Entradas con la etiqueta ‘pope’

Ponencia de Adolfo Pérez Esquivel en el encuentro internacional “Perspectivas para un mundo libre de armas nucleares” organizado por el Vaticano

En el marco del encuentro internacional sobre desarme titulada “Perspectivas para un mundo libre de armas nucleares y para un desarme integral” que organizó el Vaticano el 10 y 11 de noviembre de 2017, que reunió a 11 Premios Nobel de la Paz, el Premio Nobel argentino, Adolfo Pérez Esquivel, expuso ante la audiencia su mirada sobre la temática desde una perspectiva latinoamericana. Aquí el resumen de su discurso:

Por el desarme de la injusticia

Estamos frente a grandes desafíos en el siglo XXI. El fin de la guerra fría parecía ofrecer la posibilidad de una significativa reducción de los gastos de defensa, que podían eventualmente ser usados para la reestructuración de un orden internacional más equitativo entre los países del Norte, capitalista desarrollado y los países del Sur subdesarrollo y dependiente.

Una visión idílica e ingenua del proceso de globalización auguraba que los procesos de integración de bloques regionales tendían a desactivar viejas amenazas e hipótesis de conflictos, hecho que favorecía la reducción de los gastos en defensa y en particular de los destinados a la producción de armamentos.

El nuevo orden internacional, o mejor dicho el orden de injusticias institucionalizado, ha generado un contexto de mayor incertidumbre y de menor capacidad de regular conflictos nacionales y regionales que pueden detonar y en muchos casos derivaron en intervenciones militares lideradas por las grandes potencias.

Las intervenciones militares contra Irak permiten evaluar las injerencias de las grandes potencias en la destrucción de un país. He estado en Irak después de la operación Tormenta del Desierto y he visto en refugios antiaéreos las imágenes de población civil que fueron desintegradas por misiles y sus sombras quedaron impresas en las paredes.
Leer el resto de esta entrada »

Los desaparecidos en el mar Mediterráneo

Las pateras navegan sin rumbo en el Mediterráneo sin horizontes ciertos, a bordo cientos de personas tienen un objetivo común: huir de la guerra, del hambre, la miseria, de las bombas y atentados que los acosan día y noche sin piedad. El miedo, la angustia los lleva a lanzarse al mar en un viaje riesgoso con destino incierto, la brújula señala el rumbo de la tragedia humana, el dolor y sufrimiento de horizontes inalcanzables.

Europa y potencias como EEUU, Canadá y Australia no saben, no quieren, enfrentarse al drama que ellos mismos desataron. No reconocen que fueron los artífices de las guerras en el Oriente Medio, que son los responsables de armar grupos de combatientes insurgentes para utilizarlos en su propio interés económico, estratégico y político en la región.

Los grandes centros del poder, con el complejo industrial militar, buscan afirmar su hegemonía mundial y utilizan la violencia y todos los medios posibles, como las drogas, para financiar las guerras y manipular la vida de los pueblos.

Las invasiones contra Irak, Afganistan, Siria y Libia, la interminable colonización de Israel a Palestina, vienen provocando los mal llamados “daños colaterales”, mientras las potencias responsables ignoran y justifican lo injustificable.

Al iniciar la década los pueblos árabes se pusieron de pie, asumieron la resistencia, y reclamaron sus derechos a la democracia, autodeterminación y soberanía. Fueron momentos de esperanza para la humanidad.

Ese caminar fue frustrado por el intervencionismo militar de las grandes potencias, que buscaron apropiarse de los bienes y recursos de los pueblos, y derrumbaron sus esperanzas y esfuerzos convirtiendo la “primavera” en un “infierno árabe”, donde el horror no tiene límites y lleva a miles de personas a huir de sus tierras dejando sus pertenencias y afectos.

Más de 10 mil personas desaparecieron en el Mar Mediterráneo, sólo queda el olor a muerte y la desesperación de seres humanos, de rostros y miradas que no alcanzarán a ver horizontes de vida. Hay miles de voces silenciadas en las profundidades del mar, donde no se dejan huellas.

Mientras, los gobiernos responsables de las guerras buscan justificar para discriminar, expulsar, levantar muros y encerrar a los refugiados en islas como si fueran leprosos y seres indeseables. Cierran sus puertas y sus oídos a quienes piden Misericordia.

Entre esas voces se siente la fuerza y testimonio del Papa Francisco junto a los más pobres y necesitados. Como sus palabras van acompañadas de hechos, viajó a la Isla de Lampedusa, Italia, y en Lesbos, Grecia, para acompañar a los refugiados. Así como también los recibió en el Vaticano y les dió cobijo.

Argentina está aceptando 3000 refugiados para colaborar en estas tareas solidarias necesarias. Pero si no hay voluntad política y decisión de las grandes potencias de encontrar alternativas para poner fin a las guerras en la región, las muertes y sufrimiento de los pueblos aumentarán generando una escalada de guerras con consecuencias imprevisibles. El mar Mediterráneo se está transformado en la fosa común de miles de refugiados y en el mar no se dejan huellas.

Es urgente que la comunidad internacional, la ONU, el Parlamento Europeo, y países como EEUU, Rusia y China actúen con mirada humanitaria para detener la violencia en la región.

La Paz no es pasividad ni ausencia del conflicto, es una dinámica permanente de relaciones entre las personas y los pueblos. Es urgente que la comunidad internacional deje de ser espectadora y se asuma como protagonista, que su voz se escuche y reclame terminar con las guerras e invasiones que afectan al Medio Oriente, para terminar con este drama que nos duele a todos y todas.
Adolfo Pérez Esquivel

Publicado en Il Manifesto: http://ilmanifesto.info/i-desaparecidos-nel-mediterraneo/

Para quienes mandan a callar al papa Francisco

Recientemente hemos escuchado diversas expresiones de dirigentes de la alianza Cambiemos y de socios colaterales indignarse con el papa Francisco por sus presuntas intervenciones en política interna. Más aún, el coro llamaba a callar al Santo Padre, que al parecer puede intervenir por la paz en Siria, reconocer el Estado palestino, denunciar el narcotráfico y la violencia en México, interpelar a la Unión Europea para que asuma responsabilidades solidarias con el drama de los refugiados, por citar sólo algunos ejemplos, pero según ellos no puede emitir gesto alguno sobre su propio país.

Quisiera recordar que cuando fuimos a ver a Francisco con el qarashe qom Félix Díaz, también el oficialismo de entonces habló de intervención en asuntos internos del Santo Padre y nos acusó de ser financiados en el viaje por el multimedios Clarín, nada más equívoco dado que fuimos con el apoyo de la orden de los Pasionistas. En ese entonces las comunidades aprobaron el viaje para lograr interpelar al gobierno de entonces a que atendiera las demandas de los pueblos originarios, y para frenar las intimidaciones de la que era objeto la comunidad qom de parte del gobierno formoseño.

Ahora, con un nuevo gobierno que proclama su voluntad de diálogo, aparecen nuevas soberbias, aún peores que las anteriores, donde descuentan tener asegurado el “paraíso eterno” y erigidos en fiscales de la república mandan a callar al Papa. En actitud patoteril, procuran cobertura mediática para disciplinar a los obispos locales y deslegitimar la prédica del propio Francisco.

Se llegó a acusar al Santo Padre de empoderar a los violentos, por un gesto de misericordia como enviarle un rosario a la Diputada del Parlasur Milagro Sala. Si algo caracteriza al actual pontífice, es su compromiso por la paz y la justicia, por el diálogo y la concordia de los pueblos. Los “republicanistas” debieran tratar de ser coherentes con su prédica de diálogo. Debieran empezar por no judicializar la protesta social que sus políticas están generando. La detención de Sala es un caso testigo de judicialización de la protesta, una causa plagada de irregularidades, por lo cual debería ser liberada de inmediato. Si existen otras acusaciones vinculadas al manejo de planes financiados con fondos públicos, debieran ser tramitadas con el debido proceso. Todos queremos transparencia en el manejo de los fondos públicos; de existir irregularidades, el Estado dispone de muchas instancias y herramientas para poder intervenir. El gobierno jujeño, al judicializar la protesta social y a la vez denunciar presuntos delitos mezcló no inocentemente ambos temas, lo cual ha permitido que opere una fuerte ofensiva mediática asociando violencia y corrupción con los movimientos sociales en su totalidad. En la lucha contra la corrupción nos encontraremos unidos todos los argentinos de bien, en la judicialización de la protesta estarán sólo los que no quieren la justicia y el respeto del derecho de los pueblos en nuestro país.

Si verdaderamente quieren avanzar en una cultura de diálogo, donde se respete la pluralidad y diversas de opiniones, debieran empezar a comprender que toda la prédica del papa Francisco parte de la comprensión del evangelio desde la opción preferencial de los pobres, los humildes y excluidos del sistema. Si sus intervenciones pueden interpelar a diversos gobiernos del mundo y de nuestro país, será para que se tome conciencia en pos de una sociedad justa y fraterna para todas y todos.

Sería bueno que varios funcionarios actuales, que han leído algo de budismo, reciban los llamados de atención para que logren el “súbito despertar” y se enteren de que para lograr la pobreza cero deben tomar el camino contrario al que adoptaron. En ese caso las protestas sociales quedarán en el camino porque se habrán realizado la justicia y el bienestar para nuestro pueblo.

*Premio Nobel de la Paz.Presidente del Serpaj y de la Comisión Provincial por la Memoria.

Publicado en el Diario Perfil el día domingo 13 de marzo de 2016.

Carta de Pérez Esquivel a Obama por su visita a la Argentina el 24 de marzo / Letter from Pérez Esquivel to Barack Obama in ocassion of his travel to Argentina on march 24 / Lettre d’Adolfo Pérez Esquivel à Obama.

ENGLISH VERSION

Buenos Aires, 2 de marzo de 2016

Presidente de los Estados Unidos de América
Sr. Barack H. Obama

Recibe el fraterno saludo de Paz y Bien

En estos días nos enteramos que realizarás un histórico viaje a Cuba y luego vendrás a la Argentina, para estrechar lazos de cooperación con el gobierno recién electo.

Seguimos muy de cerca los avances positivos que, de la mano del Papa Francisco, han permitido abrir las puertas a la esperanza y al diálogo entre el pueblo de Cuba y de Estados Unidos. Bien sabes que queda un largo camino a recorrer hasta lograr el levantamiento del bloqueo y el cierre de la base militar que tu país mantiene en Guantánamo, donde se violan los derechos humanos de los prisioneros, sin juicios y sin posibilidades de alcanzar la libertad. Esperamos que logres hacerlo, a pesar de la fuerte oposición que encuentras en el Congreso de tu país.

En la carta que me enviaste el año pasado, a diferencia de otros antecesores tuyos, has reconocido que tu país viola derechos humanos y has mencionado tu voluntad de “llevar este capítulo de la historia de Estados Unidos a su final”.

Por eso es importante que sepas que no vienes a la Argentina en cualquier momento. En 1976, mientras tu tenías tan solo 14 años y tu país festejaba dos siglos de su independencia, nosotros comenzábamos el período más trágico de nuestra historia, con la instauración de un terrorismo de estado que sometió a nuestro pueblo a la persecución, la tortura, la muerte y las desapariciones para quitarle su derecho a la libertad, independencia y la soberanía.

Te escribo como sobreviviente de ese horror que, como muchos otros, fuimos víctimas de persecución, cárcel y torturas por defender los derechos humanos frente a las dictaduras latinoamericanas que impusieron la Doctrina de la Seguridad Nacional y de la “Operación Cóndor”, con el financiamiento, adoctrinamiento y coordinación de Estados Unidos. Fue por esa lucha colectiva que me otorgaron el Premio Nobel de la Paz y lo asumí en nombre de los pueblos de América Latina.

Mientras Estados Unidos formaba a las Fuerzas Armadas latinoamericanas en la Escuela de las Américas (SOA) en tácticas de tortura y secuestros. Aquí promovía con elites locales, políticas neoliberales que destruyeron la capacidad productiva del país e impusieron una deuda externa ilegal e ilegítima. A la vez que denunciamos ese accionar, también reconocimos la solidaridad del pueblo Estados Unidos y, aunque fueran una excepción, del Ex Presidente Jimmy Carter y la Secretaria de Derechos Humanos, Patricia Derian, que denunciaron el accionar de la dictadura.

Tu vendrás a mi país en el Día Nacional de la Memoria, por la Verdad y la Justicia, el mismo día en que se cumplen 40 años de la última dictadura genocida de Argentina, y en el año en que se cumplen 200 años de nuestra independencia nacional. Ciertamente no puedes desconocer que tu país tiene muchas deudas pendientes con el nuestro y con muchos otros.
Leer el resto de esta entrada »

Sígueme en Twitter

Sígueme en Facebook