Entradas con la etiqueta ‘Adolfo Perez Esquivel’

30 años de democracia

APE votando en 1983

Adolfo Pérez Esquivel haciendo fila para votar en San Isidro el 30 de octubre de 1983. Fuente: La Nación.

A 30 años de la vuelta de nuestra democracia debemos hacer memoria para poder fortalecerla aún más. La democracia se construye en el hacer cotidiano y es una conquista de la libertad que permite alcanzar la igualdad para todos. Muchos luchamos arriesgando la vida para poder recuperarla, a muchos otros se la quitaron y hoy son mártires de todo el pueblo argentino.

Sigamos luchando para no dejar avanzar a los sectores que buscan defender los intereses privados por sobre los públicos, y para que seamos cada día más los que luchemos para convertir esta democracia delegativa en una democracia participativa, igualitaria, respetuosa y creativa.

Adolfo Pérez Esquivel

Once Premios Nobel de la Paz piden a Putin por la liberación de activistas de Greenpeace / Eleven Nobel Peace Prize winners write to Russian President Vladimir Putin over Greenpeace case

activista-Greenpeace-seguira-presa-Rusia_IECIMA20131015_0001_7

Estimado Presidente Putin,

REF: Retire los cargos de piratería y libere de inmediato a los “30 del Ártico”

(17 de octubre de 2013) Respetuosamente le escribimos para pedirle que haga todo lo que esté a su alcance para garantizar que se retiren los cargos de piratería contra los 28 activistas de Greenpeace, el fotógrafo y el camarógrafo de la expedición, así como que cualquier acusación presentada en su contra esté acorde al derecho internacional y la ley del país que usted representa. Confiamos en que comparte nuestro deseo de respetar el derecho a la protesta pacífica.

Como usted sabe, las autoridades rusas tienen detenidos a 30 tripulantes del rompehielos de Greenpeace, Arctic Sunrise, desde el 19 de septiembre en el Mar de Pechora, luego de que fuerzas armadas rusas abordaran el buque por la fuerza. La tripulación —integrada por ciudadanos rusos y de otras 17 nacionalidades—estuvo involucrada en una protesta pacífica, no violenta.

Nos sentimos alentados por su declaración del 25 de septiembre, en la que mencionó que los tripulantes del Arctic Sunrise no son piratas. Como ya sabe, los activistas estaban desarmados y utilizaron únicamente medios pacíficos para manifestarse contra las operaciones de petroleras que amenazan el Ártico.

Un derrame de petróleo en este ambiente único, hermoso y virgen tendría impactos catastróficos. El impacto sobre las comunidades locales y las especies animales, ya muy vulnerables, sería devastador e irreversible. El riesgo de que esto suceda está siempre presente y los planes de respuesta de la industria son completamente inadecuados.

Igualmente preocupante es la contribución de la extracción de petróleo del Ártico al cambio climático global. Este fenómeno, nos amenaza a todos, pero son las personas más vulnerables quienes pagarán el mayor precio producto de la inacción de los países desarrollados. Es momento de acelerar el abandono de los combustibles fósiles y construir un futuro basado en energías seguras, limpias y renovables.

Instamos a las naciones del mundo a hacer todo lo posible para proteger este preciado tesoro de la humanidad y dejar atrás la dependencia del petróleo como fuente de energía. Como uno de los países más directamente involucrados, le solicitamos a usted que lidere los esfuerzos internacionales en esta dirección.

Nosotros, al igual que millones de personas de todo el mundo, estamos siguiendo este caso, ansiosos por ver a las autoridades rusas retirar los cargos de piratería, tratar a los “30 del Ártico” de conformidad con el derecho internacional, reafirmar el derecho a la protesta no violenta, y dedicar sus esfuerzos a proteger el Ártico.

Sinceramente,

Mairead Maguire, Nobel Peace Laureate (1976) — Northern Ireland
Betty Williams, Nobel Peace Laureate (1976) — Northern Ireland
Adolfo Pérez Esquivel, Nobel Peace Laureate (1980) — Argentina
Archbishop Desmond Tutu, Nobel Peace Laureate (1984) — South Africa
Oscar Arias Sánchez, Nobel Peace Laureate (1987)  – Costa Rica
Rigoberta Menchú Tum, Nobel Peace Laureate (1992) — Guatemala
José Ramos Horta, Nobel Peace Laureate (1996) — East Timor
Jody Williams, Nobel Peace Laureate (1997) — USA
Shirin Ebadi, Nobel Peace Laureate (2003) — Iran
Tawakkol Karman, Nobel Peace Laureate (2011) — Yemen
Leymah Gbowee, Nobel Peace Laureate (2011) — Liberia

Dear President Putin,

RE: Drop piracy charges & immediately release the “Arctic 30”

Leer el resto de esta entrada »

Caminar en la oscuridad. Bajar la edad de imputabilidad a los menores.

38133_nene

(Bs. As. 13 de octubre del 2013) Lamentablemente estamos asistiendo a una campaña electoral donde abundan candidatos que hablan de la “seguridad” reduciendo todo a las cámaras de vigilancia y a más medidas represivas, pero que no hablan de cómo enfrentar el problema del crimen organizado como la trata, el narcotráfico y los talleres esclavos, ni tampoco de la desigualdad, la marginalidad, la violencia social y estructural. Que no tienen la capacidad, ni la voluntad política de enfrentar el grave problema  que viven los niños en estado de riesgo social, ni de la complicidad de ciertos sectores de poder con esas redes mafiosas.

Los chicos que delinquen son víctimas de una sociedad injusta.

La seguridad no es sinónimo de poner más policías y endurecer las leyes penales. Llevar militares a hacer tareas de gendarmes y llevar gendarmes a hacer tareas de policías diciendo que eso es seguridad, genera mayor inseguridad y malestar. Es fortalecer un Estado represivo por sobre el Estado de derecho, atentando contra las funciones para las cuales fueron creadas esas instituciones. La seguridad es proteger derechos y penar al que los violan más allá de su clase social, siempre dentro del Estado de Derecho. Los militares están formados para destruir al enemigo, no para proteger derechos civiles.

El Evangelio es muy claro para los creyentes, los no creyentes y los pertenecientes a otras religiones: “Lo que le hagas a uno de estos niños, a mi me lo haces”.

Lamentablemente hay funcionarios que quieren bajar la edad de imputabilidad de los chicos, a quienes acusan de delincuentes, y guardan silencio al ver que esos niños son víctimas de una sociedad injusta que los margina, los persigue, los explota y denigra.

Desde la Fundación Servicio Paz y Justicia (SERPAJ),  que represento, llevamos  muchos años de trabajo junto a jóvenes en estado de riesgo social y hablamos desde la práctica cotidiana. Junto con otras organizaciones sociales, formamos un espacio para la vida y la esperanza, con educación y participación. Estas son las Aldeas de jóvenes para la Paz, que brindan capacitación laboral, educación y recreación.

Por eso invito a los legisladores y otros funcionarios a que se levanten de sus cómodos sillones del parlamento, y recorran los barrios no muy lejos de donde se encuentran, y verán a los chicos abandonados durmiendo en las estaciones de trenes y las calles o siendo forzados a delinquir por redes de crimen organizado como el narcotráfico.

¿Acaso algunos de ustedes les preguntó a esos chicos cuál es su seguridad?

Ningún chico quiere vivir en la calle. Ellos necesitan del amor y la ternura de su pueblo, de sus familias y la comunidad.

Parte de nuestra sociedad ve con indiferencia el sufrimiento de esos chicos que hacen hasta lo imposible para sobrevivir en una sociedad que los castiga, simplemente por ser pobres. Esa actitud indiferente es igual a caminar en la oscuridad social, sin posibilidad de conocer el rumbo.

Hace un par de años, publiqué una nota sobre los “barrios privados” de Tucumán, los que como muchos otros en el país, están privados de escuelas, de asfalto, de centros de salud y de viviendas dignas. Más privados, imposible. Pero eso sí, con mucha seguridad, siempre rodeados de policías y gendarmes. No para protegerlos sino para reprimirlos, y que no molesten a “la gente bien” (con dinero). Todo en nombre de la “seguridad”.

En este sentido quiero recordar al querido hermano que tanto hizo para compartir su vida con los niños, el padre Carlitos Cajade, con los “Chicos del Pueblo”, junto a tantas organizaciones que día a día viven y acompañan a los niños; que  reclaman al Estado Nacional y las provincias que implementen políticas públicas y que no cierren sus puertas por falta de recursos, que paguen las becas adeudadas a las organizaciones para continuar el trabajo con los niños.  Organizaciones que están sufriendo la falta de atención desde el Estado y que afecta a los niños.

Dentro de esa lucha también está la solidaridad de las madres de los barrios, que unidas tratan proteger a los chicos y procurarles lo poco que tienen.

No podemos desconocer que el gobierno nacional avanzó en algunos aspectos, como es la asignación universal por hijo, que es un avance. Pero aún es insuficiente, hay que generar más espacios educativos y deportivos de contención para los niños y jóvenes, estar abiertos al dialogo, y escucharlos.

Una sociedad que no protege a sus niños, es una sociedad que hipoteca el presente y pierde el futuro.

¿Quién o quienes son responsables de la violencia contra los niños y jóvenes?

Es necesario visibilizar la situación de los jóvenes que son víctimas de las redes de crimen organizado. También es necesario que los padres y educadores, como toda la sociedad, observen la imposición de una cultura de la violencia a través de los medios de comunicación, la falta de valores y el desprecio a la vida.  Para los medios, pareciera que las buenas noticias, no son noticia.

Algunos también ejercen violencia al hablar de seguridad buscando sólo el rédito electoral y su propia seguridad. Dejan indefensos a quienes, como los niños y jóvenes, necesitan contención para que se protejan sus derechos con políticas preventivas, en vez de promover encerrarlos en lugares deshumanizantes que sólo fortalecen prácticas delictivas, en vez de desalentarlas.

A ningún niño o joven se le debe robar la esperanza para que pueda sonreirle a la vida. Las alternativas existen, simplemente hay que asumirlas y ponerlas en práctica.

Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz
Presidente del Servicio Paz y Justicia

No a Monsanto: Pérez Esquivel viaja a Córdoba a apoyar iniciativa de consulta popular

MonsantoEste lunes 7 de octubre a las 11:30hs, el Premio Nobel de la Paz estará solidarizándose con el acampe y el corte contra Monsanto.

Hace un año y medio los vecinos de la localidad de Malvinas Argentinas, Córdoba, se oponen a la instalación de la empresa biotecnológica multinacional Monsanto, expulsada y cuestionada en varios países por su peligrosidad en cuanto a los efectos nocivos y mortales que produce en la salud y en la degradación de los recursos naturales de las poblaciones afectadas.

Los pobladores y organizaciones sociales se encuentran realizando un acampe y un corte para impedir la entrada de suministros a la planta y fueron reprimidos ferozmente hace unas semanas. A pesar de ello, la protesta se mantiene y los vecinos llaman a solidarizarse a favor de la soberanía alimentaria y la vida, y a estar atentos ante las distintitas presiones políticas.

La “Asamblea Malvinas Lucha por la Vida” sostiene el reclamo por una consulta popular en la que la población pueda decidir si acepta o no, la instalación de Monsanto. Es por esto que la Fundación Servicio Paz y Justicia (SERPAJ) decide acompañarlos en esta lucha, y una vez más afirma que no se pueden priorizar los intereses económicos de quienes promueven un modelo devastador, que genera hambre, pobreza, desigualdad y muerte, por sobre la vida y la dignidad de las personas.

Fundación Servicio Paz y Justicia

Sígueme en Twitter

Sígueme en Facebook

Adhiere a la campaña

Academia Internacional de Ciencias Ambientales

Apoya la creación del Tribunal Penal Internacional del Medio Ambiente