Entradas con la etiqueta ‘ley de medios’

El Pueblo Argentino y sus banderas. A un mes de “Cambiemos”.

Los derechos humanos y la democracia son valores indivisibles, por eso nuestros presidentes suelen asumir los 10 de diciembre, día en que se conmemora el día universal de los Derechos Humanos.

Ha sido una lástima que el Presidente de la nueva administración del Poder Ejecutivo no haya mencionado ni una sola vez en su discurso a los derechos humanos -entre otros olvidos intencionados- y sólo haya mencionado lo humano como “recursos”.

El frente de partidos que deja el gobierno tuvo en tres gestiones una gran oportunidad para desmontar la herencia neoliberal y, si bien avanzó en algunos aspectos, no supo, no pudo o no quizo según los casos, desmontar esa herencia y avanzar en un proceso de emancipación nacional y social como sí sucedió en otros países de la región. Su discurso muchas veces contrastaba con sus actos y alianzas (corporaciones mineras, del agro, petroleras y financieras), mientras consolidaba un estilo de confrontación y polarización que le fue quitando apoyo en ciertos sectores sociales, culminando en el primer balotaje de la Argentina.

Luego de esto, a pesar de haber perdido, el FPV no ha hecho pública ninguna autocrítica de por qué pasó lo que pasó. Paradójicamente, no haber reconocido ningún error en 12 años puede tener mucho que ver con este desenlace: que por primera vez una coalición de derecha asuma el poder a través de elecciones libres y abiertas.

El pueblo evaluará las decisiones tomadas en base a las promesas de campaña, sus derechos, necesidades y lo que vaya mostrando la realidad. Mientras tanto, lo que vemos en este primer mes, son iniciativas muy preocupantes que atentan contra los trabajadores, las instituciones y derechos básicos para cualquier democracia.

Durante la campaña, la coalición electa “Cambiemos” puso mucho énfasis en respetar las instituciones y la república. Sin embargo, en menos de una semana pisoteó su propio relato republicanista con una aluvión de Decretos de Necesidad y Urgencia, que no tienen nada de necesarios ni de urgentes, con el fin de sortear el debate de nuestros representantes en el Congreso, sabiendo que se puede convocar a sesiones extraordinarias. Leer el resto de esta entrada »

En la ley de medios parece no haber términos medios

Buenos Aires, 10 de diciembre del 2012

La decisión del gobierno de sancionar la Ley de Medios ayuda a lograr la democratización de la información hoy en manos de los monopolios informativos como el Grupo Clarín y otras corporaciones, que concentran la información.

Esta Ley la he apoyado y apoyo públicamente, porque es un logro de gran importancia en bien del pueblo argentino. Es una decisión que todos debieran apoyar, más allá de las diferencias que puedan o no tener con el gobierno nacional.
Una cosa son los opositores a todo lo que hace el gobierno, que no aceptan nada de los avances sociales, culturales, políticos y económicos y buscan deteriorarlo de cualquier forma y desestabilizarlo. Y otra son los sectores que consideran necesario apoyar los avances y logros del gobierno desde una posición crítica, que ayude al fortalecimiento de la democracia y a la vigencia de los derechos humanos desde su integridad y lo hacen desde una posición independiente.
La responsabilidad no es sólo del gobierno nacional, varios gobiernos provinciales asumen políticas contrarias al pueblo, adoptan posiciones más acordes con el feudalismo y autoritarismo que con la democracia, reprimiendo los reclamos sociales y violando los derechos humanos y derechos del pueblo

He señalado que los tiempos del Poder Judicial son distintos a los tiempos del Poder Ejecutivo y sus urgencias, y que deben respetarse la independencia de los poderes nacionales incluido el Poder Legislativo que sancionó la Ley expresando la Voluntad del Pueblo.

Si un juez no actúa con equidad y está sometido a corporaciones judiciales contrarias al Derecho, existen los instrumentos legales como el Consejo de la Magistratura para investigar y sancionarlos por no cumplir con sus funciones.

Esperamos que la Ley de Medios permita la diversidad informativa que nuestro país necesita, en especial la de los sectores sociales más desprotegidos. Y que los pueblos puedan expresarse con voz propia y no se generen otros monopolios informativos.

La gran riqueza de los pueblos es la diversidad y nunca la uniformidad que lleva al monocultivo de las mentes.

Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz

El 10 de diciembre en Argentina

Buenos Aires, 10 de diciembre del 2012

Dos guerras mundiales sembraron la tragedia en los pueblos provocado por las violaciones, los campos de exterminio y las muertes de millones de seres humanos y la destrucción de bienes y recursos. Ese drama llevó a la comunidad internacional a generar un código de conducta, estableciendo bases éticas y principios jurídicos dando nacimiento a la Declaración Universal por los Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Los Estados miembros se comprometieron a respetar y hacer respetar esas instancias, la mayoría de los países firmaron los diversos instrumentos jurídicos, pero algunos  no los han ratificado y se han agrupado para desconocerlos y enmascarar sus intenciones intervencionistas en la vida de otros pueblos.

La humanidad está llegando a un punto de inflexión y cambios profundos y a la necesidad de revisar y fortalecer las bases de los acuerdos establecidos entre las naciones  para  el cumplimiento de los Derechos Humanos y de los Pueblos. En esa dirección fue la Conferencia Mundial de Derechos Humanos de la ONU en Viena en el año 1993, profundizando los derechos de los Pueblos sobre la autodeterminación, el Medio Ambiente y el Desarrollo.

Queda un largo camino por recorrer para encontrar alternativas en  la lucha contra el hambre y la pobreza, en la preservación del Medio Ambiente y el derecho de los pueblos a la paz.

Los últimos gobiernos argentinos asumieron como política de Estado la bandera de los Derechos Humanos escuchando el reclamo histórico de nuestros organismos y del pueblo, por lograr la nulidad de las leyes de impunidad y por dar lugar al derecho de Verdad y Justicia, para llevar adelante los juicios contra los crímenes de lesa humanidad ocurridos durante la dictadura militar.

Sin embargo, vemos que esto no es suficiente frente a la grave situación de  derechos vulnerados que viven los pueblos originarios, hoy reprimidos para arrebatarles sus territorios, y llevados a la marginalidad y la pobreza.

Vemos que esto se relaciona con la expansión de las  fronteras de monocultivos y sus agro-tóxicos, que provocan contaminación y la destrucción de la biodiversidad, expulsando a los pobladores o afectando su salud.

Y que también se persigue y reprime a los pobladores de las zonas mineras, que los gobiernos provinciales no quieren escuchar ni respetar, porque privilegian el capital trasnacional de las empresas mineras, y porque no tienen presentes los daños a la salud de los pobladores y la destrucción de sus producciones regionales por la contaminación del aire y del agua.

Lamentablemente vemos que no se comprenden los derechos humanos desde su integridad, sino que se los acota a la época de la dictadura militar desde el 76 al 83.

Hoy las organizaciones sociales asumen la defensa del medio ambiente y reclaman políticas públicas nacionales y provinciales, que deben ser respetadas y no reprimidas como los casos concretos en la provincia del Chubut, donde los movimientos sociales fueron recientemente reprimidos, o como en Andalgalá y en Famatina, violando el derecho de los pueblos.

Las organizaciones sociales hoy también reclaman que la Ley de Medios sirva para ayudar a los medios pequeños sin fines de lucro, como las televisoras y radios comunitarias.

Porque así como el Grupo Clarín, con apoyo de la Sociedad Interamericana de Prensa, monopoliza y mercantiliza la palabra para defender los intereses de unos pocos presentándose como la “prensa libre”, la Ley de Medios debe ser una herramienta para todos los argentinos, que se aplique sin dañar el equilibrio de poderes y de forma integral, para que realmente democratice la palabra y no reemplace un monopolio por otro.

Todos tenemos derecho a enriquecernos y aprender de las diversas voces de nuestro país y continente.

Por eso este 10 de diciembre, a 64 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, celebramos por un lado los pasos positivos de la humanidad y por otro asumimos el desafío de generar conciencia crítica y valores, en la educación y en preservar la vida y la dignidad de nuestros pueblos.

Los derechos humanos son espacios a construir como valores indivisibles de la democracia.

Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz
Presidente del SERPAJ

Sígueme en Twitter

Sígueme en Facebook