Entradas con la etiqueta ‘lesa humanidad’

Pérez Esquivel: “Netanyahu protege a represores argentinos prófugos”

El Premio Nobel de la Paz argentino, Adolfo Pérez Esquivel, expresó su repudio a la visita a la Argentina del Primer Ministro Israelí, Benjamín Netanyahu. “No sólo él mismo está acusado de haber cometido crímenes de lesa humanidad en la Corte Penal Internacional por matar civiles bombardeando escuelas, hospitales y mezquitas de Palestina, sino que además le brinda protección a un represor de la última dictadura argentina”, dijo en referencia a la negativa que diera Netanyahu en mayo de este año a la solicitud de extraditar a Teodoro Aníbal Gauto (exagente del Batallón 601), prófugo de la justicia argentina y con pedido de captura internacional de Interpol, por estar acusado de haber cometido delitos de lesa humanidad en la última dictadura militar de Argentina.

Con respecto a este asunto, el dirigente de derechos humanos se refirió al Presidente argentino: “Macri tiene la obligación legal y moral de exigir a Israel y Netanyahu la extradición de Teodoro Aníbal Gauto a la Argentina para que sea juzgado por crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura”, y agregó “no me extraña que este Presidente, tan empeñado en desconocer los 30.000 desaparecidos por la dictadura militar, en minimizar la política de DDHH, y desconocer la desaparición forzada de Santiago Maldonado, tenga buenas relaciones con un protector de represores. No es casual que no hablen del terrorismo de Estado”.

Teodoro Aníbal Gauto se encuentra imputado en la causa que lleva el Expte. Nº 16.419 “Arias Duval, Alejandro Agustín; Di Pasqueale, Jorge Hector; Romero Pavón, Carlos María y otros s/homicidio, privación ilegal de la libertad, tormentos y sustracción de menores”. En febrero de 2015 fue encontrado prófugo en Israel protegido por su Ley de Retorno. Ante los medios de ese país Gauto explicó que: “Mientras yo esté en este país (Israel) y medianamente pueda estirar el tema, es decir, jugar con el tema de la extradición, seguiré acá. Si voy a Argentina, me van a encerrar en un calabozo y yo.., obviamente, no estoy preparado para eso”. En mayo de 2017, Benjamín Netanyahu negó el pedido de extradición que había hecho la Argentina en 2015.

 

Beneficio a los represores: suprema vergüenza

El gobierno ha iniciado una campaña de desarmar la política de DDHH. Empezó con funcionarios que cuestionaban la cantidad de desaparecidos y muertos por la dictadura militar, afirmando que el número de desaparecidos era menor, es decir, hicieron que el problema sea poner en duda a los millones de argentinos que decimos que son 30 mil y no el plan sistemático regional de exterminio que afectó a todo el pueblo y a la humanidad. ¿Acaso alguien cuestiona que en los campos de concentración nazi murieron seis millones de judíos? ¿Quién cuestiona que el genocidio armenio cometido por las tropas turcas asesinó a un millón y medio de personas? Sólo los nazis, sólo el Estado turco.

Los desaparecidos son los ausentes siempre presentes. La desaparición es un delito de lesa humanidad que no deja de transcurrir hasta que no aparezcan las personas ausentes. ¿Quién explica a las madres y familiares víctimas de la represión que los genocidas reciban beneficios, cuando hasta la fecha ni siquiera hay arrepentimiento por los crímenes cometidos y no dan información alguna sobre el paradero de sus seres queridos?

La Corte Suprema ha justificado lo injustificable para beneficiar a los represores que cometieron crímenes de lesa humanidad. Por tres votos contra dos, equipararon los crímenes de lesa humanidad con delitos comunes para reducir sus penas. La paradoja es que para los detenidos por estos delitos comunes, no se otorgan los mismos beneficios. Y en paralelo se endurecen las leyes penales y de ejecución para que permanezcan más tiempo detenidos, sosteniendo el discurso de mayor seguridad. Se parte del supuesto de que los represores en libertad, no afectarían la seguridad. No olvidemos la desaparición de Jorge Julio López y las amenazas y hostigamientos a los testigos de los juicios. Leer el resto de esta entrada »

Carta al director del diario La Nación

Buenos Aires, 23 de noviembre de 2015.-

Señor
Director de La Nación
Dr. Bartolomé Mitre

El diario que usted dirige publica el día 23 de noviembre una editorial con el título “No más venganza”, que es una ofensa al pueblo argentino, a su memoria y a las víctimas del terrorismo de Estado.

Ningún organismo de DDHH, ni familiares  buscan venganza, sí, el derecho de Verdad y Justicia frente a los crímenes cometidos de lesa humanidad que deben ser juzgados, que Ud. no puede ignorar no prescriben en el tiempo.

Han transcurrido 40 años de la imposición del terrorismo de Estado a través de la Doctrina de Seguridad Nacional impuesta en todo el continente, con políticas de exterminio a los pueblos, desaparición de personas, de niños, torturas, cárceles  y que en muchos casos hasta el día de hoy se desconoce qué pasó con las víctimas.

Su falta de claridad y mentiras pretende equiparar lo ocurrido en nuestro país con los ataques terroristas realizado por el ISIS en París.

Le hablo como víctima sobreviviente del terrorismo de Estado, detenido y torturado, que sufrió  un vuelo de la muerte el día 5 de mayo de 1977, y se salvó gracias a la solidaridad internacional y que nada tuvo que ver con la violencia de las armas; si con la defensa del Estado de Derecho, de la vida y dignidad de nuestro pueblo y que nunca el periódico que usted dirige tuvo el coraje de defender el derecho del pueblo y hoy ataca pidiendo por aquellos que nunca tuvieron piedad con sus víctimas.

Señala que “La cultura de la venganza ha sido predicada en medios de difusión de Estado y en las escuelas…” Le respondo que la memoria es necesaria para iluminar el presente y que no vuelva nunca más el odio, el revanchismo y la venganza,  pero usted pretende volver a esos tiempos de oscurantismo que vivió nuestra Patria.

Argentina es conocida en el mundo por su avanzado proceso de juicios por crímenes de lesa humanidad, estos crímenes fueron realizados en coordinación con  varias dictaduras de la región y EE.UU. en el denominado “Operativo Cóndor” cometiendo asesinatos, secuestros y desapariciones en diversos países.

El Nunca Más, significa  que nunca más vuelva la impunidad, ni quienes quieren retroceder en los avances de Verdad y Justicia de nuestro pueblo. Y le decimos que no estamos dispuestos a dar ni un paso atrás.

Además de haber sido reconocido internacionalmente con el Nobel de la Paz por la lucha colectiva que hicimos contra esas dictaduras, también fui jurado varios años del Premio de Derechos Humanos que otorga la ciudad de Nuremberg, Alemania, donde se hizo el juicio a los nazis. Allí, los mismos alemanes destacaban a la Argentina como un ejemplo por haber enjuiciado a sus dictadores en tribunales ordinarios y no con un tribunal ad-hoc como sucedió allá.

Argentina es un ejemplo mundial de dignidad en materia de memoria, verdad y justicia y siempre he reconocido que el gobierno saliente ha hecho mucho respecto a ese período. Por eso, la “verdadera vergüenza nacional” no es la que habla su diario, es la que sufren los países que nunca pudieron juzgar a sus dictadores, y la que les  cabe a los represores que no se arrepienten de lo que hicieron o los más de 50 que están prófugos de la justicia.

Antes de decir altaneramente que “ha llegado la hora de poner las cosas en su lugar”, sería bueno que revisen sus propias contradicciones, y revisen un poco mejor la historia, si es que quieren ejercer el periodismo no militante que dicen defender.

Justicia no es venganza. El Papa Francisco habla de dialogar y curar las heridas pero no en el sentido que mencionan, sino de memoria, verdad y justicia. Él me dijo personalmente en un encuentro que tuvimos en mayo de este año, que está aportando todos los documentos del Vaticano a la justicia argentina para que los juicios que La Nación critica, puedan realizarse en favor de todos los argentinos.

Los que siempre luchamos por los derechos humanos vamos a seguir defendiéndolos siempre junto al pueblo y frente a cualquier gobierno. Lo hicimos cuando el gobierno de supuestos “terroristas” aprobó la ley antiterrorista, y lo vamos a hacer con el nuevo gobierno, si en algún momento decide aplicarla como hace Chile contra los movimientos populares.

Lamentablemente, mientras no rectifiquen estos nuevos y graves enunciados de su editorial de hoy, me veré forzado a no darles ninguna nueva entrevista.

Reciba mis cordiales saludos de paz y bien.

Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz

Sígueme en Twitter

Sígueme en Facebook