Entradas con la etiqueta ‘ALBA’

Democracias golpe a golpe

El gobierno democrático de Brasil cayó bajo la intriga palaciega de diputados y senadores, la complicidad de sectores jurídicos y empresariales. El Parlamento criminalizó un acto de gobierno público y legal que habían utilizado otros gobiernos y, sin que hubiese un delito comprobado -como exige la Constitución-, destituyó a Dilma Rousseff.

Se aplicó la metodología de “Golpe de Estado Blando”, ya experimentado en Honduras y Paraguay, abriendo una seria advertencia a actuales y futuros gobiernos del continente que intenten ampliar márgenes de soberanía y aumentar la distribución de ingresos hacia los pueblos.

En mi reciente viaje a Brasil pude hacer lo que varios organismos internacionales no pudieron: me reuní con la presidenta, los senadores oficialistas y opositores, con el presidente del Supremo Tribunal Federal, el Secretario General de la Conferencia Nacional de Obispos y los movimientos sociales. Los detalles los publiqué en Folha de S. Paulo. Esto me permitió una mirada lo suficientemente amplia de lo que ocurre allí como para saber que hay sectores que no tienen intenciones de resolver la actual crisis política y económica, sino navegarla para dirigirlo todo, sin más permiso que el que ellos mismos se otorgaron.

Luego del desplazamiento de la presidenta, el Secretario General de UNASUR dijo que “pone en riesgo la estabilidad democrática de la región”; el de la OEA consideró que genera “inseguridad jurídica” y elevó una consulta a la Corte Interamericana de Derechos Humanos; El Salvador desconoció al gobierno interino y llamó a su embajadora; los países de la alianza ALBA integrada por Venezuela, Cuba, Nicaragua, Ecuador y Bolivia dijeron que se trató de un “golpe”; y Chile y Uruguay mostraron su “precupación”.

El primer gobierno en reconocer el golpe y pedir que se “respete el proceso institucional” fue el de Mauricio Macri, en sintonía con el pedido de la administración de Barack Obama de “confiar en las instituciones brasileras”.

Domesticar a gobiernos y recolonizar América Latina es el objetivo. Lo que la derecha no logra conseguir por las urnas, buscará alcanzarlo mediante la destitución ilegal de presidentes, la privatización de empresas del Estado, y la entrega de recursos naturales.

No soy de creer en las casualidades. Según documentos revelados por Wikileaks, el actual depositario de la presidencia, Michel Temer, fue colaborador de la inteligencia norteamericana entregando documentos sensibles a su embajada. Y la actual Embajadora de Estados Unidos en Brasil es la misma que estaba en Paraguay cuando se realizó el golpe destituyente a Lugo.

Por su parte Temer ya anunció sus próximas medidas económicas no votadas por el pueblo de Brasil: aumentar impuestos, “privatizar todo lo que se pueda” (sic), y reducir el gasto público y social. Para eso conformó un gabinete que confirma sus prioridades: no hay ninguna mujer, ningún indio, ni mulato. Todos hombres blancos y millonarios. Incluyendo al mayor vendedor de soja del mundo como responsable del Ministerio de Agricultura, y muchos involucrados en graves casos de corrupción que se supone vinieron a combatir.

Ninguna Democracia ni gobierno electo es perfecto. Pero no podemos permitir que grupos conspiradores violen la Constitución en nombre de su defensa. Toda Democracia es perfectible si cuenta con participación social. Hoy está en cuestionamiento la democracia delegativa, donde el pueblo vota, queda por cuatro años en estado de indefensión, y los gobernantes hacen lo que quieren y no lo que deben. El desafío actual es pasar a la democracia participativa, donde la sociedad decida sobre los grandes problemas que afectan al país, en vez de los grandes núcleos de poder económico internos y externos. A los pueblos de Nuestra América nos queda la resistencia social, cultural y política para defender los derechos de todos, incluidas nuestras democracias.

Publicado en el Diario Página/12 el día 17 de mayo de 2016: http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-299488-2016-05-17.html

HUGO CHÁVEZ FRÍAS. Partió, pero no se fue.

(Buenos Aires, 5/03/15) A dos años de la partida de quien fuera presidente de Venezuela, amado por su pueblo, permanecen los ideales de la Revolución Bolivariana, los desafíos y los avances de integración para construir la Patria Grande.
Los acuerdos regionales como  ALBA, MERCOSUR,  UNASUR  Y CELAC   constituyen una toma de conciencia y unidad de los pueblos.
Hugo Chávez abrió  caminos con voz propia enfrentando a los grandes intereses económicos y políticos del poder hegemónico de los Estados Unidos en Latinoamérica. Su lucha fue dirigida a sacudir el neocolonialismo imperante lo que generó la reacción de la gran potencia, con intentos de golpe de Estado que fracasaron por la fuerte resistencia del pueblo venezolano y países hermanos que apoyaron el camino de la Revolución Bolivariana.
Recuerdo cuando pensó en generar espacios de información propios, frente a la prensa cautiva y cómplice del sistema dominante y creó TELESUR, para que el pensamiento, las ideas y voces diversas se escuchen en el continente y el mundo.
Hay que hacer memoria de Venezuela, un país rico pero que estaba empobrecido por los grandes intereses económicos, postrada y dependiente, con alto índice de pobreza, analfabetismo y falta de recursos para la salud y la educación y sin  capacidad de desarrollo propio.
La llegada de Hugo Chávez al gobierno fue un despertar a la vida y la esperanza. No faltaron dificultades, intentos golpistas, campañas internacionales para desacreditar a la Revolución Bolivariana, acusando a Chávez y
buscando derribar su gobierno y las conquistas sociales alcanzadas, pero tuvo la voluntad política y el coraje de  construir junto al pueblo para superar el analfabetismo, construir viviendas dignas y desarrollar programas para atender la salud y la educación, entre tantos otros. Siempre contando con la cooperación y solidaridad del gobierno y pueblo cubano, se han logrado avances con esfuerzo y dedicación.
Estados Unidos no pudo doblegar al pueblo venezolano y al gobierno de Hugo Chávez, sus valores, ideales y lucha por su soberanía y autodeterminación.
La solidaridad continental fue uno de sus objetivos, la lucha contra el ALCA y las propuestas alternativas para que los países del continente constituyan el ALBA y buscó caminos de integración como la propuesta del Banco del Sur en acuerdos regionales.
Nos ha dejado la tarea de continuar.
Hoy,  a dos años de la partida de Hugo Chávez las fuerzas reaccionarias intentan someter al pueblo y destruir sus ideales  provocando todo tipo de dificultades y violencia interna, con intentos golpistas. Detrás de de todas las agresiones que soporta el pueblo venezolano están  Estados Unidos que no acepta  que un país rompa su hegemonía continental.
El Presidente Nicolás  Maduro desde que asumió el gobierno, fue sometido a presiones e intentos de desestabilización con los llamados “golpes blandos”, provocando el desabastecimiento, tratando de generar el  descontento y violentar a la oposición, junto a una fuerte campaña nacional e internacional.
No debemos olvidar que la misma metodología utilizaron para desestabilizar y derrocar a otros gobiernos en el continente y todas estas acciones tienen el mismo denominador común. Los intereses hegemónicos de la gran potencia, como fue el golpe de Estado en Honduras,contra Manuel Zelaya; el golpe de Estado en Paraguay con el presidente Fernando Lugo, así como los intentos de golpe de Estado contra el gobierno de Evo Morales en Bolivia y del presidente Rafael Correa en Ecuador.
Con Hugo Chávez pasamos horas hablando sobre cómo llevar la lucha por la soberanía e independencia  y coincidimos en que esto sólo podría alcanzarse con la unidad de los pueblos en el continente.
Es un gran compromiso asumir los desafíos que nos dejó.Y debemos hacerlo por nuestros pueblos.
Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz

Venezuela: democrática y bolivariana

marcha-oficialismo-2

(Bs. As. 22 de febrero de 2014) Venezuela se encuentra amenazada por intentos golpistas de la derecha latinoamericana y el gobierno de los EEUU, no es algo nuevo y sobre esto ya no quedan dudas. Todos los países latinoamericanos a través de la CELAC, la UNASUR, el Mercosur y el ALBA han emitido pronunciamientos conjuntos reconociendo el intento de desestabilización de la democracia venezolana, expresando su solidaridad y la necesidad de diálogo.

La solidaridad con el pueblo venezolano y su gobierno es un gran desafío para toda Nuestra América. Resulta preocupante y dolorosa la intensidad de la violencia desatada, provocando muertes, heridos y daños materiales.

El ex Presidente Hugo Chávez ganó sus últimas elecciones por más de 10%. Como lamentablemente no pudo asumir a tiempo se llevaron a cabo nuevas elecciones con observadores internacionales y no quedaron dudas de la legitimidad del nuevo presidente. Ganó Maduro y una vez más ganó el proyecto bolivariano iniciado por Chávez, porque las mayorías venezolanas entienden que su país ha mejorado y es más igualitario.

En efecto, gracias a este proceso, Venezuela por primera vez en su historia pudo ser dueña de sus propios recursos petroleros y ponerlos al servicio del pueblo, del continente, e incluso de EEUU cuando fue devastado por el huracán Katrina. Durante la última década, el gobierno aumentó el gasto social en más de un 60,6% y hoy es el país de la región con el nivel más bajo de desigualdad, después de haberla reducido en un 54%, y a la pobreza en un 44%. En Educación se ubica en el segundo en América Latina y el quinto en el mundo con las mayores proporciones de estudiantes universitarios. Ha construido más de 13.721 clínicas en barrios en los que antes el Estado no iba y su sistema de salud pública alcanza unos 95.000 médicos. Ha construido más 500.000 viviendas, financiado el deporte, entre otros logros.

Sin embargo algunos sectores de la oposición (no toda) con intenciones golpistas, no se resignan a la derrota electoral y tratan de alcanzar, a través de la violencia, lo que no pudieron alcanzar en  elecciones libres. El Presidente Nicolás Maduro en 10 meses al frente del gobierno ha enfrentado permanentes acciones de desestabilización que buscan destituirlo.

La violencia y los ataques a Venezuela son un ataque a todos los gobiernos democráticos del continente. Leer el resto de esta entrada »

Más democracia. Perspectivas para el 2014.

perez_esquivelEl país cumplió 30 años de democracia con muchas luces y sombras. Abrimos una nueva etapa y la debemos fortalecer teniendo en claro que la democracia no se regala y tampoco es un mero acto electoral, son espacios a construir con más igualdad y la participación de todos.

Las protestas policiales de fin de año constituyeron una extorsión que buscó transmitir el mensaje: “o nos hacen caso o se viene el caos social”. Ningún poder político, portador del mandato popular, puede someterse a la insubordinación violenta de una fuerza policial, en especial de sectores que contienen mafias responsables de la inseguridad, por su complicidad con el delito organizado.

Estos hechos demostraron que una de las mayores deudas de la democracia es la ausencia de una reforma policial integral bajo gobierno político en reemplazo de su actual autogobierno, y que permita a los efectivos de bajo rango canales de comunicación de reclamos salariales y denuncias de actos de corrupción para combatir los circuitos de recaudación ilegales.

El kirchnerismo ha logrado muchos avances en materia de memoria, verdad y justicia sobre la última sangrienta dictadura, tomando el reclamo popular de décadas que veníamos realizando. Sin embargo, lamentablemente, sigue acotando los derechos humanos al período de 1976 hasta 1983, mientras incumple algunos en el presente y se contradice con nombramientos como el de Milani.

Leer el resto de esta entrada »

Controversias sobre Chevron

644229_10201594170833498_1275396200_n
En una nota de opinión firmada por Roberto Kozulj, en Página/12 del 6 de agosto , se cuestiona una nota de mi página web, donde señalo objeciones al acuerdo entre YPF y Chevron. Centralmente llama falaces a mis argumentos que, según su opinión, no aportan a “ningún debate fundado siquiera sobre temas calientes como soberanía, medio ambiente o desarrollo”. No obstante, sus críticas no responden a temas clave como los que planteo en mi nota.
Soberanía. Hace poco, junto a la Confederación de las Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), denunciamos el fallo de la Corte Suprema de Justicia nacional que le levantó un embargo de 19.000 millones de dólares a Chevron, otorgándole impunidad a una empresa prófuga de la Justicia ecuatoriana. Chevron ha invertido 400 millones de dólares en una campaña de desprestigio contra Ecuador, que Rafael Correa denunció con respaldo de todos los países del ALBA. Tan es así que Evo Morales propuso el domingo pasado en el Foro de San Pablo crear consejos regionales propios que nos defiendan frente a las empresas trasnacionales para “frenar estos procesos que nunca ganan los Estados, siempre ganan los privados”.Mientras los gobiernos populares de la región ya se retiraron del Ciadi y están auditando sus tratados bilaterales de inversión, la Argentina los mantiene y es el país del mundo más denunciado ante ese organismo. Si algún día decidimos echar a Chevron, podrá apelar al Ciadi en el marco del TBI que sigue vigente con EE.UU. Esto significa subordinación, pérdida de soberanía e impunidad. ¿Qué pasará si Chevron no cumple el contrato, como Repsol? La demanda de la empresa española a la Argentina es, hoy día, la más grande en el mundo en el Ciadi. Si Chevron nos contamina e incumple el contrato, ¿además tendremos que indemnizarla?

Medio ambiente. La tecnología de fractura hidráulica (fracking) está prohibida temporal o definitivamente en estados de EE.UU. y en varios países europeos por falta de pruebas certeras de que no daña el medio ambiente. ¿Actúan según inventos de ambientalistas “falaces”? Recomiendo la lectura del artículo “La marcha hacia el abismo”, del Comandante Fidel Castro, centrada en analizar el fracking y las potenciales reservas de gas esquisto (http://www.cubadeba te.cu/reflexiones-fidel/2012/01/05/la-marcha-hacia-el-abismo).

La semana pasada estuve en Plottier, Neuquén, donde se incendió un pozo muy cercano a barrios poblados. Para apagarlo debieron traer un cuerpo de elite de EE.UU. a colaborar en la resolución del caso. El proyecto de Vaca Muerta contempla más de 1600 pozos y el oficialismo se negó a pasar el acta acuerdo por la Comisión de Medio Ambiente de la Legislatura de Neuquén. ¿Por qué se tratará a libro cerrado, como informó el gobernador? ¿Por qué no se consultó a los pueblos originarios que habitan la zona, como dice la normativa nacional e internacional?

El Gobierno defiende que el contrato YPF-Chevron es privado, razón por la cual hay “cláusulas reservadas”. Pero si YPF volvió a ser de los argentinos, ¿no deberíamos conocer este acuerdo por ser de incumbencia pública?

Desarrollo. La Argentina tiene buenas posibilidades de desarrollar energías renovables, pero no se ha profundizado la inversión en estas tecnologías para estar a la altura de nuestro potencial. La conclusión de Kozulj es que buscar otras opciones de desarrollo al acuerdo con Chevron es utópico, dada la creciente demanda energética y porque los costos de importación no permiten combatir la pobreza. O sea, el famoso “es esto o el abismo”.

Ese argumento podría replicarse también para justificar los acuerdos con Monsanto y la Barrick Gold. Resulta fantasioso sostener que se puede lograr la justicia social subordinados a transnacionales depredadoras. Y a diferencia de Venezuela hablo de subordinación, porque el Decreto “Chevron” Nº 929/13 le permite a esa empresa y a futuras inversoras exportar parte de nuestra energía, girar regalías al exterior sin retenciones y vendernos nuestro petróleo a precio internacional. Los contratos firmados por Venezuela no son de subordinación. Si el objetivo es la “soberanía energética” y el autoabastecimiento, ¿por qué se les permite a las transnacionales exportar nuevamente nuestra energía?

Debemos cuestionar los discursos dominantes. El modelo de consumo de los países centrales no es generalizable porque se basa en la explotación de países periféricos como el nuestro. Si los países centrales pretenden asignarnos un rol extractivo, no se lo facilitemos.

Además de interpretar la voluntad de los argentinos, para estos proyectos los gobiernos deberían hacer consultas populares previas y vinculantes, como en Esquel, Loncopué y otras ciudades. Muchos se sorprenderían de lo que piensa nuestro pueblo. Existen otras opciones a las multinacionales, que no nos van a asegurar ninguna emancipación.

* Premio Nobel de la Paz. Titular del Serpaj.

Publicado en el diario Página/12 el día 9 de agosto de 2013: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-226329-2013-08-09.html

Sígueme en Twitter

Sígueme en Facebook