Noticias

UNASUR rechaza injerencia y su Secretario General agradece apoyo de Pérez Esquivel

La Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), compuesto por 12 estados de Nuestra América y con estatus de observador ente la ONU, rechazó ayer el decreto ejecutivo del Gobierno de Estados Unidos y lo instó a dialogar con Venezuela bajo el principio de soberanía de los pueblos.

En el comunicado oficial el organismo suramericano no deja lugar a dudas:Los Estados Miembros de UNASUR expresan que la situación interna en Venezuela debe ser resuelta por los mecanismos democráticos previstos en la Constitución venezolana.

En el mismo sentido el Secretario General de la UNASUR, el Ex Presidente Ernesto Samper, envió un mensaje de agradecimiento al Premio Nobel de la Paz argentino, Adolfo Pérez Esquivel, por su apoyo a favor de la paz y la democracia:

Estimado Maestro Esquivel. Su mensaje de solidaridad nos estimula para poder seguir buscando a través de UNASUR la defensa de la paz y la democracia en Venezuela. El lenguaje del entendimiento interamericano no puede seguir siendo el del unilateralismo. Declarar a Venezuela una “amenaza” es de por sí una “amenaza” contra toda la comunidad  suramericana

, reciba un cordial saludo”.

Ernesto Samper

Sec. Gral. UNASUR

Referentes de DDHH se movilizaron en defensa de Venezuela

En una numerosa marcha que fue desde Plaza Italia hasta la Embajada de Venezuela, organizaciones sindicales, políticas y de derechos humanos se movilizaron para defender la democracia en Venezuela frente al intervencionismo de Estados Unidos.

En el acto central el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, resaltó que “No podemos permitir que Obama quiera someter al pueblo venezolano. La única forma de apoyar a Venezuela es con la unidad de los pueblos latinoamericanos”. Pero también remarcó que los discursos no bastan: “Argentina debe enviar recursos para ayudar a Venezuela en su lucha contra la campaña de desabastecimiento. Así como Venezuela fue solidaria hoy no tenemos que pagarle deuda a los buitres, tenemos que pagarsela a Venezuela que nos necesita”.

El único peligro para el pueblo de Estados Unidos está en Estados Unidos – The only danger for the people of the United States is in the United States – L’únic perill per al poble dels EUA està en els EUA

La declaración de Venezuela como una amenaza para la Seguridad Nacional de Estados Unidos es un formalismo que siempre ha usado ese país para realizar embargos económicos y una posterior intervención militar en diversos países alrededor del mundo.

Han intentado invadir Cuba y fueron derrotados, han intentado vencerla con bloqueo económico y han sido derrotados. El mismo presidente Obama lo reconoció abriendo una nueva etapa de diálogos con la Isla. ¿Por qué ahora intentar hacer lo mismo con otro país latinoamericano? Nadie niega que hay serios conflictos y un incremento de la violencia en Venezuela pero ¿Acaso alguien puede creer que represente un peligro para el pueblo estadounidense o algún otro país del mundo? ¿Porqué EEUU se contradice deliberadamente en sus injerencias externas? ¿No hay acaso una clara crisis humanitaria en México que obvia mencionar?

Si se trata de violaciones a DDHH, los países latinoamericanos debemos declarar a EEUU, sus injerencias y sus bases militares una amenaza para todos los pueblos de la región. Pero Nuestra América es una región solidaria y de paz, no pretendemos invadir a nadie, sólo queremos respeto a nuestra soberanía y nuestra autodeterminación.

La situación de Venezuela debe resolverse en el marco de sus instituciones democráticas y con colaboración de nuestros organismos regionales. Así lo ha hecho, por ejemplo, la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), con su reciente visita a Caracas, la cual fuera apoyada por el Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon. En su visita, la UNASUR ha reconocido intentos de desestabilización en Venezuela para interrumpir la cadena de legitimidad democrática lo que explica, entre otras cosas, las situaciones de desabastecimiento económico.

El único peligro para el pueblo de Estados Unidos está en Estados Unidos. Son los lobbys corporativos militares y financieros, que consideran que una región sin guerras y con recursos que no pueden controlar, es un peligro para sus intereses económicos y de poder profundamente antidemocráticos. Sectores que se sustentan en el ataque a otros pueblos, en la desinformación y utilización del pueblo norteamericano pudiente y de piel blanca, y del empobrecimiento, encarcelamiento y persecusión de los norteamericanos e inmigrantes de piel oscura.

Venezuela tiene la mayor reserva de petróleo del mundo, es el cuarto suplidor de crudo de EEUU, fortalece su economía real, sus políticas sociales y ha logrado una revolución democrática y bolivariana a fuerza de elecciones que han sido declaradas por el ex presidente norteamericano, James Carter, como una de las más transparentes del mundo. A lo que se debe agregar haber sido el primer país en la historia de los Estados Nación en crear un referéndum revocatorio y en aplicarlo. Esta declaración de Obama es la única forma de aislar políticamente a una Venezuela digna y solidaria, que a pesar de los ataques, desde el año 2007 envía petróleo para la calefacción gratuita de millones de personas de los sectores populares de 16 estados norteamericanos a través de su filial norteamericana CITGO.

Si el gobierno norteamericano quiere hablar de Paz para su pueblo, el Congreso debe derogar la Ley de sanciones a Venezuela 2014 y Obama debe anular la declaración de Venezuela como amenaza a la seguridad nacional.

Por su parte, la CELAC, la UNASUR y el MERCOSUR deben defender a Venezuela de estas agresiones norteamericanas. Maduro fue bien claro en su discurso ante todos los bloques parlamentarios “nadie podrá detener que este año 2015 haya elecciones parlamentarias, y si perdemos, perdemos, si ganamos, ganamos, pero son los venezolanos los que tomarán la decisión. Aquí no pisará la bota norteamericana”.

Adhieren: Atilio Borón, Stella Calloni, Ana María Careaga, Arturo Blatesky del Mov. Ecumenico por los Derechos Humanos, Graciela Rosenblum y José Schulman de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, Dr. Norberto Liwsky, Adriana Rossi Dir. Observatorio Conflictos Armados.

The only danger for the people of the United States is in the United States

The declaration of Venezuela as a threat to the National Security of the United States is a formalism that this country has always used to apply economic embargoes and a subsequent military intervention in various countries around the world.

Leer el resto de esta entrada »

HUGO CHÁVEZ FRÍAS. Partió, pero no se fue.

(Buenos Aires, 5/03/15) A dos años de la partida de quien fuera presidente de Venezuela, amado por su pueblo, permanecen los ideales de la Revolución Bolivariana, los desafíos y los avances de integración para construir la Patria Grande.
Los acuerdos regionales como  ALBA, MERCOSUR,  UNASUR  Y CELAC   constituyen una toma de conciencia y unidad de los pueblos.
Hugo Chávez abrió  caminos con voz propia enfrentando a los grandes intereses económicos y políticos del poder hegemónico de los Estados Unidos en Latinoamérica. Su lucha fue dirigida a sacudir el neocolonialismo imperante lo que generó la reacción de la gran potencia, con intentos de golpe de Estado que fracasaron por la fuerte resistencia del pueblo venezolano y países hermanos que apoyaron el camino de la Revolución Bolivariana.
Recuerdo cuando pensó en generar espacios de información propios, frente a la prensa cautiva y cómplice del sistema dominante y creó TELESUR, para que el pensamiento, las ideas y voces diversas se escuchen en el continente y el mundo.
Hay que hacer memoria de Venezuela, un país rico pero que estaba empobrecido por los grandes intereses económicos, postrada y dependiente, con alto índice de pobreza, analfabetismo y falta de recursos para la salud y la educación y sin  capacidad de desarrollo propio.
La llegada de Hugo Chávez al gobierno fue un despertar a la vida y la esperanza. No faltaron dificultades, intentos golpistas, campañas internacionales para desacreditar a la Revolución Bolivariana, acusando a Chávez y
buscando derribar su gobierno y las conquistas sociales alcanzadas, pero tuvo la voluntad política y el coraje de  construir junto al pueblo para superar el analfabetismo, construir viviendas dignas y desarrollar programas para atender la salud y la educación, entre tantos otros. Siempre contando con la cooperación y solidaridad del gobierno y pueblo cubano, se han logrado avances con esfuerzo y dedicación.
Estados Unidos no pudo doblegar al pueblo venezolano y al gobierno de Hugo Chávez, sus valores, ideales y lucha por su soberanía y autodeterminación.
La solidaridad continental fue uno de sus objetivos, la lucha contra el ALCA y las propuestas alternativas para que los países del continente constituyan el ALBA y buscó caminos de integración como la propuesta del Banco del Sur en acuerdos regionales.
Nos ha dejado la tarea de continuar.
Hoy,  a dos años de la partida de Hugo Chávez las fuerzas reaccionarias intentan someter al pueblo y destruir sus ideales  provocando todo tipo de dificultades y violencia interna, con intentos golpistas. Detrás de de todas las agresiones que soporta el pueblo venezolano están  Estados Unidos que no acepta  que un país rompa su hegemonía continental.
El Presidente Nicolás  Maduro desde que asumió el gobierno, fue sometido a presiones e intentos de desestabilización con los llamados “golpes blandos”, provocando el desabastecimiento, tratando de generar el  descontento y violentar a la oposición, junto a una fuerte campaña nacional e internacional.
No debemos olvidar que la misma metodología utilizaron para desestabilizar y derrocar a otros gobiernos en el continente y todas estas acciones tienen el mismo denominador común. Los intereses hegemónicos de la gran potencia, como fue el golpe de Estado en Honduras,contra Manuel Zelaya; el golpe de Estado en Paraguay con el presidente Fernando Lugo, así como los intentos de golpe de Estado contra el gobierno de Evo Morales en Bolivia y del presidente Rafael Correa en Ecuador.
Con Hugo Chávez pasamos horas hablando sobre cómo llevar la lucha por la soberanía e independencia  y coincidimos en que esto sólo podría alcanzarse con la unidad de los pueblos en el continente.
Es un gran compromiso asumir los desafíos que nos dejó.Y debemos hacerlo por nuestros pueblos.
Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz

Sígueme en Twitter

Sígueme en Facebook

Adhiere a la campaña

Academia Internacional de Ciencias Ambientales

Apoya la creación del Tribunal Penal Internacional del Medio Ambiente