a lanzarse al mar en un viaje riesgoso con destino incierto, la brújula señala el rumbo de la tragedia humana, el dolor y sufrimiento de horizontes inalcanzables.

Europa y potencias como EEUU, Canadá y Australia no saben, no quieren, enfrentarse al drama que ellos mismos desataron. No reconocen que fueron los artífices de las guerras en el Oriente Medio, que son los responsables de armar grupos de combatientes insurgentes para utilizarlos en su propio interés económico, estratégico y político en la región.

Los grandes centros del poder, con el complejo industrial militar, buscan afirmar su hegemonía mundial y utilizan la violencia y todos los medios posibles, como las drogas, para financiar las guerras y manipular la vida de los pueblos.

Las invasiones contra Irak, Afganistan, Siria y Libia, la interminable colonización de Israel a Palestina, vienen provocando los mal llamados “daños colaterales”, mientras las potencias responsables ignoran y justifican lo injustificable.

Al iniciar la década los pueblos árabes se pusieron de pie, asumieron la resistencia, y reclamaron sus derechos a la democracia, autodeterminación y soberanía. Fueron momentos de esperanza para la humanidad.

Ese caminar fue frustrado por el intervencionismo militar de las grandes potencias, que buscaron apropiarse de los bienes y recursos de los pueblos, y derrumbaron sus esperanzas y esfuerzos convirtiendo la “primavera” en un “infierno árabe”, donde el horror no tiene límites y lleva a miles de personas a huir de sus tierras dejando sus pertenencias y afectos.

Más de 10 mil personas desaparecieron en el Mar Mediterráneo, sólo queda el olor a muerte y la desesperación de seres humanos, de rostros y miradas que no alcanzarán a ver horizontes de vida. Hay miles de voces silenciadas en las profundidades del mar, donde no se dejan huellas.

Mientras, los gobiernos responsables de las guerras buscan justificar para discriminar, expulsar, levantar muros y encerrar a los refugiados en islas como si fueran leprosos y seres indeseables. Cierran sus puertas y sus oídos a quienes piden Misericordia.

Entre esas voces se siente la fuerza y testimonio del Papa Francisco junto a los más pobres y necesitados. Como sus palabras van acompañadas de hechos, viajó a la Isla de Lampedusa, Italia, y en Lesbos, Grecia, para acompañar a los refugiados. Así como también los recibió en el Vaticano y les dió cobijo.

Argentina está aceptando 3000 refugiados para colaborar en estas tareas solidarias necesarias. Pero si no hay voluntad política y decisión de las grandes potencias de encontrar alternativas para poner fin a las guerras en la región, las muertes y sufrimiento de los pueblos aumentarán generando una escalada de guerras con consecuencias imprevisibles. El mar Mediterráneo se está transformado en la fosa común de miles de refugiados y en el mar no se dejan huellas.

Es urgente que la comunidad internacional, la ONU, el Parlamento Europeo, y países como EEUU, Rusia y China actúen con mirada humanitaria para detener la violencia en la región.

La Paz no es pasividad ni ausencia del conflicto, es una dinámica permanente de relaciones entre las personas y los pueblos. Es urgente que la comunidad internacional deje de ser espectadora y se asuma como protagonista, que su voz se escuche y reclame terminar con las guerras e invasiones que afectan al Medio Oriente, para terminar con este drama que nos duele a todos y todas.
Adolfo Pérez Esquivel

Publicado en Il Manifesto: http://ilmanifesto.info/i-desaparecidos-nel-mediterraneo/

Carta de Pérez Esquivel al Embajador de Francia

Todos somos inmigrantes y refugiados

(Bs. As., 15/09/2015) Millones de inmigrantes, niños y sus familias huyen del horror de la guerra y el hambre, buscando un lugar en el mundo que los reciba.

Vemos con preocupación a una Europa que reacciona de la peor manera, frente a la oleada de refugiados, discriminando y violentándolos y mirando impasible a los miles que mueren en la mar.

Sólo la memoria continúa penando los dolores del horror que viven millones de seres humanos que ambulan sin destino alguno.

Los europeos deben hacer memoria de su propia historia cuando buscaron nuevos horizontes de vida en otros países y fueron recibidos solidariamente

Los señores de la muerte provocan las guerras y los dirigentes políticos son funcionales y cómplices del complejo industrial militar y necesitan generar guerras y justificar lo injustificable, provocar invasiones levantando conflictos en el mundo y su estrategia en los medios de comunicación son las mentiras, la madre de todas las violencias para justificar el horror;  son al igual que el aprendiz de hechicero que no puede controlar el aquelarre  de la violencia contra  los  pueblos donde muchos perdieron el aliento del alma,  dejando sus esperanzas y  su vida  en la mar,  donde no dejan huellas las miles de víctimas con destinos frustrados.

Los responsables del horror y la muerte, no reconocer su obra siniestra; recordemos algunos de ellas: El ataque a las torres gemelas, las mentiras de las armas de destrucción masiva de Irak; el avión fantasma contra el Pentágono; todo sirve para justificar las invasiones y apropiarse de los recursos energéticos, como el petróleo y de la región

Son los mismos que desataron las guerras en Afganistán, Irak, Libia y Siria y la interminable guerra entre Israel y Palestina.

“La primavera árabe” fue una bocanada de aire fresco de libertad y fuerza de los pueblos por su autodeterminación y soberanía, buscaron recuperar la participación social, cultural y política, todos esos ideales fueron devastados y traicionados, terminando siendo el “infierno árabe”

Es necesario que Europa, EEUU. Rusia y otros países del Este   abran su mente y corazón a los miles de inmigrantes, y no dejarse dominar por la xenofobia y el racismo

América Latina, Canadá y otros continentes tienen que desarrollar la solidaridad y recibir a quienes necesitan de una mano fraterna y amiga.

Escuchen el clamor de los pueblos que nos cuestionan e interpelan y esos hermanos y hermanas que necesitan encontrar un destino digno y que a los niños no les roben la vida y la sonrisa de esperanza.

No hay que olvidar que recogemos lo que sembramos; debemos tener presente quienes provocaron las guerras y hoy rechazan con violencia a losa refugiados.

Las Naciones Unidas e organizaciones internacionales y nacionales deben actuar con rapidez y generar espacios de acogida a los miles de refugiados.

El ACNUR viene realizando una obra extraordinaria, pero su accionar no es suficiente, necesita de la solidaridad internacional para atender la demanda humanitaria de miles de millones de refugiados que buscan huir de las guerras y el hambre y encontrar un destino de paz.

Adolfo Pérez Esquivel

Premio Nobel de la Paz

Sígueme en Twitter

Sígueme en Facebook