Entradas con la etiqueta ‘pobreza’

Paz, Pan, Tierra, Techo y Trabajo

El Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, participó del acto de cierre de la marcha de organizaciones sociales, sindicales y sectores de la iglesia, reclamando “Paz, Pan, Tierra, Techo y Trabajo”, que recorrió 13 kilómetros, desde el santuario de San Cayetano a la Plaza de Mayo.

Junto a la Madre de Plaza de Mayo, Nora Cortiñas, el titular del Serpaj remarcó la importancia de la plaza llena para exigir al gobierno nacional que cambie sus políticas: “Sólo en este año el gobierno ha generado 5 millones de nuevos pobres y la situación está cada vez más grave. No puede avanzar el hambre en nuestro país, el hambre es un crímen”, y agregó “las palabras del Papa Francisco de Techo, Tierra y Trabajo son consignas de lucha que defenderemos día a día”.

 

Adiós mango ingrato te vas y me dejas pato

 

Haciendo memoria recordé que hace unos años en la verdulería del barrio, me dieron de vuelto un billete de 2 pesos, moneda nacional de curso legal”. que tenía escrito con bolígrafo una frase que decía: “Adiós mango ingrato te vas y me dejas pato”; lo conservé durante varios años.

No resulta fácil vivir en este país donde “con la promesa del futuro sacrifican el presente”, y donde el mango ingrato se va y nos deja pato.

El peligro está latente. A seis meses del gobierno de Cambiemos nos preocupa que no hay una flor y eso es grave. La política de Cambiemos prioriza el capital financiero por sobre la vida del pueblo. La promesa electoral de “Pobreza 0” se convirtió en la política de “Impuestos 0” para los ricos, mientras no para de crear millones de nuevos argentinos empobrecidos, y veta la ley antidespidos para continuar fomentando más despidos.

El gobierno no encontró al país tan enmarañado como dice que lo encontró, y sus flamantes acusaciones de corrupción offshore no tienen nada que envidiarle al anterior. Se decidió al pago de la deuda externa y eterna, inmoral e injusta a los “fondos buitres”, que compraron por nada y quieren todo. Y además ya contrajo de una vez una cantidad exhorbitante de deuda externa. Como no se ha conocido nunca en nuestra historia.

También indigna ver como desfinancian universidades y cierran centros educativos como las orquestas juveniles. Era un avance y orgullo nacional e internacional, que los chicos aprendisen música que les permitiese integrarse y soñar con un mundo mejor y hacerlo realidad. La decisión de dejar a más de 3 mil docentes sin trabajo y silenciar las orquestas en el país, es silenciar el alma y la esperanza de más de 20 mil chicos y chicas.

La gran inversión de un país es la educación como práctica de la libertad, de la conciencia crítica y valores, los profesionales, científicos, técnicos, artistas y trabajadores deben ser apoyados por el Estado.

Como si fuera poco se silencian voces de medios de comunicación y periodistas que pueden ser discordantes con el gobierno. Nos llevan a lo peor del pensamiento único. Hay que tener presente que la riqueza de los pueblos es la diversidad y no la uniformidad. El pueblo no puede someterse al monocultivo de las mentes, ya pasamos eso y es necesario recordar que en los monocultivos no hay pájaros, abejas, mariposas, sapos porque han matado la biodiversidad.

Estamos en un país donde siempre se comienza y nada se termina. No es cierto que lo que hizo el gobierno anterior no sirve para el gobierno actúal. No todo lo que hizo el gobierno anterior fue negativo, hay que separar la paja del trigo.

La democracia es un camino a construir con la participación del pueblo que es el gran maestro y constructor de la historia.

Adolfo Pérez Esquivel

El Pueblo Argentino y sus banderas. A un mes de “Cambiemos”.

Los derechos humanos y la democracia son valores indivisibles, por eso nuestros presidentes suelen asumir los 10 de diciembre, día en que se conmemora el día universal de los Derechos Humanos.

Ha sido una lástima que el Presidente de la nueva administración del Poder Ejecutivo no haya mencionado ni una sola vez en su discurso a los derechos humanos -entre otros olvidos intencionados- y sólo haya mencionado lo humano como “recursos”.

El frente de partidos que deja el gobierno tuvo en tres gestiones una gran oportunidad para desmontar la herencia neoliberal y, si bien avanzó en algunos aspectos, no supo, no pudo o no quizo según los casos, desmontar esa herencia y avanzar en un proceso de emancipación nacional y social como sí sucedió en otros países de la región. Su discurso muchas veces contrastaba con sus actos y alianzas (corporaciones mineras, del agro, petroleras y financieras), mientras consolidaba un estilo de confrontación y polarización que le fue quitando apoyo en ciertos sectores sociales, culminando en el primer balotaje de la Argentina.

Luego de esto, a pesar de haber perdido, el FPV no ha hecho pública ninguna autocrítica de por qué pasó lo que pasó. Paradójicamente, no haber reconocido ningún error en 12 años puede tener mucho que ver con este desenlace: que por primera vez una coalición de derecha asuma el poder a través de elecciones libres y abiertas.

El pueblo evaluará las decisiones tomadas en base a las promesas de campaña, sus derechos, necesidades y lo que vaya mostrando la realidad. Mientras tanto, lo que vemos en este primer mes, son iniciativas muy preocupantes que atentan contra los trabajadores, las instituciones y derechos básicos para cualquier democracia.

Durante la campaña, la coalición electa “Cambiemos” puso mucho énfasis en respetar las instituciones y la república. Sin embargo, en menos de una semana pisoteó su propio relato republicanista con una aluvión de Decretos de Necesidad y Urgencia, que no tienen nada de necesarios ni de urgentes, con el fin de sortear el debate de nuestros representantes en el Congreso, sabiendo que se puede convocar a sesiones extraordinarias. Leer el resto de esta entrada »

El dedo, la luna y los idiotas

Publicado en el diario Perfil el domingo 20 de septiembre de 2015.

Un proverbio chino dice: “Cuando el dedo apunta a la luna, el idiota mira el dedo”.
Todo indica que en Argentina estamos ante esta situación de no querer ver la realidad, y muchos son o se hacen los idiotas mirando el dedo y no los problemas que vive el país.
De otra manera no se puede entender que el Indec intervenido haya dejado de calcular la pobreza del país para permitirnos saber qué sucede con los argentinos. Aníbal Fernández lo expresó con mucha claridad: “El Estado no está para contar pobres”. O en otras palabras, le cortamos el dedo al organismo estatal encargado de señalar la luna.
Mientras tanto, algunos funcionarios en Formosa arremeten con insultos contra Carlos Tevez –alguien que no necesita que le cuenten la pobreza– por señalar que grandes sectores de esa provincia viven en la pobreza. Una vez más, la luna no se debe señalar.
Lo mismo sucede con la muerte de niños por desnutrición en varias provincias. Hechos que hablan por sí mismos de que la AUH y los planes de vacunación no son suficientes para la pobreza estructural.
Cuando se trata de los pueblos originarios, el gobierno nacional y algunos provinciales desconocen la Constitución nacional, el Convenio 169 de la OIT y la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El clamor de estos pueblos no es escuchado cuando reclaman los territorios que les han quitado, ni cuando piden caminos, escuelas bilingües y políticas sanitarias para las comunidades. Salvo raras excepciones, critican al dedo que no es condescendiente con sus intereses, mientras gobiernos como el de Gildo Insfrán imponen su política autoritaria de señor feudal, reprimen violentamente a las comunidades indígenas y les quitan sus territorios con la complicidad del gobierno nacional.
Los pueblos luchan por sus derechos, su identidad y valores,
y no quieren prebendas ni asistencialismo, ni ser utilizados ni manipulados políticamente por las autoridades. La gravedad de la situación los llevó una vez más a hacer el acampe en Av. De Mayo y Av. 9 de Julio y llevan hasta la fecha siete meses de espera y reclamos, sin resultado alguno.
Tanto la Presidenta, como el gobernador de Formosa, como el INAI –Instituto Nacional de Asuntos Indígenas– lo único que hacen es mirar el dedo, y siguen su política de reprimir, poniendo en evidencia el racismo, la exclusión social y la violencia institucional.
Hasta la fecha la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación convocó a dos reuniones con resultado cero, para tratar de resolver el conflicto. Esos encuentros, semejantes al cuento del arbolito, sólo buscaron el desgaste de los indígenas y ganar tiempo sin lograr avance alguno y que el problema lo asuma el gobierno que sigue.
Pero los gobiernos pasan y los pueblos quedan. Los pueblos originarios continúan y están dispuestos a continuar la resistencia no violenta y permanecer el tiempo necesario hasta lograr sus objetivos.
Es urgente que otros poderes del Estado se manifiesten sobre la situación que viven los quom, los pilagá, los wichis y los guaraníes. Se han reclamado audiencias públicas sobre la situación de violencia social y estructural que viven esos pueblos en las provincias del país.
No es posible continuar con la actual situación de violencia a que son sometidos los pueblos originarios. Es triste ver que en la campaña electoral los candidatos no tienen en sus propuestas a los pueblos originarios. Continúan viendo el dedo y no la luna, y se hacen los idiotas.
Pero siempre existe la esperanza y la capacidad solidaria del pueblo en apoyar y acompañar las causas justas.
Es necesario pasar de una democracia delegativa a una democracia participativa. Los gobernantes y funcionarios, como los dirigentes políticos, tienen que saber que lo que siembran recogen. Si la democracia es derecho e igualdad para todos y todas, debe serlo para todos y todas, y con prioridad en los más vulnerables.

Adolfo Pérez Esquivel

Premio Nobel de la Paz

Sígueme en Twitter

Sígueme en Facebook