Nace la Casa de los Premios Nobel Latinoamericanos

Por iniciativa del Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, la Universidad de Buenos Aires (UBA) y la Fundación Servicio de Paz y Justicia (Serpaj) firmaron hoy, 23 de diciembre, un convenio para la creación de la “Casa de los Premios Nobel Latinoamericanos” destinada a promover la cultura latinoamericana y los derechos humanos.

“El Premio Nobel de la Paz no lo asumí a título personal sino en nombre de todos los pueblos de Latinoamérica. Conocemos el importante papel de esta universidad para nuestro país y el continente y por eso hemos decidido ceder en comodato una de las sedes del Serpaj para construir con la UBA un espacio para la promoción de nuestra identidad y de nuestros logros sociales, culturales y científicos”, dijo Pérez Esquivel, quien es titular de una Cátedra hace más de diez años y ha sido nombrado Doctor Honoris Causa.

La formalización del convenio, declarado de interés nacional por la Cámara de Diputados de la Nación, fue llevada a cabo por Alberto Barbieri, rector de la UBA, Adolfo Pérez Esquivel, como titular de la Fundación Servicio de Paz y Justicia, y contó con la presencia del Presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez.

El Rector Barbieri comentó que la Universidad Nacional de México (UNAM) se mostró muy interesada en aportar en esta idea y manifestó que se siente honrado de que “un referente de los derechos humanos brinde una propiedad para que podamos complementar esta construcción de un modelo social inclusivo que venimos trabajando, con acciones concretas desde la Universidad. Gracias a esta iniciativa las nuevas generaciones sabrán que son y fueron los hombres Nobel de Latinoamérica”.

La “Casa de los Premios Nobel Latinoamericanos” contará con actividades de formación y encuentro así como también un área de museo para la exposición de objetos que pertenecieron a los Premios Nobel del continente, dentro de los cuales Argentina es el más premiado con 5 galardonados: Bernardo Alberto Houssay, Luis Federico Leloir, César Milstein, Carlos Saavedra Lamas y Adolfo Pérez Esquivel.

Por su parte, Julián Domínguez, acercó la Declaración de la Cámara de Diputados de la Nación y entregó un subsidio de la Cámara Baja para la restauración edilicia. “Adolfo Pérez Esquivel es un testimonio de vida permanente por su compromiso con los Derechos Humanos, es de los argentinos que viven como piensan, y eso nos llena de orgullo”.

Sígueme en Twitter

Sígueme en Facebook